miércoles, 17 de mayo de 2006

Esto es ahora Madrid

Sí señores. La Monumental de Las Ventas se ha convertido en lo que han visto veintitantas mil personas de cuerpo presente, usease in situ, más unas cuantas decenas o centenares de miles a través de la televisión.

En el aspecto ganadero nunca había caído esta plaza tan bajo. Hoy han colado al público una gatada indigna que se tapaba por la cara -especialmente el lote de Serafín Marín- y completamente inválida, que debió volver enterita a los corrales. El Ilmo. Sr. D. Julio Martínez Moreno, funcionario policial en funciones de presidente, tuvo a bien devolver a los corrales a dos de los animalejos, que fueron sustituidos por otros de similar condición. Dos de los que inexplicablemente permanecieron hasta su muerte en el ruedo no fueron estoqueados, sino que se tumbaron y apuntillaron directamente -como el tercero- o descabellaron tras sufrir varios pinchazos a paso de banderillas -como el quinto-. Si esto ocurre hace muy poquito tiempo en Las Ventas, se arma la de San Quintín.

Ahora bien, que a los toreros, sus mentores y la crítica trincona, baboseante, sobrecogedora y amable-con-según-quién no se les ocurra decir que la culpa del fiasco fue de los toros, pues ellos, pobrecitos, no tienen la culpa de nada y a estas horas están descuartizados en una cámara frigorífica o incinerados -la verdad es que ni sé ni me importa lo que hacen ahora con ellos-. Resulta que hay unos señores que los crían, llamados ganaderos, que alguna responsabilidad tendrán. Otros, llamados empresarios, presentan esas reses al público para que den un espectáculo lucido. Otros, llamados toreros, exigen y escogen ese tipo de toros, y para ello pagan a apoderados y veedores. Hay unos veterinarios que reconocen el ganado e informan a una persona, denominada Presidente -encima un funcionario policial-, que lo aprueba y lo mantiene en el ruedo -o lo rechaza en raras ocasiones- bajo vaya usted a saber qué ignotos criterios.

Por fin, hablando en román paladino, hay una caterva de supuestos informadores taurinos -constituyen abrumadora mayoría- que no tienen los cojones suficientes como para denunciar el atropello de hoy y otros muchos que se producen todos los días. Son, simplemente, unos mierdas y unos cobardes incapaces de vivir fuera de las actitudes demagógicas y de los clichés que les impone el taurinismo profesional. Unos gusanos serviles con el poder y valientes con los débiles. Y eso unos cuantos que saben algo de esto, porque hay muchos que ni puta idea. ¿Se me entiende?

Imbéciles hay -no tienen otro nombre- que arremeten contra el mensajero y echan la culpa al tendido 7, el cual -dicen- ha dejado de protestar. No seré yo, que estoy en el 7 -andanada, eso sí-, me desgañito y me rompo las manos dando palmas de tango en días como hoy; lo que ocurre es que el resto de la plaza ya no responde. Los aficionados se van yendo hastiados, y lo que va quedando son cada vez más histriones y enteraos mezclados con un público fácil de aluvión, que han puesto a la Monumental de Las Ventas a un nivel muy similar al de cualquier plaza facilona de segunda categoría.

Hoy no ha habido toros, así que no me da la gana hablar de los toreros. Lo de hoy ha sido un atraco en toda regla perpetrado en las narices de la Autoridad. Dios le bendiga, Sr. Presidente. Dios les bendiga a todos, señores taurinos profesionales. Hoy, no sé si queriendo o no -permítanme que dude- han formado un equipo de chapeau.

---------------------------------------
Anexo para que el personal se dé cuenta de hasta dónde ha llegado el público de Las Ventas: Resulta que la ovación más grande de la tarde se la ha llevado el anuncio, durante la lidia del sexto, de que el Arsenal acababa de marcar un gol al Barça. No sabía dónde meterme de la vergüenza.
---------------------------------------

2 comentarios:

Pablo G. Mancha dijo...

Cien por cien de acuerdo contigo Bastonito, sobre todo en lo de la prensa trincona y lamentable.

pgmacias dijo...

Increíble, pero cierto.Tomadura de pelo en toda la regla, yo también estoy muy pero que muy cabreado. Sí, esa es la "radiografía" de lo que pasó ayer y de en qué están convirtiendo a las Ventas todos los estamentos del "taurinismo" que citas...vergonzoso y preocupante... nada que ver con la auténtica FIESTA DE LOS TOROS. Gracias por ese análisis serio y riguroso.