sábado, 24 de diciembre de 2005

Pedazo de fotografía (III)

Toreando al naturalEn esto de los toros, muchas veces más vale mostrar una imagen que pronunciar mil palabras a la hora de intentar explicar algo. El torero de la fotografía parece Antonio Bienvenida; el toro, al que no se ve la cabeza, es un pavo. El lance es un pase natural a media altura, cargando la suerte hasta lo indecible con la pierna contraria por delante.

Por los sanitarios de la Cruz Roja que hay entre barreras, la foto se me antoja de los años sesenta del pasado siglo, aquella época en que Manuel Benítez campaba por sus respetos matando monas y otros como Bienvenida, quien había denunciado el afeitado, andaban por ahí toreando lo que no querían El Cordobés ni sus teloneros.

En todo caso la foto es un auténtico monumento a la hondura y a la verdad en el toreo, y un dechado de plasticidad. A Manuel Benítez, lo mismo que a la mayoría de los toreros de la época, no les podrían jamás haber sacado una foto así ni de casualidad.

3 comentarios:

pgmacias dijo...

Espléndida foto bastonito, para como bien dices demostrar la verdad del toreo.

Pablo G. Mancha dijo...

Es más, la mayoría de los taurinos de ahora dicen que lo de cargar la suerte es una milonga y como un-crítico-que-yo-me-sé suele comentar: una estratagema para desviar el viaje del toro hacia afuera. Lo dice, lo escribe y se pavonea por ello. Que vea esta foto. Gracias Bastonito

javier dijo...

Espero que continùe esta serie de extraordinarias fotografias taurinas.