viernes, 30 de septiembre de 2005

Sobre la inhumación de Curro Guillén

Francisco Herrera Rodríguez, Curro Guillén, era torero de dinastía: nieto del matador Francisco Herrera e hijo de Francisco Herrera Guillén, su madre, Patrocinio Rodríguez, era prima de Costillares y hermana de dos banderilleros llamados Cosme y Jose María.

Francisco era un caso extraordinario de precocidad taurina, pues en la época que le tocó vivir (nació en Utrera el domingo 16 de noviembre de 1783) no era nada normal formar cuadrilla y tomar la alternativa con 16 años, cosa que se verificó en la plaza de la Real Maestranza sevillana el sábado 22 de junio de 1799, cuando Jerónimo José Cándido le cedió la muerte de un toro.

Vista aérea de la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de RondaFue un matador celebradísimo hasta su muerte en la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Ronda otro domingo, el 21 de mayo de 1820, fecha en que un toro de Cabrera le cogió al intentar recibirle junto a la puerta de toriles, entre los burladeros marcados con los números 1 y 2. El hecho fue espeluznante, pues tras derribar al infortunado Guillén y recogerle del suelo, el animal enganchó con el otro pitón a Juan León, Leoncillo, que había acudido presto al quite, recorriendo parte del ruedo con un torero en cada una de las astas. Leoncillo salió del trance prácticamente ileso, pero Curro Guillén falleció camino de la enfermería víctima de un cornalón en el vacío derecho según unos, y en la pierna según otros.

Dice la leyenda que Curro Guillén fue enterrado en el mismo lugar del ruedo rondeño en que se produjo su mortal cogida pero no hay constancia documental de ello. Resulta difícil de creer que a personaje tan célebre no se le enterrase en sagrado y que, además, no se hayan conservado documentos de la época que se refieran a tan extraordinario hecho. Sin embargo, hace cuarenta años se hicieron obras en el ruedo de la plaza y, entre los burladeros 1 y 2, aparecieron unos restos humanos y un crucifijo. No sé lo que se hizo con ellos, nadie lo dice, pero ¿serían acaso los restos mortales de Curro Guillén? Nadie lo sabe a ciencia cierta.

ABOVENT

Tras unas cortas vacaciones, de regreso en Madrid me encuentro con la presentación pública de una nueva asociación de aficionados. El portal que vende jamones con el hierro de Veragua informa del hecho con amplio despliegue gráfico y ello me mosquea, así que decido indagar un poco.

Me cuentan fuentes de absoluta confianza que el presidente de ABOVENT, Marino Gómez Escobar, era hasta hace poco vicepresidente de la Unión de Abonados Taurinos de Madrid (UATM), presidida por Juan Luis Penna. Al parecer el tal Marino, haciendo uso de su legítimo derecho a discrepar, decidió romper con quien le había puesto en el carguillo y se presentó como candidato alternativo a la presidencia de la UATM, sufriendo un revolcón de categoría en las elecciones: el número de votos que logró la candidatura de Penna fue diez veces superior al que recibió la de Gómez.

Hasta aquí todo normal. Tan normal como que el propio Marino Gómez decida irse de la UATM y fundar una nueva asociación. Ahora bien, ¿por qué se le da tanto bombo? Asociaciones de aficionados hay por doquier, nacen y mueren todos los días. El quid de la cuestión está en que los aficionados madrileños que más se distinguen por su proximidad al taurinismo profesional son socios fundadores de ABOVENT. Me gustará mucho saber cómo esos sujetos defienden los derechos de los abonados sin dejar de ser amiguetes y compadrear con los taurinos.

No es, pues, de extrañar, que en el portal bodeguero den amplia cancha a estos tipos. Me resisto a dar más nombres porque me niego a darles publicidad, pero invito a los aficionados a que sigan las actividades de ABOVENT y vayan poco a poco descubriendo a sus miembros. Va a ser para desternillarse de la risa.

domingo, 25 de septiembre de 2005

No a las subvenciones

Antolín Castro pide para la Fiesta en Opinión y Toros las mismas subvenciones que existen para otras manifestaciones culturales como el cine, la danza o el teatro, olvidando que innumerables ayuntamientos aportan grandes cantidades de dinero a fondo perdido para que algún empresario encuentre interesante organizar festejos taurinos en las fiestas patronales.

Yo soy contrario a la cultura de la subvención, que genera gorrones y encarece productos. Antolín Castro también debe serlo en el fondo, porque en su escrito se desliza una curiosa frase: "Los del cine protestan y ¡a chupar!". Supongo que no querrá decir que los taurinos también tienen derecho a chupar del dinero de todos cada vez que protesten.

En Francia no hay subvenciones oficiales de ningún tipo para la Fiesta, los impuestos son superiores e incluso la organización de cada festejo ha de pagar un canon destinado a la Sociedad Protectora de Animales. Las cuadrillas cobran más -o así era hasta hace muy poco- y, sin embargo, la Fiesta se muestra pujante en el país vecino. ¿Por qué? Pues porque en Francia se organizan los espectáculos taurinos con criterios profesionales, pensando en el cliente que paga y dándole lo que quiere según la personalidad de cada plaza. Y, sobre todo, poniendo al toro por delante, ya que el toro es la base y la razón de ser del espectáculo.

Sólo les faltan más subvenciones a los cutres, mafiosos y casposos taurinos españoles para que terminen de tumbarse a la bartola.

sábado, 24 de septiembre de 2005

Cualquiera puede utilizar el toro de Osborne

Una Juez del juzgado de lo penal número 10 de Sevilla ha absuelto a cinco comerciantes acusados de utilizar ilegalmente la efigie del toro de Osborne para estampar camisetas, llaveros, posavasos y otros artículos, según informa hoy La Razón. El fiscal pedía siete meses de cárcel para cada uno de los acusados por un delito contra la propiedad intelectual.

En la sentencia se destaca que el toro de Osborne es una marca comercial registrada y no puede utilizarse sin licencia de su propietario en productos que comercializa el Grupo Osborne. Sin embargo, para otros fines, la imagen se ha convertido en un "símbolo nacional" y, por tanto, en "patrimonio de los pueblos de España."

Como mis conocimientos de Derecho son bastante limitados, no voy a lanzarme a la piscina de comentar la sentencia desde un punto de vista técnico. Sólo diré que me parece muy bien. Como imagen adjunta a este post está el fondo de pantalla que tengo en mi PC, y que no es más que uno de los que vienen en Windows XP, pero convenientemente "españolizado" hace años por mí con un toro de Osborne. Espero que no me denuncien ni los de Osborne ni los de Microsoft.

jueves, 22 de septiembre de 2005

Una Tienta muy tentadora

No sé bien cómo definir a La Tienta, si como blog o como sub-blog de Paspespuyas. En el fondo da lo mismo porque, sea lo que fuere, La Tienta tiene personalidad propia y debe considerarse como una entidad independiente.

La Tienta es una especie de cajón de sastre taurino en el que podemos encontrar opiniones e información firmada por varios autores sobre casi cualquier tema de los relacionados con la cultura taurómaca. Hay artículos históricos, crónicas de festejos, avances de carteles, reseñas culturales, etc. En uno de sus posts más recientes, recomendando a Taurofilia, Martínez Marcos (el conductor de la página) afirma que
"desde siempre La Tienta optó por una visión más lúdica y apostando por otros temas de índole cultural o social, aunque nunca se ha dejado de lado la parte estrictamente taurina"
Pues eso. Enhorabuena. Ya tienen, al menos, un lector más.

domingo, 18 de septiembre de 2005

A vista de pájaro

Plaza de Toros Monumental de Las Ventas - MadridHoy las ciencias adelantan que es una barbaridad. Durante los últimos días me he entretenido buscando vistas aéreas de plazas de toros con Google Earth. A base de paciencia, he encontrado prácticamente todas las españolas de primera y segunda categoría y muchísimas del extranjero.

Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de SevillaPara muestra basta un botón (o dos), así que me permito poner aquí un par de vistas aéreas, una de la plaza de toros Monumental de Las Ventas, en Madrid, y otra de la plaza de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Recomiendo a los lectores bajarse el programa y buscar otras plazas de toros, pues es un ejercicio de lo más divertido e interesante.

martes, 13 de septiembre de 2005

Variedad

Anteayer, durante la infumable novillada venteña, algunos aficionados nos lamentábamos de la falta de variedad que exhiben los novilleros a la hora de ejecutar el toreo, y eso que ahora salen de unas escuelas de tauromaquia donde se supone que deberían aprender todo tipo de suertes. Con el capote se han perdido los quites (como mucho alguna chicuelina gorilera) y sólo se ejecutan (mal) la verónica y la media. En cuanto a la muleta, ¿dónde quedaron los ayudados, los trincherazos, los pases de la firma, los afarolados, los del desprecio, etc.? Ya sólo se dan (más bien perpetran) derechazos, naturales alguna vez, pases de pecho y telonazos.

Mausoleo de Joselito el GalloTres lances distintos con la capa y cuatro con la muleta, que en total hacen siete. Reto a cualquier lector a que me indique si ha visto últimamente a algún torero ejecutar más de siete suertes distintas no ya en un toro, sino en toda una tarde. Si es así le envidiaré por haber presenciado algo que yo no veo hace muchos años, y tendré al torero en cuestión como paradigma de la variedad, esperanza y salvación de la Fiesta.

En la famosa tarde de los siete toros de Martínez, Joselito el Gallo hizo veintitantos quites distintos con el capote. No repitió ni uno. Hoy no se pide tanto, pero anécdotas como esta nos hacen entender por qué la gente enloquecía sentada en el tendido de una plaza de toros.

La vulgaridad, la rutina y el adocenamiento se han adueñado del toreo. Si a ello añadimos la decrepitud física y mental del toro de lidia actual, hemos de concluir que la desertización de los tendidos no tiene nada que ver con la "humanización" de las costumbres. Es, simplemente, que lo que antes era un espectáculo entretenidísimo ahora es de un aburrido que no hay quien lo aguante.

jueves, 8 de septiembre de 2005

Feria de Otoño '2005

Procurando ser objetivo, no creo que la Feria de Otoño que ha programado para este año Taurovent en Madrid sea ni más ni menos infumable que otros años. Por supuesto que es manifiestamente mejorable, pero si tenemos en cuenta que esta feria no es más que un abono cautivo para sacar la pasta a los isidros del clavel, con la complicidad de la Comunidad de Madrid, pienso que esta vez podemos darnos con un canto en los dientes.

El cartel de Núñez del Cuvillo (en el que en principio iban los adolfos, no lo olvidemos) me parece bastante interesante en cuanto a toreros. Sólo queda esperar que los toros no se derrumben, porque seguro que andarán bien de presentación. En este sentido no suelen tener problemas en Las Ventas.

Por lo demás, vienen una corrida de Palha y otra de Victorino, sobre las que a priori no cabe decir nada en contra, a no ser que al inefable Folque le dé por intentar colarnos una gatada inmunda, como hizo hace un par de años o tres en San Isidro. ¿Los toreros? Pues lo mismo me da Dávila Miura que cualquier otro esgarramantas barato que hubieran podido poner en su lugar. El único al que me fastidia de verdad tener que aguantar es a Padilla, esa antítesis de la torería, pero tras sus últimos triunfos norteños a ver quién dice algo a Taurovent por ponerle. Y la novillada, pues eso, ni chicha ni limoná, una novilladita que hay que colocar por imperativo legal en el abono y a la que, sobre el papel, tampoco se le pueden poner muchos peros.

El verano venteño ha sido bazofia pura pero creo que la empresa, como mínimo, salva la cara con esta feria. Por mucho que digan por ahí no es peor que las que programaban los Dalton Brothers.

viernes, 2 de septiembre de 2005

Humildad y prudencia

Una necrológica sobre Alfonso Navalón firmada por Mario Juárez en burladerodos.com ha destapado la caja de los truenos. Los usuarios han llamado a Juárez de todo menos bonito y, aunque en la actualidad todos los comentarios de los aficionados han sido borrados en la versión electrónica "oficial" del artículo, multitud de hojas, impresas antes de la gran censura, circulan en los mentideros y tertulias especializadas.

Se puede estar en desacuerdo con la figura de Navalón (yo lo estoy con el Navalón de los últimos años), pero hay que ser más respetuoso y más humilde, porque lo que de verdad ha cabreado a la gente ha sido el tono pontifical y la mala baba con que está escrito el artículo, encima por alguien que ni por calidad literaria, ni por ingenio, ni por sabiduría taurina ha llegado ni llegará jamás a la altura del betún de los zapatos de Alfonso Navalón.

Navalón fue un monstruo de la información taurina en los años 60 y 70 del siglo pasado, sólo equiparable a lo que fue Joaquín Vidal desde los 80 hasta su muerte. Eso lo sabe cualquiera que lo haya vivido, y Juárez no está en esa alforja porque nació en 1981. Fíjate que ni siquiera los del portal bodeguero han abierto el pico.

No sé si a Mario Juárez le pagan por opinar además de por informar. Lo que sí sé es que la gente no entra en burladerodos.com para leer las opiniones de Mario Juárez -ni de casi nadie-, sino para intentar informarse de lo que ocurre en el mundo taurino.

Humildad, humildad, humildad...