domingo, 16 de octubre de 2005

Un día curioso

La del 16 de octubre es una fecha curiosa en la historia de la Tauromaquia. Tal día como hoy, por ejemplo, falleció en Pamplona, en 1786, el matador de toros navarro Jaime Aramburu Iznaga, El Judío, de resultas de las cornadas que le había inferido en Valencia un mes antes un toro de Francisco Javier Guendulain.

PeroyUnos años antes de la muerte de El Judío, en 1768, había nacido uno de los grandes matadores gaditanos de esa época: Bartolomé Jiménez Acosta.

Otro nacimiento importante es el que tuvo lugar en Torredembarra (Tarragona) tal día como hoy. Allí nació, en 1824, uno de los matadores de toros catalanes más importantes de la historia: Pedro Aixelá Tomé, Peroy, a quien concedió la alternativa en Barcelona nada menos que El Salamanquino, cediéndole la muerte del toro Silletero, del marqués de la Conquista, el 12 de junio de 1864.

Juan BelmontePero quizá el hecho más notorio, por su trascendencia y la importancia de quien lo protagonizó, fue el que se produjo en Madrid el 16 de octubre de 1913, pues en esa fecha Machaquito cedió la muerte de Larguito, de Olea, al toricantano Juan Belmonte, ante Rafael Gómez Ortega, El Gallo. A partir de ese momento, el Pasmo de Triana se encargó de que casi nada volviera a ser lo mismo en el mundo del toreo.

Tres nacimientos más de matadores de toros tengo registrados el 16 de octubre: Manuel Villalba Gutiérrez (Sevilla, 1960), Torcu Varón (Palma de Mallorca, 1966) y Abilio Langa (Barcelona, 1966). Ninguno de los tres ha logrado triunfos reseñables en su carrera taurina.

No hay comentarios: