domingo, 25 de septiembre de 2005

No a las subvenciones

Antolín Castro pide para la Fiesta en Opinión y Toros las mismas subvenciones que existen para otras manifestaciones culturales como el cine, la danza o el teatro, olvidando que innumerables ayuntamientos aportan grandes cantidades de dinero a fondo perdido para que algún empresario encuentre interesante organizar festejos taurinos en las fiestas patronales.

Yo soy contrario a la cultura de la subvención, que genera gorrones y encarece productos. Antolín Castro también debe serlo en el fondo, porque en su escrito se desliza una curiosa frase: "Los del cine protestan y ¡a chupar!". Supongo que no querrá decir que los taurinos también tienen derecho a chupar del dinero de todos cada vez que protesten.

En Francia no hay subvenciones oficiales de ningún tipo para la Fiesta, los impuestos son superiores e incluso la organización de cada festejo ha de pagar un canon destinado a la Sociedad Protectora de Animales. Las cuadrillas cobran más -o así era hasta hace muy poco- y, sin embargo, la Fiesta se muestra pujante en el país vecino. ¿Por qué? Pues porque en Francia se organizan los espectáculos taurinos con criterios profesionales, pensando en el cliente que paga y dándole lo que quiere según la personalidad de cada plaza. Y, sobre todo, poniendo al toro por delante, ya que el toro es la base y la razón de ser del espectáculo.

Sólo les faltan más subvenciones a los cutres, mafiosos y casposos taurinos españoles para que terminen de tumbarse a la bartola.

No hay comentarios: