sábado, 31 de diciembre de 2005

Pedazo de fotografía (IV) y feliz 2006

Una varaNo es una buena vara, pero sí una gran fotografía. El picador ha citado bien, dando el medio pecho del caballo, pero el puyazo ha caído bajo y el toro ha derribado. En este trance no cabe la rectificación y el del castoreño vuelca todo su peso sobre la vara, mientras el toro mete los riñones para empujar romaneando al equino caído en una imagen de enorme plasticidad. La plaza... ¿es Valencia, es la Monumental de Sevilla...? No tengo ni idea.

Un muy feliz 2006 para todos, y muy especialmente para los de buena voluntad.

miércoles, 28 de diciembre de 2005

Cartel del LXXV Aniversario de Las Ventas

Azulejo que reproduce en Las Ventas el cartel inaugural de la plazaComo ya anunciábamos en un post del pasado 17 de noviembre, la Comunidad de Madrid ha incluido en sus presupuestos para 2006 los fastos de celebración del 75 aniversario de la inauguración de la Monumental de Las Ventas. Increíble, pero esta vez hay que felicitar al Centro de Asuntos Taurinos por haber tenido imaginación y por haber hecho los deberes anticipándose a las dificultades, pues ya tenemos el cartel con una estructura muy similar al de aquel 17 de junio de 1931, y es un auténtico lujo.

Las ocho ganaderías serán las que hoy ostentan el hierro de las que inauguraron la plaza; los matadores, los ocho primeros del escalafón de 2005 en plazas de primera categoría; los beneficios del festejo, para varias ONG's. Como en aquella ocasión, la Unión de Criadores de Toros de Lidia regalará los toros y los toreros (matadores y cuadrillas) actuarán de balde. No se puede hacer mejor.

Así, el sábado 17 de junio de 2006 tendremos en Madrid una corrida extraordinaria con toros y toreros en el ruedo según el siguiente orden de antigüedad:

  1. Uno de José Vázquez (antes Aleas) para El Fundi
  2. Uno de Juan Pedro Domecq (antes Veragua) para Enrique Ponce
  3. Uno de los Herederos de Antonio Arribas (antes Vicente Martínez) para Juan José Padilla
  4. Uno de Concha y Sierra para El Juli
  5. Uno de Palomo Linares (antes Graciliano) para El Cid
  6. Uno de Daniel Ruiz (antes Coquilla) para El Fandi
  7. Uno de los Herederos del Conde de la Corte para Sebastián Castella
  8. Uno de Los Derramaderos (antes Rincón) para Miguel Ángel Perera

Todo se ha cuidado al detalle, e incluso los dos sobreros serán de la ganadería sucesora de la de 1.931 (López de Villena), hoy de Manuel Ángel Millares. Sólo faltaría que tuviesen que salir sustituyendo al de Aleas y al del Conde de la Corte, como el día de la inauguración.

Ya sé que algunas de las ganaderías anunciadas no son muy del agrado de la afición de Madrid, igual que alguno de los matadores, pero la carga simbólica del cartel es enorme, su carácter benéfico impide cualquier crítica y esta vez hay que reconocer el esfuerzo de la Comunidad de Madrid por hacer algo digno. Además mucho peor sería eso de lo que se hablaba hace días: una corrida de Núñez del Cuvillo.

Actualización con informaciones relacionadas

  • Pla Ventura, en Opinión y Toros, desvela que El Inclusero ha sido contratado para torear dos tardes en la próxima feria de San Isidro. Leer más...
  • Costillares, en Toro, Torero y Afición, anuncia que Enrique Ponce cambiará los trastos de torear por los palos de golf. Leer más...

Para ser 28 de diciembre y estar fuera de la temporada europea, mira que han pasado cosas hoy...

martes, 27 de diciembre de 2005

Addenda

En el post anterior -Pedazo de fotografía (III)- incluíamos la imagen de un presunto Antonio Bienvenida enjaretando un monumental pase natural a un bicho de ignota ganadería en una plaza desconocida. Hoy podemos, gracias al amigo Facundo, decir algo más sobre la foto.

En efecto, Facundo nos ha informado de que podría corresponder muy bien a la faena que el inolvidable Antonio hizo en la plaza de San Sebastián de los Reyes el 5 de septiembre de 1964 a un toro de Cembrano, premiada con las dos orejas y el rabo. Nos ha enviado un dibujo que ilustra otro de los pasajes de la faena: un ayudado por bajo impresionante.

Ayudado por bajo de Antonio Bienvenida a uno de Cembrano el 05/09/1964 en San Sebastián de los Reyes

sábado, 24 de diciembre de 2005

Pedazo de fotografía (III)

Toreando al naturalEn esto de los toros, muchas veces más vale mostrar una imagen que pronunciar mil palabras a la hora de intentar explicar algo. El torero de la fotografía parece Antonio Bienvenida; el toro, al que no se ve la cabeza, es un pavo. El lance es un pase natural a media altura, cargando la suerte hasta lo indecible con la pierna contraria por delante.

Por los sanitarios de la Cruz Roja que hay entre barreras, la foto se me antoja de los años sesenta del pasado siglo, aquella época en que Manuel Benítez campaba por sus respetos matando monas y otros como Bienvenida, quien había denunciado el afeitado, andaban por ahí toreando lo que no querían El Cordobés ni sus teloneros.

En todo caso la foto es un auténtico monumento a la hondura y a la verdad en el toreo, y un dechado de plasticidad. A Manuel Benítez, lo mismo que a la mayoría de los toreros de la época, no les podrían jamás haber sacado una foto así ni de casualidad.

miércoles, 21 de diciembre de 2005

La raza de lidia y la charolesa no tienen nada que ver

Pío García-EscuderoPío García-Escudero, significado miembro del PP, ha hecho unas declaraciones al diario ABC arremetiendo contra el PSOE por haber votado en el Parlamento Europeo contra las subvenciones a los machos de la raza bovina de lidia. El señor García-Escudero es un buen aficionado (lo demostró, por ejemplo, apoyando y allanando el campo de taurinillos reventadores cuando se organizó el homenaje a Joaquín Vidal en Las Ventas), y como político es uno de los pocos, junto con el ya retirado Juan Antonio Arévalo, que no se anda con rodeos ni paños calientes a la hora de defender a la Fiesta.

De forma paralela, los farisaicos taurinos de siempre se han dedicado en los últimos días a rasgarse las vestiduras proclamando que el PSOE español se había alineado con los Verdes europeos para eliminar las subvenciones al toro de lidia, cometiendo la burrada de confundir a los grupos ecologistas con los antitaurinos y sin entrar, por supuesto, en el verdadero fondo del asunto. Nunca lo hacen.

Aunque no soy ni mucho menos un especialista en la materia e invito a que se me corrija si es menester, tengo entendido que las ganaderías de lidia están subvencionadas por la Unión Europea de dos formas: por un lado reciben primas para las vacas que están criando, y por otro para los machos. En ambos casos se trata de subvenciones genéricas para todo el ganado vacuno, equiparando al de lidia con el de carne.

Así, esta vez no puedo estar de acuerdo con las declaraciones del señor García-Escudero porque, para empezar, la resolución del Parlamento Europeo no era, como ha dicho, contra la Fiesta, sino contra el hecho de que unos animales criados para la lidia perciban ayudas concebidas para fomentar la cría de un ganado cuyo destino es el matadero y la alimentación humana. El rendimiento a estos efectos del toro de lidia es ridículo comparado con el de otras razas bovinas, y lo lógico es que si un ganadero quiere percibir ayudas de este tipo críe razas de carne. No vale la excusa de que, al final, el toro de lidia acaba en la cadena alimentaria, porque este uso es completamente marginal y porque, además, el kilo de carne subvencionada de toro de lidia sale mucho más caro al contribuyente que el de cualquier otra raza. Por tanto, la ayuda es absurda.

Una cosa es que los eurodiputados españoles hagan el tancredo y permitan ataques frontales a la Fiesta, como he dicho en algún post, y otra que haya que subvencionar a los ganaderos. En todo caso soy totalmente contrario a las subvenciones, especialmente a las que se conceden al ganado de lidia, porque contribuyen a relajar una selección que debería ser rigurosísima. Con las ayudas se matan menos vacas y se comercia con los derechos a percibir dinero europeo en vez de con la casta y la bravura, esas cualidades que, en el precario estado en que se encuentran, sí que merecerían de verdad primarse. En consecuencia, esta vez estoy con la postura del PSOE en Europa, independientemente de toda la demagogia que puedan hacer unos u otros a cuenta de este asunto, y que ya están haciendo.

martes, 20 de diciembre de 2005

Nacimiento de Antonio Montes y otras efemérides taurinas del 20 de diciembre

Antonio Montes VicoAntonio Montes Vico nació en Sevilla tal día como hoy, en 1876. El 2 de abril de 1899 tomó la alternativa en su ciudad natal de manos de su paisano Antonio Fuentes quien, ante el también sevillano Emilio Torres Bombita, le cedió la muerte del toro Borracho, de Otaolaurruchi. El siguiente 11 de mayo Antonio Moreno Lagartijillo le confirmó la alternativa en Madrid, también ante Bombita, cediéndole la lidia y muerte del toro Tesorero, de Veragua.

El 13 de enero de 1907, toreando en la capital mexicana, Antonio Montes entró a matar a Matajaca, de la ganadería de Tepeyahualco, que le prendió infiriéndole una cornada gravísima de la que falleció el siguiente día 17. Según cuentan las crónicas de la época, los cirios de la capilla ardiente prendieron las telas del catafalco, y el cuerpo del infortunado diestro quedó carbonizado y convertido en un tizón ante el espanto de los presentes.

Hoy, 20 de diciembre, la historia de la Tauromaquia registra también otros hechos importantes, entre los que destacan:
  • Nacimiento de matadores de toros:
    - 1876: Cástor Jaureguibeitia Cocherito de Bilbao (Bilbao)
    - 1910: Félix Rodríguez II (Fuentelapeña, Zamora)
    - 1969: Manuel Molina (Alicante)
    - 1970: Guillermo Díaz Perlaruiz (Manizales, Colombia)
  • Alternativas:
    - 1953: Jaime Bolaños (México, D.F.)
    - 1964: Emilio Sosa (Tapachula, México)
    - 1983: José Aquilino (Villahermosa, México)
  • Confirmaciones en México:
    - 1970: Dámaso González

domingo, 18 de diciembre de 2005

Comer toro de lidia

Jandro, en Toro, Torero y Afición, nos felicita en estas fiestas regalándonos una estupenda receta de rabo de toro al vino tinto. Leyéndola he recordado que poseo dos libritos que, titulándose de distinta forma, en realidad son el mismo, en francés y en español, elaborado por Régine y Georges Audabram.
La cubierta de los dos libritos
Se trata de Le taureau de Combat. Dix façons de le préparer (París, Éditions de l'Épure, marzo de 1997) y de El cuarto tercio: del ruedo a la cocina. 10 recetas 10 del toro de lidia (Madrid, S.P.A., junio de 1997)
Leyendo la lista de recetas, todas indicadas para 5/6 comensales, se le hace a uno la boca agua:
  • Criadillas de toro
  • Potaje de rabo de toro al Madeira
  • Tarrina de toro en gelatina, perfumada con estragón y cilantro
  • Cuernos de toro
  • Rabo de toro al estilo de Céret
  • Toro con anchoas de Collioure
  • Chuleta de toro asada con jugo de ostras y lechuga, de Alain Dutournier
  • Costillar de toro en costra de sal de la Camarga
  • Carrillera tierna de toro con vino Costières de Nimes
  • Muslo de toro asado, por André Daguin
Un libro muy recomendable, editado con gusto y de precio asequible, en cualquiera de sus dos versiones.

sábado, 17 de diciembre de 2005

Pedazo de fotografía (II)

Caída al descubiertoEsta fotografía es más famosa que la anterior. El picador ha sido derribado quedando sentado en el estribo, al descubierto, pero sin soltar la vara. El toro -por el aspecto... ¿será un saltillo?- está aún recuperando la posición normal tras haber tenido que meter los riñones para tumbar al penco que yace bajo su hocico.

Al fondo, los de a pie se aprestan al quite. ¿Lograrían salvar al picador de una cogida que, por la foto, parece inminente y segura? De acuerdo con los comentarios de quien me hizo la copia de la fotografía, al picador no le pasó nada. El toro no hizo por él y acabó entre los vuelos de los capotes. ¡Qué tíos aquellos toreros!

viernes, 16 de diciembre de 2005

Salud y paz para todos

Dentro de ocho días las familias de tradición cristiana celebrarán la Nochebuena, y siete noches más tarde un ejército aún más numeroso de personas festejará el cambio de año. Con tal motivo nuestro amigo Facundo, gran aficionado, estupendo dibujante y mejor persona, nos ha hecho llegar su ya tradicional felicitación navideña, una de las que con más anhelo esperamos siempre por lo bonita que es, por el empeño que le pone y por venir de quien viene.
No sabíamos cómo transmitir nuestros mejores deseos en lo personal y en lo taurino a los centenares de millones de lectores que tiene esta bitácora (consúltese el EGM), y hemos resuelto hacerlo con la felicitación de Facundo al que, por supuesto, hemos solicitado el oportuno permiso. Representa a unos palhas sin desmochar en la Herdade de Adema. Dice Facundo:
Que escenas como ésta no las desbaraten los burócratas y amargados..., por lo menos en 2006.
Dos palhas en la herdade de Adema, por Facundo.
Amén. Feliz Navidad y un próspero año nuevo para todos.

jueves, 15 de diciembre de 2005

Algunos se creen Buffalo Bill

Hace dos meses nos hacíamos eco de una noticia que nos pareció escandalosa: al menos una ganadería española estaba organizando cacerías de toros de lidia para extranjeros. Hoy tenemos fundadas sospechas de que son más, pertenecientes a varias asociaciones de ganaderos.

Con estos rifles Buffalo Bill cazaba bisontesNo hemos dado aún nombres porque, aparte de las declaraciones de personas que desean por prudencia permanecer en el anonimato, de momento no tenemos pruebas fehacientes que puedan respaldar nuestra afirmación ante los Tribunales. Pero cacerías de toros en España, haberlas, haylas. De ello tenemos absoluta certeza, y las pruebas llegarán.

Si estas prácticas resultan absolutamente reprobables desde el punto de vista moral para un aficionado, teníamos dudas sobre su licitud. Sin embargo ahora sabemos que no son legales.

Me explico. Para que una especie animal pueda ser explotada cinegéticamente, tiene que figurar en el listado que al efecto elaboran las diferentes Comunidades Autónomas en su legislación sobre caza, o en la supletoria del Estado si aquéllas no han elaborado su propia normativa. En Andalucía, que es la Comunidad en la que hemos detectado esas prácticas, la caza está regulada por la Ley 8/2003, de la Flora y Fauna Silvestres, y por el Decreto 182/2005, por el que se aprueba el Reglamento de Ordenación de la Caza.

Este último establece en su artículo 20 cuáles son las especies objeto de caza:

"1. Podrán ser objeto de caza las especies enumeradas en el Anexo I del presente Reglamento [...]"en el que, por supuesto, no figura el toro de lidia.

'2. Los animales domésticos asilvestrados no tendrán la consideración de especies objeto de caza. No obstante, podrán ser abatidos o capturados de acuerdo con lo previsto en los artículos 63 y 64 del presente Reglamento.

'A tales efectos, se considerarán animales domésticos asilvestrados los animales de compañía y los de renta, que pierdan la condición de domésticos, formando parte del medio natural, viviendo libre del dominio del hombre llegando a ser independientes de los cuidados humanos, y que produzcan daños en el ecosistema que habitan"

Por este segundo párrafo podría venir la escapatoria si no se lee bien, pero resulta que el toro de lidia no vive "libre del dominio del hombre" ni llega a ser independiente "de los cuidados humanos."

Los artículos 63 y 64 a que alude el transcrito se refieren a la caza motivada por la necesidad de controlar y prevenir los daños a personas o bienes que producen, por ejemplo, manadas de perros asilvestrados o, aquí sí, un toro de lidia que se escapase de un cercado y debiera ser abatido para prevenir desgracias. De ninguna manera alude al animal que se cría con ánimo de lucro para la práctica de la caza recreativa.

Dejando bien sentado que el aprovechamiento del toro de lidia como especie cinegética está fuera de la legalidad, habría que preguntarse cuál sería la legislación aplicable a este supuesto. La norma básica para la protección de los animales de Andalucía exceptúa "los espectáculos y festejos debidamente autorizados con este tipo de animales", que no son el caso. En consecuencia, la explotación de toros de lidia con fines cinegéticos podría ser constitutiva, según lo dispuesto en la Ley 11/2003 de Protección de los Animales, de la Junta de Andalucía, de infracción muy grave sancionable con multa de hasta 30.000 euros y accesoriamente con:

  • Clausura temporal de las instalaciones, locales o establecimientos por un plazo de dos años.
  • Prohibición temporal para el ejercicio de actividades comerciales reguladas por dicha Ley por un plazo de dos años.
  • Decomiso de los animales.
  • Prohibición de la tenencia de animales por un período de cuatro años.

Están jugando con fuego y se van a quemar.

martes, 13 de diciembre de 2005

¡Aúpa Toroprensa!

Diario La Rioja organiza todos los años un premio a los mejores webs riojanos. Resulta que han instaurado la categoría de blogs y Toroprensa, de Espejuelo, ha quedado finalista, junto a otras tres, en el mencionado apartado.

La decisión final del vencedor es del jurado, pero se puede votar y optar a un premio de 1000 euros entre los propios votantes. Para votar, hacer clic AQUÍ

Tal y como están las cosas, no olvidéis que la victoria de un blog taurino en un concurso, y más si es un blog de la seriedad del de Espejuelo, es un triunfo de todos los aficionados y de la Fiesta.

¡¡¡ A VOTAR !!!

domingo, 11 de diciembre de 2005

Pamplona en silencio... en 1947

San FermínBien sabido es que Pamplona se convierte, en la semana de San Fermín, en un auténtico manicomio, tanto en su plaza de toros como en el resto de las numerosas manifestaciones populares en sus calles. Alrededor y a causa de sus encierros, los más famosos del mundo, miles de turistas y curiosos se agolpan durante esos días en los más inverosímiles lugares de la ciudad, alborotando ruidosamente, cantando, tocando cualquier instrumento, aunque sea improvisado, con tal de hacer un infernal estruendo que impida la tranquilidad, incluso durante las noches. En definitiva, obligando a todo el mundo a que participe de la fiesta, con la alegría y barullo desbordante que irradian especialmente las cuadrillas de mozos y peñas.

Cartel de los Sanfermines de 1947 (tomado de sanferminonline.com)Pero esto no siempre fue así. Siempre hay una excepción y es la que vamos a intentar explicar. Fue el 10 de julio de 1947. Reaparecía en la capital navarra, después de tres años de ausencia voluntaria, tras su estancia en Méjico, Manuel Rodríguez "Manolete", el maestro de máxima cotización de aquellos tiempos, sin saber que sería la última temporada de su vida, ya que, a finales del mes siguiente, el miureño Islero le esperaba en Linares...

En el cartel, por delante, Rafael Vega de los Reyes "Gitanillo de Triana" y completando la terna el joven valiente y esforzado torero tudelano Julián Marín. Los toros a lidiar en la tarde eran los murubeños de la acreditada ganadería sevillana de don Antonio Urquijo de Federico y desde la noche anterior esperaban en los corrales para comenzar el encierro correspondiente a las ocho en punto de la mañana.

'Semillero' cornea a Casimiro Heredia (tomada de www.sanfermin.com)A esa hora y con las calles abarrotadas de corredores y gente de todo tipo y edad se escuchó el chupinazo. Los toros, al inicio todos juntos, rodeados por los cabestros, comenzaron a moverse. Los corredores también. Uno de los toros, de nombre Semillero, al llegar a la curva de la calle Estafeta resbaló y cayó, quedando descolgado del resto. El toro, atendiendo a las indicaciones de los dobladores profesionales, comenzó su marcha en solitario por la calle, en dirección a la plaza. A mitad de la misma, Semillero vio a un mozo (Casimiro Heredia, pamplonés) y le embistió, corneándole con saña, sin hacer caso a los periódicos enrollados de los dobladores. Posteriormente prosiguió el recorrido y al llegar a la entrada de la plaza volvió a cornear a otro mozo (Julián Zabalza, de Villava), dejándole exánime.en el suelo, aunque finalmente el toro pudo ser conducido a los corrales. Los dos heridos fueron evacuados rápidamente al hospital, pero eran tan graves sus heridas que fallecerían en pocos minutos. La noticia de la tragedia corrió por la ciudad como un reguero de pólvora y el silencio invadió las calles. Era una ciudad extraña, en plenas fiestas de San Fermín. Los mozos de las peñas propusieron homenajear a las víctimas y se confabularon para asistir a la corrida sin hacer ruido.

'Semillero' cornea a Julián Zabalza (tomada de www.sanfermin.com)Mientras tanto, las cuadrillas de los toreros hicieron el sorteo y el diestro local Julián Marín pidió a sus compañeros que le dejasen a él al toro asesino. Como, al parecer, nadie puso pegas, quedó para ser lidiado en sexto lugar. Hay otras versiones, sin confirmar, que aseguran que "Manolete" se negó a matar ese toro, pero eso entra dentro de la "leyenda negra de los sorteos" que siempre acompañó a Camará, apoderado del califa cordobés. La corrida resultó sorprendente, pues la bulla y música brillaron por su ausencia. Sólo las palmas la rompieron en ocasiones. Los murubeños del hijo mayor de doña Carmen de Federico, en conjunto, dieron un magnífico juego, aparte de su gran presencia y poderío. "Gitanillo de Triana" estuvo muy bien con el capote toda la tarde y "Manolete" demostró ser la máxima figura del toreo, cortando las dos orejas de los toros segundo y quinto que estoqueó. Cuando al final, Julián Marín salió a enfrentarse a Semillero, toda la plaza enmudeció. El toro resultó magnífico y ayudó al triunfo del joven tudelano, que le cortó las dos orejas y el rabo. La corrida fue considerada como la mejor del ferial.

Una vez muerto el toro, las peñas comenzarían de nuevo a tocar, a cantar, a hacer ruido, en definitiva, las calles volverían a la normalidad sanferminera del estruendo. Por unas horas, Pamplona, en fiestas, fue una ciudad muerta, vacía, triste, silenciosa, de luto, por el dolor de haber perdido a dos de sus mozos. Pero eso sólo duró unas pocas horas...

sábado, 10 de diciembre de 2005

Quizz taurino en Excel

De un tiempo a esta parte se han puesto de moda en la Red unos curiosos juegos, hechos en Excel, de preguntas y respuestas sobre los más variados asuntos.

Me he entretenido en hacer uno sobre historia de la Tauromaquia y lo he colgado, comprimido en ZIP, en esta dirección. Sólo hay que guardar el fichero en nuestro PC, descomprimirlo, y atacar el juego, que pondrá a prueba tus conocimientos de toreros y ganaderías anteriores a la Guerra Civil española (1936). Debes identificar 40 imágenes de matadores de toros y 10 hierros de ganaderías de muy distinto nivel de dificultad.

A ver quién es la primera persona que me lo devuelve terminado.

miércoles, 7 de diciembre de 2005

Pedazo de fotografía (I)

Haga click en la foto para verla más grande en una ventana nuevaCasi tiene movimiento. No sé de quién es ni reconozco la plaza. El matador, de espaldas, parece Juan Belmonte; el toro se me antoja de origen vazqueño, probablemente de las ganaderías de Concha y Sierra, Trespalacios o Veragua. Me inclino por alguna de las dos primeras.
La foto refleja el remate de un pase de pecho con la mano derecha, ayudado (lástima) y, por la violencia de la embestida, muy probablemente obligadísimo, lo que constituye poderoso atenuante. Obsérvese que el toro está embistiendo "con todo"; véase su imponente trapío, su poderosa musculatura en tensión, cómo se emplea metiendo los riñones en el muletazo...
Estas fotografías de antes de la guerra le hacen a uno darse cuenta de lo que se está perdiendo con la tauromaquia light actual. Hacer lo que hacían aquellos toreros con aquellos toros es mucho más meritorio y emocionante que lo que perpetran los de ahora con animalejos descastados, manipulados y medio moribundos. ¡Qué pena!
A ver si hay suerte, y alguien puede darme algún dato más de esta impresionante fotografía.

martes, 6 de diciembre de 2005

La Constitución ampara a la Tauromaquia

Hoy es festivo en toda España, pues celebramos el XXVII aniversario de la aprobación en referéndum de la Constitución Española.
Primera página de la Constitución Española de 1978Por ello, en una bitácora taurina y en este día no viene mal recordar aquí lo que dice la Constitución Española en su Preámbulo:
La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:
[...]
Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.
[...]

O en su Artículo 46:

Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio.
O en el Artículo 48:

Los poderes públicos promoverán las condiciones para la participación libre y eficaz de la juventud en el desarrollo político, social, económico y cultural.
Por fin, como estamos de recordatorios, voy a insertar aquí algunos hechos que, en el mundo taurino, ocurrieron también un 6 de diciembre:

Nacimiento de matadores de toros:
  • 1960: Carlos Aragón Cancela en Colmenar Viejo (Madrid)
  • 1976: Antonio Losada Caro en Arlés (Francia)
Alternativas:
  • 1981: Gustavo Macías "Chiquilín" en Girardota (Colombia)
  • 1985: Fabián Alonso en Quito (Ecuador)
  • 1987: Martín Sánchez en Tampico (México)
  • 1992: Rodrigo Galguera en Querétaro (México), Pablo Salas en Lima (Perú) y Arturo Manzur en Monterrey (México)
  • 1993: Antonio Campana en Quito (Ecuador)
  • 2001: Juan Pablo Díaz en Quito (Ecuador)
Confirmaciones de alternativa:
  • 1998: Julián López "El Juli" en México
Pues eso. Muchas felicidades y suerte p'a tós.

domingo, 4 de diciembre de 2005

La alternativa de El Chiclanero

Francisco Montes 'Paquiro'Corría el año de 1842. El máximo exponente de la torería lo ostentaba, sin discusión alguna, el chiclanero Francisco Montes "Paquiro", que era contratado para sus actuaciones junto con los más afamados picadores del momento, como eran Francisco Briones (de Puerto Real, Cádiz), Juan Gallardo (de El Puerto de Santa María, Cádiz), Joaquín Coyto "Charpa" (de Sevilla) y Juan Antonio Torres (de Madrid), entre otros. Además llevaba en su cuadrilla (de banderilleros y medias espadas, haciendo méritos para aprender el oficio y quienes más adelante, con mayor o menor fortuna, intentarían llegar también a ser matadores) a personajes tales como José Calderón "Capita" (de Carmona, Sevilla), Juan Martín "Ratón" ó "Isla" (de San Fernando, Cádiz), José Redondo "Chiclanero" (de Chiclana, Cádiz) y José Usa "Gallego", Felipe Usa "Panelito" y Blas Melis "Minuto" (estos tres de Madrid). Y de todos ellos, el más destacado, ambicioso y con más ganas de llegar a superar a su maestro, era sin duda alguna José Redondo "El Chiclanero", quien por cierto sería el primero de la Historia de la Tauromaquia a quien se llegaría a apelar y conocer cariñosamente como "Joselito".

Hay pocos datos y muy confusos sobre la fecha exacta de la alternativa de José Redondo, aunque desde hacía cierto tiempo, su maestro y jefe de cuadrilla "Paquiro" le consideraba media espada y generalmente le cedía la muerte de uno o dos toros, los últimos de cada corrida. Pero esto no se tenía en cuenta en aquella época, de forma similar a lo que se pueda considerar hoy día como una alternativa efectiva y real, pues verdaderamente no actuaban como iguales en la lidia y muerte alternada de los toros de las corridas, ya que generalmente los primeros espadas sólo cedían la muerte de los toros que no les gustaban.

En ese año de 1842, se programaron cinco corridas de toros en la plaza de San Antón, en la Invicta villa de Bilbao (así se anunció en los carteles), los días 25, 26, 28, 29 y 30 de agosto, con la actuación estelar como matador de Don Francisco Montes "Paquiro" (con este tratamiento figuró en los carteles oficiales), acompañado de los compañeros toreros antes mencionados. Cada día se lidiaron ocho toros, dos a las 10 de la mañana y seis más a partir de las 3 de la tarde. Los cuarenta toros para las cinco corridas, todos de cinco años de edad, se distribuyeron así: 16 del marqués de Casa Gaviria (de Madrid y divisa encarnada), 8 de Juan Castrillón (en el cartel aparecía Castellón erróneamente, de Vejer de la Frontera, Cádiz y divisa rosa), 8 de la señora viuda de Cabrera (de Utrera, Sevilla y divisa verde y blanca), 2 de Juan Domínguez Ortiz "Barbero de Utrera" (divisa pajiza y blanca), 3 de la señora viuda de Paredes (divisa azul turquí y blanca) y 3 de Mariano Téllez (divisa dorada y blanca), las dos últimas vacadas de Colmenar Viejo, Madrid.

El 25 de agosto de 1842, primer día de corridas, "Paquiro" le cedió a "Chiclanero" la muerte de los dos últimos de la tarde, Toledano (de Gaviria) y Girón (de Castrillón), pero esto no lo consideraron los expertos como alternativa. Sin embargo, según dicen los tratadistas e historiadores, a partir del segundo día, "Paquiro" y "Chiclanero" alternaron la lidia y muerte del resto de cinqueños. Por lo tanto, se puede considerar que el viernes 26 de agosto de 1842, en la plaza de San Antón de Bilbao, Francisco Montes "Paquiro" le dio la alternativa a su paisano y discípulo José Redondo "El Chiclanero", al cederle la muerte del toro Limón, del marqués de Casa Gaviria, primer toro de la media corrida de la mañana. A partir de este momento se irían alternando para estoquear el resto de reses.

José Redondo 'El Chiclanero'Otro detalle que se conoce con certeza, pues lo citan diferentes tratadistas, es que, al parecer, en una de estas corridas, cuando "El Chiclanero" se estaba preparando para recibir a matar a uno de los toros que le correspondían, al hacerlo muy en corto, el burel se le arrancó de improviso y sin darle tiempo a esquivarle le asestó una grave cornada en el cuello, que puso en peligro su vida. Cossío, en su monumental obra "Los Toros" asegura erróneamente que eran toros navarros, pero es evidente que no fue así. La cogida de "Joselito" Redondo "El Chiclanero" obligó a que el resto de reses las tuviese que matar Montes en solitario, aunque posiblemente las últimas de cada corrida se las cedería a algunos de los otros subalternos a sus órdenes. No hemos encontrado dato alguno que nos indique con qué toro y en qué corrida se produjo este incidente aunque, al parecer, la gravedad fue menor de la temida y un par de semanas después se pudo reponer y seguiría actuando, ya como matador, ese mismo año en Tudela, Madrid y Zaragoza.

Y así, el lunes 19 de septiembre de 1842, José Redondo confirmaría su alternativa, en la plaza extramuros de la puerta de Alcalá de Madrid, aunque sin ceremonia oficial y formal. Ese día, entre el mismo "Paquiro" y él, se fueron alternando en la lidia y muerte de los seis toros, dos del marqués de Casa Gaviria, dos del Barbero de Utrera (a nombre ya de su yerno José Arias de Saavedra) y dos de Castrillón (que debutaba en Madrid y estrenó en esta ocasión también divisa encarnada y amarilla). Por su interés, reproducimos la crónica de la lidia completa que publicó "El Heraldo" del primer toro estoqueado por José Redondo "El Chiclanero" como matador en Madrid, que se corrió en segundo lugar (el primero fue para Montes, al igual que tercero y quinto):

Del Barbero (de Utrera) fue el segundo de la tarde, negro girón y casi berrendo, de buena vela, aunque un tanto corniabierto, que salió bravucón y revoltoso pero fue blando al palo después. Arrancábase de lejos al principio, mas luego quedó huido, en términos que los picadores le acosaban y perseguían hasta en los medios, sin poder hacerle abandonar la prudente reserva que había adoptado como regla de sus acciones. En cinco varas que tomó de Antonio Rodríguez "Antoñuelo" (que se estrenaba también en Madrid y sustituía a Briones, indispuesto) y cuatro de Gallardo mató al primero un caballo y después de ponerle tres pares y medio de banderillas lo despachó "El Chiclanero", artista debutante también de esta plaza, de dos a volapié cortas y otra regular, aunque todas difíciles porque el bicho no humillaba.
Añadiremos que Redondo también estoquearía los corridos en cuarto y sexto lugar (de Gaviria y Castrillón respectivamente). Y como la corrida fue muy mala, a petición del público aún se lidió un séptimo toro, de gracia, de origen desconocido, un auténtico buey de carretas, que ni embistió a capas ni hizo más que huir de todo y que fue echado a los perros. Y así terminó el estreno de "El Chiclanero" como matador en la plaza de Madrid.

sábado, 3 de diciembre de 2005

Luciano Cobaleda

Un toro de Luciano CobaledaSi el torero, militar y ganadero Luciano Cobaleda Gajate viviese cumpliría hoy 85 años, pues nació en Salamanca el 3 de diciembre de 1920. Es su faceta ganadera la que aquí nos interesa, pues como diestro no tuvo gran renombre pese a que llegó a tomar la alternativa el 1 de junio de 1947 en Barcelona, cuando Curro Caro, ejerciendo Cañitas como testigo, le cedió la muerte del toro Pajarito, de Muriel.

Luciano Cobaleda heredó en 1948 una de las ocho partes en que se dividió la ganadería de su padre, Alicio Cobaleda Marcos. Las reses eran de origen coquilla, y don Luciano decide cruzarlas en 1954 con urcolas de Eusebia Galache sin que los productos resultantes sean de su agrado. Procede, pues, a eliminarlo todo y a rehacer la ganadería en 1968 con dos sementales berrendos -uno en negro, el otro en colorado- y ochenta vacas de los hermanos Arturo y José Luis Cobaleda González, todo ello de pura procedencia Vega-Villar.

El debut madrileño de los patasblancas de Luciano Cobaleda se produce el 7 de abril de 1974. El primero de la tarde hiere de gravedad al manchego Antonio Rojas cuando lo lanceaba de capote, y le impide confirmar la alternativa, por lo que la corrida se queda en un mano a mano entre Joaquín Bernadó y Raúl Sánchez.

El 20 de abril del siguiente año vuelven a lidiarse los lucianos en Madrid por el catalán Joaquín Bernadó (vuelta en ambos), el cordobés Fernando Tortosa (aviso en su primero) y el mozambiqueño Ricardo Chibanga (vuelta en su primero). De esta corrida queda en los corrales venteños un sobrero (Batanito, nº 15, cárdeno, de 589 kilos) que sería lidiado como tal por Miguel Márquez el inmediato 13 de mayo, durante la Feria de San Isidro. El toro, pese a ser solamente bravucón, era de imponente trapío y dio un juego espectacular en el primer tercio, arrancándose de largo con mucha alegría en cuatro envites, aunque saliendo rebotado en tres de ellos. La gente, encantada con el toro, pidió que se le diese la vuelta al ruedo póstuma pero el presidente, con buen criterio, no la concedió.

El 27 de mayo de 1976 vuelven los lucianos a Madrid. La corrida fue tremebunda de juego y pavorosa de presentación; un corridón del que darían cuenta Dámaso Gómez, El Puno (que acabó en la enfermería) y Antonio Rojas. Ese día se presentó en Madrid y triunfó el rejoneador Joao Moura, aún un niño, llevando de telonero a José Joaquín Moreno Silva. El maestro Joaquín Vidal, que titulaba ¡Justicia para los modestos! su crónica de aquel histórico festejo, la comenzaba con un párrafo bellísimo que describía perfectamente lo que sentimos los aficionados que tuvimos la fortuna de estar ese día en Las Ventas:

Al final de la corrida, una conmoción recorrió los tendidos. Pienso que todos teníamos un nudo en la garganta. El toro, que ya había sido aclamado por su trapío al saltar a la arena, se resistía a morir de la estocada, su casta le aferraba a la vida, pugnaba por embestir. Antonio Rojas, que ya tenía ganado el triunfo, permanecía arrogante, junto a aquella cabeza de exposición, dos guadañas aceradas, que había sabido salvar en 30 pases de escalofrío. Entre la ovación restallante, surgió entonces de los magníficos aficionados de la andanada del 8 el clamor que ponía en lo alto la bandera de la verdad de esta fiesta y magnificaba el triunfo del torero: «iEso es un toro, eso es un toro!». Al instante, toda la plaza, ¡toda!, repetía el grito: «¡Eso es un toro, eso es un toro!». Tres matadores modestos, tres matadores que no tienen ni oportunidad de vestirse de luces, le echaron ayer el valor de salir al ruedo de Las Ventas a ponerse delante de una corrida de toros muy seria, tanto como se ha venido pidiendo; una de esas corridas de toros que, según dicen los del «bunker», no existe; una corrida de toros que ni por casualidad remota ha pasado por los corrales de la plaza en esos desfiles de reses a docenas que intentan trampear las figuras para sorprender la buena fe de aficionados, veterinarios y autoridad.
Con gran expectación de los aficionados vuelven los toros de Luciano Cobaleda a la feria de San Isidro de 1977, el 29 de mayo, con ocho toros, dos para ser rejoneados por Manuel Vidrié (oreja) y el portugués José Maldonado, que sustituía a un lesionado Lupi, y los seis restantes para ser muertos a estoque por José Fuentes, José Luis Galloso (vuelta en su primero) y Gabriel Puerta (vuelta en su segundo), que confirmó la alternativa. Otra vez Joaquín Vidal:

La del domingo pudo ser, y en muchas cosas fue, la corrida de la feria, en cuanto a la presentación y el comportamiento del ganado. Salieron los cobaledas como para dar un síncope al mismísimo Frascuelo. Toros con cuajo y hondura, pechos y culatas poderosos, y por delante, un armamento que hacía temblar el misterio. Toros de fachada antigua, escapados de las estampas de La Lidia (esa joya que nadie ha sabido igualar, aunque poder se puede, puesto que los canales de información y las artes gráficas se han perfeccionado tanto). Toros de una vez, y además, en conjunto, parejos. Seriedad en las caras, presencia pavorosa, agresividad. Y casta. Me río de tanto canto como se ha hecho a aquel hierro, y al otro, y al otro, porque tenían movilidad, aunque tres toros de aquél salían de los caballos pegando coces y los demás aceptaban las varas, los del otro se caían más o menos (más bien más), y los del otro tomaban las telas como borregos. Movilidad, casta, también genio, emoción y presencia por igual tremenda, poseyeron de sobra los correosos cobaledas de don Luciano, que además cumplían bien en varas, aunque ninguno pudo calificarse como bravo, pues cuál después de tomar un primer puyazo de largo y con entrega absoluta, en los siguientes acababa saliéndose de la suerte, cuál cabeceó el peto, cuál se quitó el palo.
Con sólo cuatro corridas y un sobrero lidiados en Madrid en cuatro años, los lucianos ya eran toros de leyenda. La afición los requiere y los profesionales no quieren verlos ni en pintura. En 1978 son anunciados para el 29 de mayo, pero la corrida es suspendida por la lluvia. El 15 de junio, en la tradicional Corrida de la Prensa, otra corrida de Luciano Cobaleda es lidiada por Gabriel de la Casa, Manolo Cortés y Gabriel Puerta. Álvaro Domecq rejonearía a uno de Torrestrella.

La corrida es terciada pero bien presentada y cornalona. Como siempre, derrocha casta a raudales. En este festejo cunde el pánico entre las cuadrillas, sobre todo tras la tremenda cogida que sufre Gabriel de la Casa al lancear de salida al cuarto. Es llevado inconsciente a la enfermería y los picadores despedazan a los tres últimos toros, que por ello se ponen a la defensiva y peligrosísimos. Joaquín Vidal acaba su crónica pidiendo tila:

Terroríficos cobaledas, duros, aunque no tan malos como resultaron por la infame lidia que se les dio. Pero, ¡atención!, vuelven el domingo. No los de ayer, que muertos, arrastrados y a estas horas seguramente en el puchero están, sino otros. Más de la misma camada. ¿Hay suficiente tila en las boticas?
En efecto, el domingo 18 de junio se lidiaron los toros de la corrida suspendida en la feria: Un toro de El Campillo para ser rejoneado por Luis Valdenebro y seis de Luciano Cobaleda para Sánchez Bejarano, El Puno y El Regio. La afición se hace cruces y no se explica todavía cómo los tres matadores lograron salir por su pie de la plaza, pues la corrida fue durísima, muy mansa, de mucho sentido e impecable presentación. El primero derribó en las dos primeras varas y desmontó al picador en la tercera; el segundo fue noble pero nada tonto; cuarto y quinto resultaron casi ilidiables y peligrosísimos, y a los dos toros de El Regio les pusieron banderillas negras... Hizo bien Vidal en solicitar tila tres días antes.

En 1979 los lucianos llegan a Madrid el 30 de septiembre. Sería la última vez. Otra corrida de pavorosa presentación con un remiendo de García Romero (6º), también terrorífico, para Julián García, Raúl Sánchez y Manuel Rodríguez (vuelta en su primero y aviso en el sexto). El talaverano Raúl Sánchez estuvo hecho un tío, como siempre, aguantando tarascadas que quitaban el hipo a los aficionados, y haciendo fácil lo que para cualquier otro matador resultaría imposible.

A partir de 1980, por problemas que no vienen al caso, el ganadero vende sus toros de mala manera, básicamente para rejones, y salda las vacas en lotes varios, hasta que pone punto final a su ganadería vendiendo el hierro y sus derechos en la UCTL a Vicente Charro en 1984.

De las ganaderías que conservan algo de sangre de los primitivos lucianos hablaremos en otro post, porque éste ha quedado muy largo.

jueves, 1 de diciembre de 2005

Exposición virtual de Michael Crouser

Ir a Campos y RuedosMichael Crouser (Minneápolis, Minnesota, 1962) es un fotógrafo estadounidense que ya expuso hace años su obra de tema taurino en el Metro de Madrid. En esta ocasión lo hace en la web Campos y Ruedos, que en su día recomendamos en esta bitácora y es la hermana mayor del blog del mismo nombre, que administra nuestro muy querido y nimeño amigo Sol y Sombra. Ahí queda el enlace para quien esté interesado en visitar una bonita y original exposición fotográfica virtual taurina.

Mecachisss...

Radio Macuto está que echa humo. Según el último boletín informativo, el funcionario policial Sánchez (alias Pajarita) ya no cruzará el Atlántico, como habíamos informado en otro post, sino que se quedará en estas tierras ibéricas para intentar llegar a ser una estrella de la televisión.

José Manuel Sánchez 'El Pajarita' (foto: archivo de burladero.com)Siempre según Radio Macuto, cuyas fuentes son de la más absoluta confianza, el mediático Pajarita habría aceptado una jugosa oferta para trabajar en Cuatro, el nuevo canal de televisión del imperio de Polanco.

Sobre la trascendencia taurina de todo esto, que es lo que aquí nos interesa, se desconoce si Sánchez pedirá la excedencia como policía en activo, o podrá compaginar su labor televisiva con la de azote de malhechores. En el primer caso suponemos que dejaría de ser presidente de la Monumental venteña, y en el segundo que seguiría apoltronado en el palco, al menos mientras le dure el programa. Tiempo tendremos para hablar de todo ello en las tertulias que nos esperan del largo y frío invierno.