lunes, 24 de octubre de 2005

¡Que vuelvan los Lozano!

Acabó en paz la temporada taurina venteña, pero pudo hacerlo como el rosario de la aurora, pues la afición está muy fastidiada con la nueva empresa. Se oían gritos pidiendo que volviesen los Lozano, de la misma forma que se pedía la vuelta de Manolo Chopera cuando llegaron los brothers. Es decir, que con Taurovent seguimos en la cuesta abajo.

Ningún aficionado en su sano juicio pretende que vuelvan los Lozano, quienes se cargaron la temporada de Madrid y se dedicaron a cambiar cromos con sus amiguitos. Siempre hay quien canta lo de "Qué buenos son/los hermanos Lozano;/qué buenos son,/que nos llevan de excursión", pero son minorías que todo el mundo conoce y a las que no debe darse importancia.

El grito "¡Que vuelvan los Lozano!" no es más que una expresión desgarrada de descontento o, por decirlo de otra forma, el recurso del pataleo. La afición está que echa humo con los ladrilleros y con el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid. Como no cambien las cosas, esto tiene pinta de acabar muy mal el año que viene.

No hay comentarios: