miércoles, 30 de noviembre de 2005

¿Una campaña orquestada?

En el editorial fundacional de la web Opinión y Toros (octubre de 2004), titulado El Compromiso, puede leerse lo siguiente:


Ningún objetivo será más importante que aquél que abandera www.opinionytoros.com: "UN COMPROMISO CON EL AFICIONADO Y LA VERDAD". Para esa afición hemos puesto a andar esta nueva web y por la verdad, la autenticidad de la Fiesta, se dará lo mejor de todos los que la hacemos. Y para poderlo cumplir, Tres serán los principios que guíen nuestra línea editorial: Toro íntegro, Toreo auténtico y Total independencia. Gigantesca, pero ilusionante, tarea a desarrollar.


Realmente ilusionante, sí. Cualquier aficionado que pretenda ser serio, yo el primero, acogió esa iniciativa con auténtica ilusión. Durante este año y pico de vida se han publicado en sus páginas opiniones fundamentadísimas y noticias altamente fidedignas que han contrastado grandemente con las aparecidas en otros medios electrónicos. Enhorabuena por ello.

Es, por tanto, muy chocante, que de pronto aparezca un artículo de opinión firmado por ese buen aficionado y editor de la web que es Pla Ventura, defendiendo a capa y espada a "Joao Folques de Palha" (sic) bajo el título Palha, defenestrado, y del que, en síntesis, se pueden extraer las siguientes ideas:
  • La sanción a la ganadería de Palha por parte de la Unión de Villas Taurinas de Francia es fruto de un complot orquestado por "alguien de cierto peso" de quien de momento no se atreve a dar el nombre.
  • Lo de Palha no se afeita porque a su propietario "maldita falta que le hace afeitar un toro" y porque "sus toros, íntegros y auténticos, son la base de los carteles en donde se lidian"
  • Decir que lo de Palha está afeitado es como decir que "un Vega Sicilia de 20 años, está avinagrado"
  • Por fin, el autor asevera que "he tenido la fortuna de ver varias corridas de Palha y, su grandeza y su verdad, es la que me ha emocionado, como a todos los aficionados que hemos disfrutado de esta ganadería, pura casta y total entrega de dichos toros que, con unos pitones como guadañas, sembraban el pánico en todos los ruedos donde se lidiaban. Y, sin embargo, le sancionan por afeitar sus toros."
En principio, admirado Pla, lo del contubernio no se lo cree nadie. La Unión de Villas Taurinas de Francia ha dado abundantes pruebas de no dejarse manipular por nadie, y nunca ha tenido más contemplaciones con un ganadero antes de vetarlo que con el señor Folque de Mendoça. Antes bien, yo diría que nunca ha habido complot en contra del ganadero de Palha, y ahora se desarrolla una campaña para lavar su imagen después de haber indignado a los aficionados presentando pitones como éste, ya expuesto en el post anterior y que no me resisto a volver a publicar:
Cuerno izquierdo de un toro de Palha
La afición francesa está indignada con el Sr. Folque de Mendoça precisamente porque tiene muy presente la gloriosa historia del hierro de Palha, y le molesta ver en qué se está quedando la ganadería. No se puede ir por la vida de ganadero íntegro y que luego tus toros salten al ruedo con pitones como este, chapuceramente mutilados. La gente no es tonta, y en Francia menos. Enlace recomendado (en francés), con resultados oficiales de análisis de astas, e incluso con foto de pancarta en el tendido ("VIC SIN PALHA HONOR. BEZIERS CON PALHA VERGÜENZA"): http://anda.aficionados.free.fr/UVTF2005.html
Sobre lo de que a Folque no le hace falta afeitar, sólo puedo decir que los hay que lo hacen por puro vicio. No seré yo quien intente penetrar en las profundidades de la mente del ganadero y empresario luso, ni pretendo averiguar las íntimas razones que le han llevado a presentar reses, valga la redundancia, impresentables. El caso es que lo ha hecho, y ello es una vergüenza. Por cierto, el Vega Sicilia sí que sale avinagrado a veces, pero se diferencia de los toros en que si la botella sale mala te la cambian por otra, y en que nadie lo avinagra adrede.
Para terminar, todos hemos visto magníficos encierros de Palha, pero lo de Palha cada vez da más arena que cal, y ahí es donde nos duele a muchos. En este caso ha habido análisis y contra-análisis de astas, así que no me cabe la menor duda de que esos toros estaban afeitados. A los aficionados franceses, tampoco.

martes, 29 de noviembre de 2005

Folque de Mendoça: suma y sigue...

Luego me dicen que tengo manías. He de reconocer que sí, y que este tipo es uno de los que me toca el músculo de la santa indignación. Es uno de esos taurinos-pufo que, cual serpientes, se sirven del incauto aficionado para alimentar sus intereses particulares. Van de íntegros, y ya, ya...

Ya hablamos en otro post de este tío, pero es que ahora resulta que la Unión de Villas Taurinas de Francia (U.V.T.F.) ha recomendado a sus asociados que la ganadería de Palha no lidie en dos años por existir el convencimiento de que Folque ha manipulado las astas de algunos toros durante la temporada francesa de 2004. Dicen que el atribulado ganadero y empresario portugués solicitó que se le suspendiese el veto mientras se efectuaban nuevos análisis que pudiesen demostrar su pretendida inocencia, y logró seguir lidiando durante la temporada de 2005 en el país galo, pero no ha conseguido demostrar que no es un afeitador. Muy al contrario, la A.N.D.A. le ha distinguido con su ya famoso Serrucho de Oro, al que se ha hecho merecido acreedor por las vergonzosas cabezas que han presentado sus toros

En efecto, durante la temporada taurina que acaba de finalizar sus toros han presentado pitones como los de las fotos que se muestran a continuación. Véase en la primera el aspecto de la terrorífica cabeza de un toro de Palha lidiado en Aire sur l'Adour, y a continuación el detalle de su pitón izquierdo:

La cabeza entera del toro de Palha
El pitón izquierdo del mismo toro de Palha
Obsérvense esas extrañas marcas que, más que por la madre Naturaleza, parecen hechas por la escofina de algún taurino bellaco (y encima chapucero). ¿Qué explicación dará Folque a esto? ¿La U.V.T.F. qué hará después de consumado este nuevo atropello? Si por lo de 2004 la ganadería de Palha va a ser vetada en Francia en 2006 y 2007, ¿será vetada también en 2008 y 2009 por las tropelías de 2005?
¡Ya está bien de sinvergüenzas! ¿Este también dirá, como otros, que tiene que afeitar para poder comer? ¡Venga ya!
Para finalizar, un par de fotos más de toros del mismo festejo en los corrales, que junto a las anteriores llevan meses rodando por Internet y a las que he tenido acceso gracias al amigo Sol y Sombra:

Otro Palha

Y otro Palha más

domingo, 27 de noviembre de 2005

Derechismo

Manuel Jesús Cid, El Cid, quien por cierto es zurdo, ha medio revolucionado el cotarro taurino de los últimos dos o tres años de una forma muy sencilla: toreando al natural. La suerte básica del toreo de muleta había casi desaparecido de los ruedos, y en cuanto llegó un torero dispuesto a recuperarla, los públicos, hartos de insulsos derechazos, se volvieron locos.

Federico M. Alcázar, en el Tomo I (y único publicado) de su Tauromaquia Moderna (Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1936), ya hacía todo un profético alegato contra el indiscriminado toreo de derechas que, hoy por hoy, muchos podríamos suscribir:

Tauromaquia ModernaYa sé yo que los gustos y las predilecciones del público van por el camino derechista. Pero hay que salir al encuentro y decirle la verdad. Y la verdad descarnada y cruda es que los pases con la mano derecha, aun en el mejor de los casos, que es cuando responden a una necesidad, son una ventaja. Esto en términos generales.

Hay toros que deben torearse con la derecha. Pero no a todos por sistema. La regla, la norma, es la izquierda. Lo que no se puede hacer, lo que no debe hacerse, aunque le acompañe el aplauso del público, es invertir los términos; convertir la excepción en regla toreando a todos los toros con la derecha y excepcionalmente con la izquierda. Bien está que se toree con la derecha. Es bello, airoso y eficaz, pero sin que constituya un uso, pues lo abusivo, lo escandalosamente abusivo, es que se toree con la derecha ¡por el lado izquierdo! Esto colma nuestra tolerancia; excede nuestra capacidad de resignación. Cada pase de pecho que se da con la mano derecha es un natural que deja de darse con la izquierda. Agrego con la izquierda para diferenciarlo de los mal llamados naturales, con la derecha. El pase natural es uno, y en buena doctrina taurina no puede llamarse natural al que se ejecuta ayudado con la espada y con la mano derecha. Este es ayudado por su factura, por su técnica y hasta por su estética, y nada más. Es una licencia artística que no debe tolerarse. Pero continuemos argumentando. Si el toro pasa en el pase de pecho con la derecha, ¿qué razón, qué extraordinaria razón, que fantástica razón existe para que no pase en el natural? Ninguna. Mejor dicho, una fundamental: el miedo. Por miedo, a pesar de los falsos alardes de valentía, no torean con la izquierda. Y por no saber. Hay figuras que no saben manejar la muleta con la izquierda. Pero no ya para torear al natural, sino simplemente para machetear un toro. Si fuera posible en una corrida hacer la experiencia yo se lo demostraría al público. ¡Y cuántos ídolos falsos se derrumbarían!

Ya hemos apuntado que los pases con la derecha son una ventaja por varias razones. Primera, por tenerla más adiestrada; segunda, porque al cruzar el estoque sobre la muleta se alarga el engaño y se disminuye el peligro; tercera, porque ésta se convierte en una especie de trinchera tras de la que se resguarda el torero. De esta forma el torero no se descara con el toro, ni le da el pecho, ni se coloca en su rectitud, que es lo que mandan los cánones, sino que está de perfil y queda siempre emboscado, con lo cual se le tiene ganado un tiempo al toro, que es el preciso para enmendarse o salirse de la suerte, y cuarta, porque la mano de torear es la izquierda y a la muleta no se le deben dar mayores dimensiones que las normales. Casi todas las reglas del toreo de muleta están escritas a base de la mano izquierda, que es con la que debe torearse. Como que en buena práctica taurina, casi toda la lidia debe hacerse por el lado izquierdo y debe ir encaminada a preparar el toro para la suerte suprema, que no le llamaban así los clásicos por ser la última, sino por ser la suerte en la que culminaban la emoción y la belleza.

[...]

El público debe exigir a los toreros que toreen con la izquierda. Nada de cruzar el estoque sobre la muleta para agrandar el engaño y alargar la distancia. Lo difícil y peligroso es torear con el palo y descubierto. Y si sueltan el brazo mucho mejor. La mayoría de los toreros torean amarrados, y esto es feísimo. Le quita a la figura garbo, naturalidad y gracia.

Ya lo hemos dicho otras veces. Lo que mata al toreo no son precisamente los usos, sino los abusos. Se empieza empleando un recurso para una suerte, se convierte en uso y acaba en abuso. Consecuencia: que se pierde la suerte. Y esta suerte está corriendo el toreo con la izquierda. Un mal día se empleó el recurso de la mano derecha. Los toreros que siempre echan por el atajo buscando el camino más corto, que es el más cómodo y menos expuesto, lo siguieron. Y el verdadero toreo se mixtificó. Una invasión de toreros mancos cayó sobre la fiesta y todavía no hemos podido redimirla.

Todo lo que se haga por redimir al toreo de la esclavitud derechista, me parece poco. El peligro de este abuso, como hemos indicado al principio, radica, entre otras cosas graves, en que el público llegue a darle la misma importancia a una trinchera que a un pase natural o de pecho. Y esto sería deplorable para el arte, pues supondría el triunfo de la bagatela.


Creo que no se puede explicar mejor.

sábado, 26 de noviembre de 2005

Así van los toros en el Parlamento Europeo

Parlamento EuropeoAcabo de darme una vuelta por la nueva web del Parlamento Europeo, que tiene un formulario para que los ciudadanos puedan buscar documentos de su interés. Poniendo sencillamente toros han salido cuatro preguntas parlamentarias a la Comisión Europea, ninguna de ellas amable para con la Fiesta, de fechas:
Las contestaciones de la Comisión, cuando las he encontrado, son de lo más variopintas, pero siempre saliendo por la tangente y evitando mojarse en favor de la Fiesta.
En resumen, que mientras los antitaurinos utilizan el Parlamento Europeo para ir minando poco a poco la existencia de las corridas de toros, los taurinos (¿hay alguno allí?) hacen mutis por el foro y se limitan únicamente a defenderse como gato panza arriba, cuando lo ideal sería que tomasen la iniciativa en defensa de la Fiesta.

martes, 22 de noviembre de 2005

En un mundo de ilusión y fantasía

Un miembro de Taurovent redactando el dossier resumen de la temporada 2005Llegado el final de la temporada, uno no suele visitar tan asiduamente como antes la página oficial de Las Ventas. Hoy lo he hecho y me he llevado dos sorpresas: la primera es que los lectores de las-ventas.com presuntamente han votado para elegir la mejor tarde de la temporada; la segunda es que el pasado 18 de noviembre se colgó un triunfalista dossier en el que Taurovent practica el autobombo diciendo poco menos que la de 2005 ha sido la mejor temporada taurina de la historia en la Monumental madrileña.

Sobre lo primero, he de decir que no me creo que se haya producido la votación, a no ser que el formulario al efecto haya estado puesto diez minutos. He consultado con varios aficionados, visitantes asiduos de las-ventas.com, y ninguno ha visto una llamada a la votación. Otra cosa es el resultado que, amañado o no, es verosímil. Si han mentido, lo han hecho bien.

Sobre el dossier, es desternillante y hay que leerlo completo para comprobar hasta dónde llega el rostro de los gestores de la empresa. Está en formato PDF y, para el que no lo haya hecho en enlaces anteriores, puede descargarse aquí.

lunes, 21 de noviembre de 2005

El Desjarrete

En el número 2 del boletín "El Desjarrete", editado en la Comunidad Valenciana y correspondiente a diciembre de 2004, se da cuenta de una tertulia taurina organizada por la Peña Taurina "El Natural" de Vall d?Uixó con los ganaderos Luis Guillermo López Olea (Herederos del Excmo. Sr. Conde de la Corte) e Íñigo Sánchez-Urbina Chamorro (Sepúlveda de Yeltes)
Parece que, ante la sorpresa del auditorio, ambos ganaderos soltaron perlas del siguiente calibre:
Íñigo Sánchez-Urbina Chamorro:
  • "Se ha quitado fiereza al toro, yo el primero, porque si no, no lidias"
  • "El espectáculo ha perdido interés por culpa de la monotonía"
Luis Guillermo López Olea:
  • "Los ganaderos somos culpables porque nos hemos bajado los pantalones"
  • "Para nosotros la sanción más importante no es la que nos pueda poner la Administración, sino la que impongan los que nos digan: tú aquí no vuelves a lidiar"
  • "Somos funcionarios de nuestras ganaderías, ya no mandamos nosotros"
Lo anterior es sólo un ejemplo de lo que es este boletín, que está muy bien porque por una parte denuncia tropelías, y por otra da cuenta de la actualidad taurina y propone cuestiones históricas muy interesantes. Ya van por el número 4, y todos son un ejemplo del tipo de publicación que deberían hacer los aficionados rigurosos. Recomiendo echar un vistazo no sólo al boletín, sino a toda la web en la que está integrado: http://www.criticastaurinas.net/
criticastaurinas.net

domingo, 20 de noviembre de 2005

"Boutade"

Mira que tiene mala leche la gente. Acabo de recibir un emilio que asegura que los del Círculo Taurino de Amigos de la Dinastía Bienvenida montarán hoy, en tan señalada fecha, su tertulia ¿taurina? en el Valle de los Caídos.

Que conste que no me lo creo y me parece un cuento de camino (tan gracioso, eso sí, que merecería ser verdad).

Una anécdota ganadera

Acabo de leer esta anécdota que, transmitida a finales del XIX por el escritor malagueño Aurelio Ramírez P-P-T, nos habla de algo que ocurrió una mañana del primer tercio del mismo siglo, en la presentación en Sevilla de los toros lesaqueños, directísimos sucesores de los del Conde de Vistahermosa y predecesores de los actuales saltillos. No he podido resistir la tentación de copiarla:


Cuando se hizo ganadero Pedro José [Picavea de] Lesaca, adquiriendo parte de la famosísima vacada del Conde de Vistahermosa, vendió para Sevilla una corrida de toros. Existía entonces en aquella capital, residencia de los más célebres ganaderos, la costumbre de que cada vez que se lidiaba una corrida de toros iban, al menos, dos de los tres picadores que con mayor fama contaban a visitar al criador cuyas reses se anunciaban. Esta visita era por la mañana del día de la corrida, y el objeto no otro que tomar el 'chocolate'. D. Pedro, en la primera corrida no sabía lo del 'chocolate' y así que tan luego le anunciaron la llegada de los picadores, bajó a su despacho y con la mayor afabilidad, después de saludarlos, les preguntó el objeto de tal visita a aquella hora.
- Pues venimos a que su mercé -dijo el más viejo y el más celebrado de los picadores- nos dé er chicolate.
- Pues si es nada más que eso, aunque sea raro, voy a llamar para que se lo hagan a Vd. -contestó Lesaca, riéndose de la petición.
Mientras lo hacían formalizóse una amigable tertulia, y en ella se expusieron datos, dichos y hechos con referencia al toreo, quedando encantado D. Pedro de las buenas cosas que oía a aquella gente de zapatón y calzonas y marsellés. Se presentó a poco rato el criado de la casa con una bandeja, en cuyo perímetro se exhibían sendas tazas de soconusco y bizcochos de canela fina.
- Vamos, muchachos, a la carga y despabilar todo eso- dijo Lesaca.
Los picadores mojaron bizcocho tras bizcocho, y sorbo va, sorbo viene acabaron con todo.
D. Pedro, llegado este momento, se puso de pie, y saludando a los picadores, díjoles cariñosamente:
- Ea, ahora a la casa a preparar el traje y nada de excesos para que esta tarde os luzcáis.
- Güeno, güeno, on Pedro; pero farta lo mejó.
- ¿Y qué es?
- Pué la "jara" de oro.
- No entiendo eso; explíquelo- dijo Lesaca al que había hablado.
- Pué su mercé, según vemo, no está enterao toavía.
Y mirando a sus compañeros de profesión les hizo un guiño y dijo:
- On Pedro, es costumbre en Seviya que tóo er ganaero que da toros pa la plaza nos dé er "Chicolate" er día de la corría. Vamos a verlo y nos jase presente er "Chicolate" y en el plato de la tasa viene una "jara" -una onza de oro- pa cáa uno de los primeros varas: así le trabajamos mejor la corría y miramos por el ganao pa que no se lizie.
No aguardó más D. Pedro poniéndose muy serio y en ademán que bien claramente se veía estar resuelto, contestole mirando de uno a uno:
- Pues tengan en cuenta que yo no soy de esos que dan la "jara", y por consiguiente que si mis toros aprietan, aprieten Vds., y si con eso no hay bastante para bajarles la cabeza y que se dejen torear bien a gusto de los matadores, pueden cortar el cordelillo a la puya, y duro y firme con ellos, que si son bravos y de cabeza, como espero, ya harán para quedar como toros de buena raza.

sábado, 19 de noviembre de 2005

Más sobre el trapío

El bloguero taurino francés y amigo Sol y Sombra lleva unos días dándole vueltas al término trapío. Hasta el momento ha publicado seis entregas con definiciones de lo más variopintas -algunas incluso aberrantes, pero todas de indudable interés-.

Hablando con él, le prometí un post sobre el asunto hace una semana para publicarlo en su bitácora, pero me salió demasiado largo y no lo subí a la Red. Ahora lo he resumido y lo publico en mi espacio web, más que nada porque mis conocimientos de francés son limitadísimos y no me atrevo a usar un traductor automático en asunto tan peliagudo como éste.

La palabra en cuestión aparece por primera vez en el Diccionario de la Real Academia Española (RAE) en 1884:

Como bien puede observarse, la definición aplicada a la Tauromaquia incluye características sobre la presencia del toro de lidia, pero también otras volitivas que, como veremos ahora, seguirán estando admitidas durante bastante tiempo por la RAE.

En la siguiente edición del Diccionario (1899), las acepciones de trapío sufren una profunda reforma:

Se incluye como primera acepción la de velamen, se suaviza y hace más políticamente correcta la referida a las mujeres, y la única acepción taurómaca que antes existía se divide en dos, poniendo por delante la relativa a la presencia física del toro y dejando en último lugar la que habla de su voluntad y forma de embestir.
Cincuenta y siete años después, en 1956, el término que tratamos vuelve a sufrir un revolcón en el Diccionario de la RAE:

Aquí se ha suprimido la acepción referente a la embestida del toro, que huele a permanente.
Por fin, la única diferencia que existe en la edición actual del Diccionario con respecto a la anterior es que en ésta se ha puesto en último lugar la acepción marinera:

Hasta aquí el resumen. Sólo me queda indicar que la palabra trapío, en la acepción de buena planta y gallardía del toro de lidia, se usaba ya al menos desde 1836, bastante antes del año de su primera incorporación al diccionario. Y no es que anduviera yo por las plazas de toros en aquellas épocas gloriosas de la Tauromaquia -lo que me habría encantado-, es que todo lo escrito en este post -y mucho más que se ha quedado en el tintero- lo he visto consultando a través de Internet los bancos de datos históricos de la RAE, que son fuente inagotable de conocimiento y herramienta imprescindible para desentrañar muchos misterios.

jueves, 17 de noviembre de 2005

75 aniversario de la Monumental de Las Ventas

El próximo 17 de junio, dentro de siete meses, se cumplirá el 75 aniversario de la inauguración de la Nueva Plaza de Toros de Madrid, hoy llamada Monumental de Las Ventas. Con tan fausto motivo, acabo de leer en el Proyecto de Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid para 2006 que el Centro de Asuntos Taurinos tiene previsto realizar las siguientes actuaciones conmemorativas (lo escrito en cursiva es de mi cosecha, claro):

Azulejo que reproduce en Las Ventas el cartel inaugural de la plazaCreación de un logotipo.
Un logo es fundamental para vestir cualquier fasto. ¿Quién lo hará? ¿Se abrirá concurso público para elegir al artista?

Edición de un libro.
¿Otro ladrillo como los de los 50 años o algo un poco más cuidado? ¿Se regalará a los amiguetes o se pondrá a disposición de los aficionados?

Carteles especiales para las Corridas de Beneficencia y Dos de Mayo.
Todos los años los carteles de estas corridas son "especiales". ¿Consistirá la innovación en ponerles el logotipo?

Organización de un ciclo de conferencias.
¿Irán los mismos de siempre a contar las mismas cosas o se buscarán conferencias novedosas y originales?

Corrida conmemorativa del 75 aniversario.
A ver qué hacen. Para mí que acabarán haciendo coincidir la de Beneficencia y la del aniversario, y así matan dos pájaros de un tiro.

Exposiciones especiales.
Habrá que verlas. Con cuatro fotos y media docena de carteles lo tienen solucionado. No creo que tengan a nadie trabajando ya en eso.

Premios y medallas taurinas.
¡Eso, eso! ¡Que no falten! ¡Cuantos más premios y medallas, mejor!

Organización de un Concierto Musical.
Esto no está mal. ¿Pasodobles, zarzuela, ópera? La música, ya se sabe, amansa a las fieras en general, y a la afición en particular.

Proyección de imágenes.
¿Qué imágenes? ¿Quiénes y con qué criterio se elegirán? ¿A quién pertenecen las películas?

Quiero creer, y creo, que todo esto se le habrá ocurrido al antaño serio veterinario y hogaño acomodaticio Gerente del Centro de Asuntos Taurinos, don Pedro Gómez Ballesteros. Sería imperdonable que, con los 65.613,87 euros con que será retribuido el próximo año si sigue en el puesto (lo cual está por ver), todo lo anterior haya salido del magín de cualquier otro.

No está mal acordarse de una efeméride así, lo que no ocurrió en el 150 aniversario de la presentación de los de Miura en Madrid y tuvo que ser la afición la que preparase algo. Ahora que alguien se ha acordado y ello ha sido puesto por escrito en un papel oficial, a ver si se organizan los actos con profesionalidad en vez de salir del paso de mala manera como se hace casi siempre. Hale, a ganarse el sueldo, don Pedro.

En todo caso, yo me conformaría con que en la corrida del 75 aniversario, si es que se da de verdad, los toros saliesen como en 1931, y fuesen lidiados por un elenco de matadores de la misma categoría que los que lo hicieron en aquella ocasión. Tiempo tienen para prepararlo todo, pero me temo que va a ser que no.

La corrida al final salió mala, aunque en aquella época eso no quiere decir que no fuera entretenida, pues casi nadie se aburría en los toros. Casi se me olvida poner el cartel de la ocasión:

A beneficio del fondo para remediar la crisis motivada por el paro obrero saltaron al ruedo reses con los hierros de Juan Pedro Domecq (antes Veragua), Julián Fernández (antes Vicente Martínez), Manuel García-Aleas, Concepción de la Concha y Sierra, Graciliano Pérez-Tabernero, Hijos de Andrés Sánchez ("Coquilla"), Agustín Mendoza (Conde de la Corte) e Indalecio García Mateo (antes Rincón), más dos sobreros de Moreno López de Villena que sustituyeron al de Aleas y al del Conde de la Corte. Los matadores que se brindaron a actuar en el festejo fueron Diego Mazquiarán Fortuna, Marcial Lalanda, Nicanor Villalta, Fausto Barajas, Luis Fuentes Bejarano, Vicente Barrera, Fermín Espinosa Armillita Chico y Manolo Bienvenida. Cazi ná...

Por cierto: la Unión de Criadores de Toros de Lidia regaló los toros, y los toreros actuaron de balde, igualito que hacen ahora.

Somos unos bichos cada vez más raros por culpa de los taurinos profesionales

Interés por las corridas de toros según sexo y edad - (c) Gallup, 2002Sorprende ver las vueltas que dan los taurinos profesionales al asunto de la despoblación de los tendidos fuera de las ferias. En una ciudad como Madrid, con 3.500.000 habitantes y una plaza capaz para 23.798 personas la solución que dan es muy sencilla: no hay afición y no se puede hacer más. Los datos, sin embargo, se encargan de desmentirlo.

Según la última encuesta que conozco sobre la afición a los toros en España (Instituto Gallup, 2002), resulta que alrededor de un 37% de los madrileños se declaran aficionados a la Fiesta, mientras que el 63% reconoce no interesarse por ella. Así, los festejos venteños tienen una clientela potencial de millón y pico de personas sin contar a los turistas lo que supone que, si se diese un cartel del máximo interés y correctamente publicitado, habría cincuenta madrileños dispuestos a ocupar cada una de las localidades de la Monumental de Las Ventas.

Todavía hay afición suficiente (aunque bajando, como se ve en el gráfico por edades), lo que no hay es espectáculo ni promoción. Los carteles, en vez de animar a los aficionados a asistir a los festejos, les animan a quedarse en su casa. Lo hacen ustedes muy bien, señores taurinos. Como no espabilen...

martes, 15 de noviembre de 2005

Premios ANDA '2005

La Asociación Nacional de Aficionados francesa (ANDA) ha hecho públicos los tradicionales premios que concede al final de cada temporada taurina. En esta ocasión, João Folque de Mendoça, quien ya fue distinguido con pitos en 2001, ha sido el máximo triunfador, al ser el ganador (nominalmente o a través de su ganadería) en dos de las categorías este año. Salvo error u omisión involuntaria, y hasta lo que he podido traducir, los premios correspondientes a 2005 han sido los siguientes:

Ir a la página de la ANDA
PALMARÉS ANDA 2005

Este palmarés está dedicado a Alfonso Navalón
  • Mejor corrida de toros: Desierto
  • Mejor novillada: Pablo Mayoral (Parentis, 6 de agosto)
  • Serrucho de Oro: Palha (Alès, 8 de mayo; Aire, 19 de junio; Fréjus, 17 de julio)
  • Escofina de Plata: Mercedes Perez-Tabernero (Arles, 10 de septiembre)
  • Lima de Bronce: Baltasar Ibán (Mont-de-Marsan, 20 de julio)
    Nota: El afeitado no es ya atroz, se profesionaliza: certificados de arreglado sistemáticos, despuntado razonado... Todo va mejor, salvo que es peor.
  • 'Muito Profundo' de Platino: A João Folque de Mendoça por su menosprecio de las instituciones taurinas y de la afición.
  • Pluma de Águila: Emmanuel Blanc por su libro OTROS.
  • Pitos: A las empresas por no haber respondido con creatividad a los problemas causados por la lengua azul.
  • Palmas : A las placitas de Carcassonne, Hagetmau, Parentis, Roquefort y St-Martin-de-Crau por su mantenimiento de la fiesta de verdad. A la plaza y colectividades locales de Arles por su campaña "Pasaporte para los Jóvenes"
  • Votos para el premio Popelin: Los cuatro votos de la ANDA son asignados a El Fundi

viernes, 11 de noviembre de 2005

¡Aficionados, a defenderse!

Éste era el grito de guerra de Antonio Fernández de Heredia, Hache, el más grande, coherente e influyente aficionado que haya descansado nunca sus posaderas en los escaños de la plaza de Madrid.

El Cossío dice de él lo que sigue:
FERNANDEZ DE HEREDIA, ANTONIO.
Hache. Ganadero y escritor taurino. Hizo revis-
tas de toros y fue exigentísimo en todo lo refe-
rente a las condiciones de éstos para la lidia y en
el cumplimiento del reglamento para ésta. De-
jaron memoria sus campañas en tal sentido,
que llegaron a motivar el que le fuera prohibido
el acceso a los corrales, desolladero y otras de-
pendencias de la plaza, a la que llegó a asistir
acompañado de un notario. Aún le hemos cono-
cido en su delantera de meseta de toril, mane-
jando un complicado juego de pañuelos de di-
versos colores y figuras, con los que silenciosa-
mente daba su opinión sobre los toros. Es au-
tor del Docrinal Taurómaco, publicado en 1908.
Falleció en Madrid en 1921.
En efecto, Hache hacía una especie de presidencia paralela justo frente por frente a la oficial, y no era tan silencioso. El tratadista cántabro omite que el aficionado hacía sonar un cencerro para escarnio de los criadores de los toros que salían mansos. También omite Cossío que Hache era un gran aficionado práctico que llegó a torear en la Corte, como rejoneador (de reses en puntas, claro, que en aquella época no se afeitaban), en la corrida de Beneficencia de 1898.
Su perseverancia en la defensa de la integridad de la Fiesta le llevaron a elevar informes sobre la eficacia del reglamento tanto al Gobernador Civil de Madrid como al Senado de la Nación. Su libro, el Doctrinal Taurómaco de "Hache", es una delicia y constituye un magnífico compendio de lo que él entendía que debe ser una corrida de toros. Por ello, y también por su rareza, es hoy una de las obras taurinas más cotizadas por los bibliófilos: su precio en las librerías de viejo ronda los 1500 euros.

jueves, 10 de noviembre de 2005

Jugar al toro

Ya no se ve a los niños jugando al toro. La falta de espacios libres y relativamente seguros en las calles, el descenso de la afición de los mayores y, sobre todo, el fútbol, se han cargado un juego que antaño era de lo más normal.

En el fondo uno echa de menos ver a los niños jugar en la calle no sólo al toro, sino a cualquier cosa. Sin embargo, como de lo que trata esta bitácora es de tauromaquia, me permito recomendar una lectura a las ingentes legiones de aficionados que por aquí se pasan. Se trata del fragmento dedicado al juego de las corridas de toros que, inserto en el libro del jesuíta Santos Hernández titulado Juegos de los niños en las escuelas y colegios, publicó la editorial Saturnino Calleja en 1876. Es curiosísimo y merece la pena. Su enlace en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes es:

miércoles, 9 de noviembre de 2005

Garrote para un torero y miseria para su hijo

Garrote vil
Tal día como hoy, el 9 de noviembre de 1837, parece ser que fue ejecutado en Madrid el matador de toros sevillano Manuel Lucas Blanco, aunque según algún autor el hecho pudo haberse producido tres días antes, el 6. Le dieron garrote vil por haber asesinado a un miliciano isabelino en la puerta de un colmado de la madrileña calle de Fuencarral.

En el ámbito estrictamente taurino, Manuel Lucas Blanco era discípulo de Antonio Ruiz Serrano El Sombrerero, en cuya cuadrilla militó desde 1913 para sustituir a Juan León Leoncillo. Luego pasó por las cuadrillas de Sentimientos y El Bolero, y se presentó como media espada en Madrid el 29 de abril de 1821 para matar dos toros del marqués de Castrojanillos tras Francisco Hernández El Bolero y Juan León Leoncillo, que alternaban en la lidia de tres de Bernabé del Águila y tres de Vicente José Vázquez. Torea en Madrid todo ese año (parece que alternando desde el 27 de mayo) y en 1822 ya no aparece en los carteles de la Corte. En realidad a partir de esta fecha torea muy de tarde en tarde, pues se mete de lleno en la política.

Tuvo un hijo que también fue matador de toros y no se metió en tantos líos políticos aunque sí de otro tipo: Juan Lucas Blanco se presentó en la plaza de la Corte el 13 de abril de 1846, alternando con José Redondo El Chiclanero y Manuel Díaz Lavi para dar muerte a dos de Osuna y Veragua, dos de Aleas y dos de Taviel de Andrade. Juan Lucas Blanco lidia siete corridas más ese año en Madrid, hasta que el 15 de junio, en la octava (10ª de la temporada), es herido de gravedad por un toro de la ganadería de don Manuel Suárez. Reaparece el 31 de agosto y trabaja sin percances en once festejos más hasta el fin de temporada.

A uno de estos últimos festejos citados, concretamente al celebrado el 13 de octubre de 1846, con presencia de la reina Isabel II, asiste Alejandro Dumas, que cuenta algunas de las cosas que hizo Juan Lucas Blanco. Pueden leerse en el siguiente documento:
La estrella del joven matador decae a partir de 1847. Muy castigado físicamente por los toros y quebrantado su ánimo, las actuaciones de Juan Lucas Blanco son cada vez más lamentables. Se arrastra por los ruedos para ganarse la vida, contempla en multitud de ocasiones la media luna, se abandona a la bebida y, por fin, deja de torear a mediados de los años sesenta.

Fallece el 9 de mayo de 1867 , en la miseria más absoluta, en el Hospital General de Sevilla.

martes, 8 de noviembre de 2005

Ricardo Chibanga y otros toreros africanos

Ricardo ChibangaHoy es el cumpleaños de Ricardo Chibanga. Los aficionados veteranos se acordarán de él. Provenía de la colonia portuguesa de Mozambique en cuya capital, Maputo (antes Lourenço Marques), nació en 1947. Maputo es una de las tres ciudades africanas que poseen plaza de toros fija, y los espectáculos a la lusitana que allí se celebraban debieron ser determinantes para que el joven Ricardo Paulo se aficionase a los toros. Fue un novillero destacado, y la alternativa de postín le llegó el 15 de agosto de 1971, cuando en la plaza de Sevilla nada menos que Antonio Bienvenida le cedió la muerte de un toro de Antonio Pérez ante la mirada de Rafael Torres. En Madrid confirmó el 14 de abril de 1974: Sánchez Bejarano le cedió la muerte del toro Alemán, nº 29, un saltillo de Charco Blanco de pelo negro bragado que pesó 536 Kg., mientras Gregorio Lalanda ejercía de testigo. Chibanga fue un torero variado e irregular, muy respetado por la afición madrileña, ya que se fajó con las pavorosas corridas veraniegas de la segunda mitad de los años 70. Muchas felicidades, don Ricardo.

Plaza de toros de MelillaY ya que hemos hablado de un torero mozambiqueño, podemos seguir con otros toreros africanos como José Morales Mula Ostioncito, quien nació el 19 de diciembre de 1883, por no sé qué extraña carambola del destino, en las norteafricanas islas Chafarinas, que dependen administrativamente de Melilla. Tomó la alternativa en Miranda de Ebro (Burgos) de manos de Cocherito de Bilbao ante toros de Pablo Escorial, y se la confirmó en Madrid Rafael El Gallo cediéndole la muerte de Almirante, de Murube. Ostioncito murió en Madrid el 28 de noviembre de 1939.

De Tetuán es César González, quien nació en esa ciudad norteafricana el 24 de noviembre de 1944 y tomó la alternativa el 3 de agosto de 1975 en Estella (Navarra) lidiando reses de Alejandro García Martín. El padrino fue el mexicano Eloy Cavazos, ejerciendo de testigo el maño Raúl Aranda. No llegó a confirmar.

Plaza de toros de Tánger hacia 1950De Tánger no conozco matadores, aunque tiene una hermosa plaza de 13.000 localidades inaugurada el 4 de octubre de 1940, que ha servido últimamente como irregular centro de detención del ejército marroquí y para cuya restauración, con el objeto de convertirla en centro cultural y de congresos, se firmó el pasado 25 de septiembre un convenio entre la Diputación Provincial de Cádiz y el Consejo de la Región Tánger-Tetuán. En esta plaza tomó la alternativa un ya talludito Manolo Lozano. Fue el 4 de octubre de 1970 con El Cordobés, Gabriel de la Casa y las reses de Eusebia Galache en el cartel.

De Sidi Bel Abbes (Orán, Argelia) era el español Francisco Ferrer Pastoret, nacido en esa población argelina el 10 de septiembre de 1884. Tomó la alternativa de manos del Papa Negro en la plaza de Vista Alegre el 21 de octubre de 1917 (toros de Ignacio Sánchez) y se la confirmó en Madrid Larita el 11 de julio de 1918 (toros de Fernando Villalón). Falleció en un accidente de carretera acaecido el Narros del Castillo (Salamanca) el 20 de julio de 1927.

También era de Orán el francés François Leal Paquito Leal, que vió la luz allí el 26 de marzo de 1961. Tomó la alternativa el 9 de agosto de 1987 en Arlés (Francia) de manos de Dámaso González, con Tomás Campuzano como testigo, dando muerte al toro Mariscal, nº, 308, de 490 Kg., perteneciente a la ganadería de Hubert Yonnet.

Por fin, hablemos de dos matadores nacidos en Angola. Se trata de Tino Lopes (Condo, 10/10/1962) y José Luis Gonçalves (Luanda, 22/10/1969). Al primero le dio la alternativa Espartaco en Arlés el 1 de abril de 1991, con Víctor Mendes de testigo y toros de Atanasio Fernández. No confirmó. El segundo tomó la alternativa el 19 de marzo de 1994 en Badajoz con Juan Mora de Padrino, Finito de Córdoba de testigo y toros de Cebada Gago, confirmando en Madrid el 29 de mayo siguiente de manos de Mariano Jiménez y con Luis de Pauloba de testigo. En esta ocasión el toro fue, como el confirmante, portugués, y perteneció a la ganadería de Murteira Grave.

sábado, 5 de noviembre de 2005

Indulto y triunfalismo

Mucho se ha hablado últimamente sobre la conveniencia del indulto de los toros de lidia en la plaza. Como siempre, hay dos posturas encontradas: la de los taurinos profesionales y la de los aficionados.

Lo que dicen los taurinos profesionales

El indulto es bueno, porque los toros a los que se perdona la vida luego padrean en la dehesa y así se mejora la raza de lidia. Da igual la categoría de la plaza en la que se produzca el indulto, porque -dicen- nunca se sabe dónde va a salir el toro excepcional.

También consideran, aunque no lo dicen públicamente, que los indultos sirven como argumento -estúpido pero argumento al fin- contra los de los antitaurinos. Valen para poder decir que al toro se le da una oportunidad de sobrevivir si se muestra bravo y noble, como si los toros supiesen durante la lidia que van a morir.

Por fin, están a favor de los indultos porque constituyen una estupenda e innegable propaganda tanto para el ganadero como para el torero que interviene en alguno de ellos.

Lo que dicen los aficionados

No hay unanimidad, pero la mayoría está en contra de los indultos, y los que están a favor piensan que el taurinismo se está pasando y se debería poner coto a sus abusos.

Para desmontar los argumentos de la mafia taurina, los aficionados exponen que casi ningún toro indultado llega a padrear, bien sea porque no llega a curar de las heridas producidas durante la lidia, bien porque el propio ganadero no considera que esa res -por reata o por trapío- deba ser puesta a las vacas. Por otro lado no da igual la categoría de la plaza en la que se produzca el indulto, pues por lo general los toros tienen menos trapío cuanto menor es el nivel del coso en que se lidian, y difícilmente se va a mejorar la raza de lidia poniendo a padrear a una sardinilla. Además, si un ganadero es lo suficientemente inconsciente como para poner de semental a un torejo con aspecto de tísico, tampoco hace falta perdonar su vida, pues basta con extraer post mortem las pajuelas con las que inseminar artificialmente a las vacas.

Lo que no reconocen nunca los taurinos es que el indulto exime al matador de pasar el fielato de los pitones durante la suerte antes llamada suprema (no vale el numerito de la banderilla, porque no es lo mismo). Y no sólo eso. Lo más alucinante es que, con la anuencia mediática, al no-matador le son otorgadas dos orejas y rabo simbólicos que pasan inmediatamente a engrosar sus estadísticas entre titulares del tipo de "Charcuterito de Móstoles indulta un toro en tarde histórica y se convierte en profeta en su tierra", quitando todo el mérito al toro y a su criador, y otorgándoselo únicamente al torero. ¿No sería más justo titular "Un toro de Críspulo Regúlez, indultado en Móstoles"?

Y aún no hemos hablado de la suerte de varas: si la bravura se mide fundamentalmente durante este tercio de la lidia, ¿cómo podemos saber si los toros son bravos ahora que no entran al caballo más que una vez, salvo excepciones en plazas de primera?

Mi opinión personal es a favor del indulto siempre que se cumplan las siguientes condiciones:
  • La plaza ha de ser de primera categoría
  • El toro debe ser de irreprochable trapío
  • El toro debe tomar, al menos, tres varas en regla, empujando de verdad, sin dolerse, ni cabecear ni salir suelto.
  • El toro debe mantenerse bravo, noble (que no tonto) y con poder hasta el final de la lidia.
  • El público debe solicitarlo sin que el matador haga aspavientos, y consentirlo el ganadero.
  • La actuación del matador se premiará o castigará según haya estado a la altura o no del toro.
Sólo así se me ocurre que puede ser serio un indulto. De otra forma me parecerá una burda pantomima.