sábado, 27 de mayo de 2006

"No se afeita porque está prohibido"

No estaría mal algo así, ¿eh?Hace años un taurino, no recuerdo exactamente quién, tuvo la desvergüenza de decir que los cuernos de los toros no se manipulaban porque eso estaba prohibido. Por el mismo motivo se deduce que no se asesinan a tiros los toros de lidia en fincas cinegéticas.

Chapu Apaolaza, el mismo periodista amigo de La Voz de Cádiz que publicó unas declaraciones de Ángel Bohórquez a cuenta del asunto de las cacerías de toros bravos que venimos denunciando desde hace meses, ha publicado ahora una entrevista con Ignacio Huelva sobre el ya famoso tema del afeitado en Azuaga, denunciado en otro blog.

Los taurinos afeitadores son cada vez más descarados. Véase el caso de Folque de Mendoça, quien fue vetado por la Unión de Villas Taurinas de Francia por desmochar sus palhas -con análisis contradictorios positivos incluidos- y se atreve incluso a manifestar que los animales que aparecen en las fotografías no eran suyos, atentando contra la honorabilidad del fotógrafo y contra la inteligencia de los aficionados. Por lo visto, en la época de los aceleradores de neutrones, de los computadores cuánticos y de la exploración del espacio, no se puede saber si un cuerno ha sido manipulado fraudulentamente.

El afeitado es la mayor lacra de la Fiesta. El ganadero afeitador hace competencia desleal a los que se niegan al fraude; los toreros que exigen toros afeitados se ciscan en la profesionalidad de los que los torean en puntas; los empresarios que permiten que en sus plazas salgan toros afeitados, contribuyen con su silencio cómplice a que el público sea estafado, y desvirtúan un espectáculo que debería estar basado en la emoción del arte y en la del riesgo real de que un hombre pueda ser herido por una fiera.

Nos quejamos de que los políticos no hacen nada por erradicar el afeitado y otros fraudes como la droga en la Fiesta. Ni lo hacen ni lo van a hacer. La Fiesta es políticamente incorrecta, pero como tiene un amplio apoyo popular no se atreven a cargársela directamente. Así, lo que hacen es dar cuerda a los taurinos profesionales, patanes y mafiosos como ellos solos, para que se carguen el espectáculo ellos mismos a base de corruptelas y engaños como el afeitado, la droga, la supresión de la suerte de varas, etc. Cuando la fruta esté madura, caerá por su propio peso.

Nuestro apoyo inconcdicional al ganadero Ignacio Huelva, propietario de las vacadas de Pérez de la Concha, Hernández Pla, San Martín y La Gloria, las dos últimas adquiridas recientemente a los ganaderos mexicanos señores Chafik y Miaja.

1 comentario:

ventero666 dijo...

En esta feria de San Isidro, en una tarde cualquiera, mejor no damos nombres, de momento, una vecina de localidad me dice: -Mira con los prismáticos el toro que sale ahora que esta mañana ha entrado al chiquero con un pitón escobillado.
Me fijo bien y el toro estaba en puntas de los dos pitones. Pero al entrar al peto... Ay que duros son los petos.
Si se manipulan los toros en Madrid...