lunes, 30 de enero de 2006

Vicente Pastor, el Chico de la Blusa

Vicente Pastor Durán, matador de toros madrileñoSi estuviera vivo cumpliría hoy o mañana 127 años, pues nació según prácticamente todos los autores el 30 de enero de 1879, aunque el propio torero en sus Memorias y el certificado de Bautismo aseguran que fue el 31. Dicen que por el Cáucaso hay gente que alcanza esa edad, pero en Madrid -en cuya calle de Santiago el Verde vio la luz, y donde murió el 30 de septiembre de 1966- no se dan casos tan extraordinarios de longevidad.

Vicente Pastor, apodado en sus inicios como Chiclanero y luego, hasta su alternativa el 21 de septiembre de 1902, como Chico de la Blusa, fue un auténtico ídolo en la capital del Reino, sólo comparable a lo que había sido antes Cayetano Sanz y a lo que significaron después Antonio Bienvenida y en su última época Antoñete. Antonio Díaz-Cañabate, el inefable Caña, confesaba que mientras todo el mundo era partidario de Joselito o de Belmonte, él lo era de Vicente Pastor, que ya estaba, por cierto, talludito cuando los dos monstruos sevillanos empezaban a destacar. Aunque su toreo nunca llegó a deslumbrar por su belleza, la pureza y la verdad que imprimía a las suertes que ejecutaba, su gallardía y su pundonor, calaron muy hondo en una afición poco amiga de alardes fingidos, engañosos lucimientos y ventajismos.

Como la intención de este post no es biografiar al matador madrileño sino sólo recordarle, acabaré con unas palabras que el profesor Enrique Tierno Galván decía en el prólogo a las Memorias de Vicente Pastor que publicó el Ayuntamiento de Madrid en 1980:

El toro grande fue para Pastor testimonio de que la fiesta no degenerase; como decía nuestro torero, si hay buenos toros hay buenos toreros. Es cierto, la afición se adormece y afecta a todos con toritos de ballet, pero exige más y mejor con toros que piden toreros que sepan lo que hacen y tengan corazón para hacerlo.
Cubierta de 'Mis Memorias', por Vicente Pastor, manuscrito publicado por el Ayuntamiento de Madrid en 1980

8 comentarios:

Pablo G. Mancha dijo...

¿Es cierto que a Vicente Pastor le apodaban el soldado romano?

bastonito dijo...

Algo he oído o leído alguna vez sobre eso, pero no sé por qué. Probablemente algún crítico de la época le llamaría así alguna vez y la expresión tuvo cierto éxito.

Lo que verdaderamente triunfó y ha llegado hasta nuestros días -se me olvidó mencionarlo en el post- fue el estoque de cruceta, que inventó Pastor para evitar accidentes al descabellar.

Pablo G. Mancha dijo...

Ah, yo pensaba que se impuso después de un accidente que tuvo Belmonte y que le costó la vida a un desgraciado espectador. Bastonito, nos puedes dar luz al respecto. Gracias

bastonito dijo...

Pues no, mucha luz no puedo aportar, más bien ninguna aparte de que el asunto forma parte de la tradición oral. Nunca había oído eso de Belmonte y, de todas formas, una cosa es inventar algo, y otra imponer que se use. No sé chico, a Belmonte le han adjudicado tantas cosas que...

sota dijo...

Al parecer, el llamarle "el soldado romano" era debido a que tenía unas fuertes y musculosas piernas, similares a las que al parecer tenían los soldados de las legiones romanas, que recorrían cientos de kilómetros a pie, en sus desplazamientos bélicos.

Anónimo dijo...

Hola,

No sé si Vicente Pastor nació en la Calle de Santiago el Verde, pero lo que es seguro es que murió en la casa donde vivió la mayor parte de su vida y donde tiene una placa: en la calle Embajadores nº7.

Un saludo

bastonito dijo...

Es cierto. Cuando me refería al lugar donde murió quería decir que murió en Madrid, no en la calle de Santiago el Verde. La confusión se debe a una torpeza mía de redacción, porque el azulejo de la calle de Embajadores lo conozco perfectamente. Por no hablar de la famosa crónica de Don Modesto titulada "Embajadores 9, hay ascensor"

Aurora dijo...

Hola:
Tengo una carta que Vicente Pastor escribió a mi bisabuelo justo al terminar la guerra, en el 39. La escribe en papel del Banco de España, pues como bien dice él, no tenían ni papel y cuenta con su puño y letra cómo lo pasó durante la guerra, esperanzado en que contaran con el para la corrida del domingo de Resurrección, como hacían siempre. Si hay alguien a quien pueda interesar, mi correo electrónico es asoliva25@hotmail.com.
Gracias y saludos