jueves, 8 de septiembre de 2005

Feria de Otoño '2005

Procurando ser objetivo, no creo que la Feria de Otoño que ha programado para este año Taurovent en Madrid sea ni más ni menos infumable que otros años. Por supuesto que es manifiestamente mejorable, pero si tenemos en cuenta que esta feria no es más que un abono cautivo para sacar la pasta a los isidros del clavel, con la complicidad de la Comunidad de Madrid, pienso que esta vez podemos darnos con un canto en los dientes.

El cartel de Núñez del Cuvillo (en el que en principio iban los adolfos, no lo olvidemos) me parece bastante interesante en cuanto a toreros. Sólo queda esperar que los toros no se derrumben, porque seguro que andarán bien de presentación. En este sentido no suelen tener problemas en Las Ventas.

Por lo demás, vienen una corrida de Palha y otra de Victorino, sobre las que a priori no cabe decir nada en contra, a no ser que al inefable Folque le dé por intentar colarnos una gatada inmunda, como hizo hace un par de años o tres en San Isidro. ¿Los toreros? Pues lo mismo me da Dávila Miura que cualquier otro esgarramantas barato que hubieran podido poner en su lugar. El único al que me fastidia de verdad tener que aguantar es a Padilla, esa antítesis de la torería, pero tras sus últimos triunfos norteños a ver quién dice algo a Taurovent por ponerle. Y la novillada, pues eso, ni chicha ni limoná, una novilladita que hay que colocar por imperativo legal en el abono y a la que, sobre el papel, tampoco se le pueden poner muchos peros.

El verano venteño ha sido bazofia pura pero creo que la empresa, como mínimo, salva la cara con esta feria. Por mucho que digan por ahí no es peor que las que programaban los Dalton Brothers.

No hay comentarios: