martes, 23 de mayo de 2006

Sí pero no

A fuer de ser sinceros, y después de haber separado el grano de la paja consultando con la almohada, hay que decir nos queda un sabor agridulce de la corrida de ayer.

La parte agria viene de la presentación de los alcurrucenes y del sobrero, intolerable salvo en el caso del quinto, que sí era un toro con toda la barba; de la equivocación de terrenos de César Rincón en su faena al primero; de que El Juli sólo cortase una oreja a un toro al que se le caían las dos; de que El Cid empieza a ser un destajista del natural...

La parte dulce viene de la disposición del colombiano toda la tarde, de su valor y de su torería con el primero, de cómo él y toda su cuadrilla aplicaron una lidia perfecta al cuarto, que era un mulo; de que la faena de muleta de El Juli al sobrero de Ana María Bohórquez -la de la oreja- tuvo pasajes muy estimables, sin olvidar que al otro le aplicó un estoconazo de aúpa; de que El Cid sigue teniendo una mano izquierda privilegiada...

Probablemente si la corrida de ayer la matan otros no hubiésemos visto tanto, pero queda una duda razonable: ¿estos tres habrían podido hacer más? Yo creo que sí. Su condición de figuras, además, nos obliga a exigírselo.

P.S.- Mi condicion de irredento rinconista me obliga a proclamar que, pechando con el peor lote, si ayer hubo alguien en Las Ventas que cargó la suerte de verdad y se puso en ese sitio donde los toros pegan las cornadas más fuertes, ése fue el maestro colombiano.

1 comentario:

J.Antonio dijo...

Bastonito de acuerdo con tus apreciaciones.
Los toros una tarde más impresentables, pero me imagino que de esto tendremos tiempo de hablar largo y tendido de la feria.
Rincón el peor lote no aprecie lo de confundir los terrenos, ya sabes los de la tele prefieren sacar las chicas guapas. Seguro que tienes razón.
El Juli podía haber reventado Madrid con su primero se conformó con la orejita, aun así creo que dio las mejores tandas de la tarde. También podía haber apurado más por el pitón izquierdo.
El Cid mucha mano izquierda pero sin torear, el sabe donde está y desde luego me parece excesiva la puerta grande.