lunes, 15 de agosto de 2005

Fallece Manolo Vázquez, uno de los últimos toreros de verdad

Manolo Vázquez. Foto: Archivo de burladero.comEl matador de toros Manuel Vázquez Garcés falleció ayer en la ciudad de Sevilla, donde había nacido el 21 de agosto de 1930. Le faltaba, pues, una semana para cumplir 75 años.

Tomó la alternativa en la capital hispalense el 6 de octubre de 1951 de manos de su hermano Pepe Luis Vázquez, quien le cedió la muerte de Perdulario, nº 41, negro, de la ganadería de Domingo Ortega, actuando como testigo Antonio Bienvenida. Al día siguiente, en Madrid, otra vez fue su hermano quien le cedió los trastos en la ceremonia de la confirmación para dar muerte a Calamar, nº 193, negro, de la vacada de Fermín Bohórquez, de nuevo ante Antonio Bienvenida.

Se retiró definitivamente de los ruedos en su ciudad natal el 12 de octubre de 1983, toreando mano a mano con Antoñete una corrida de Manolo González. En esa ocasión salió por la Puerta del Príncipe tras lograr cortar cuatro orejas, y ello constituyó un hecho histórico.

Manolo Vázquez tras descubrir un azulejo en su honor en la Monumental de Las Ventas, el 04/06/2000. Foto: Archivo de burladero.comCuando en 2001 se alcanzó el cincuentenario de la alternativa de Manolo Vázquez fueron multitud los homenajes que se tributaron al maestro sevillano. Desde entidades públicas como el Ayuntamiento de Sevilla, que dio su nombre a una calle, o el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, que puso un azulejo conmemorativo en la plaza de Las Ventas, hasta los informadores taurinos de Sevilla o los aficionados del Club Cocherito de Bilbao, entre otros, organizaron actos en su honor.

Es de general conocimiento que, en palabras de Andrés Amorós, "en los años cincuenta, Manolo Vázquez volvió a poner de frente el toreo, que estaba de perfil." En efecto, el toreo perfilero y ventajista de Manolete y Luis Miguel Dominguín, que había prevalecido en el primer decenio de la posguerra, dio paso con Manolo Vázquez a otra forma de torear mucho más auténtica. Yo, evidentemente, sólo pude disfrutarle en su reaparición de principios de los ochenta, y era una delicia verle citar al natural de frente a los toros y rematar los pases detrás de la cadera, con un temple, un valor y una vergüenza torera que para sí quisieran muchos novilleros. De éstos se quejaba el maestro en Barcelona hace cuatro años: "Los actuales novilleros pretenden vivir de la renta de una tarde." Manolo Vázquez estaba cosido a cornadas y alguien como él, cuyo pundonor le obligaba a intentar justificarse todas las tardes, no entendía la actitud de los aspirantes a matador de toros.

El toreo de frente, por Andrés AmorósManolo Vázquez fue padrino de alternativa de Enrique Vera (Jaén, 1952), de su hermano Antonio Vázquez (Valencia, 1954), de Solanito (Marsella, 1956), de Luis Alfonso Garcés (Madrid, 1960), de Juanito Muñoz (Lorca, 1964), de Rafael Roca (Sevilla, 1968), de su sobrino Pepe Luis Vázquez Silva (Sevilla, 1981), de Juan Mora (Sevilla, 1983) y de Ángel Miguel (Écija, 1983). Además, confirmó en Madrid las alternativas de Miguel Ángel García (1955), Curro Girón (1958), Paco Herrera (1961), Carlos Corbacho (1965), Pepe Luis Vázquez Silva (1981), Jorge Gutiérrez (1982) y Miguel Espinosa "Armillita" (1983)

Con Manolo Vázquez se va otro pedazo del toreo eterno, ese que conjuga la gracia con el conocimiento de las reses y de las suertes de la lidia. Hablando de los tentaderos decía: "yo me sabía concentrar y sabía que aquello era una vaca y que al día siguiente mataba dos toracos, pero siempre ha sido el campo mi mejor entrenamiento." Al Premio Nobel de Medicina Severo Ochoa llegó a espetarle: "He concluido que yo también soy investigador porque cada vez que sale un toro por el chiquero tengo que adivinar sus reacciones y comportamientos." Genio y figura. Descanse en paz.

No hay comentarios: