domingo, 28 de mayo de 2006

Semidioses en Las Ventas

Una abonada decía a mitad del festejo de hoy que no sabía exactamente si lo estaba pasando muy bien o muy mal, pues había emoción, a veces miedo, a veces admiración por el valor de los de luces y por el toreo que ejecutaron cuando los toros de la doña les dejaron.

La ganadera, doña Dolores Aguirre Ybarra -por mal nombre doña Eduarda-, ha presentado una corrida en la plaza de Madrid de las que quitan el hipo por lo seria, por lo mansa, por lo complicada y por lo poderosa. Mansos de libro que han hecho de todo: barbear las tablas, cocear a los caballos, embestir de forma descompuesta, corretear sin rumbo por el ruedo, dolerse en banderillas, aquerenciarse en chiqueros, irse a morir a tablas...

Frente a tales regalitos unos héroes vestidos de luces -se exceptúan los picadores de hoy en día, que deberían vestir con mono azul y casco de plástico amarillo-, entre los que se encontraba Carlos Hombrados, quien fue prendido de manera espeluznante a la salida de un buen par de banderillas al segundo, sin que afortunadamente haya sufrido, al parecer, más lesiones que las contusiones propias de una paliza, pues en directo la cosa pareció mucho más seria.

Los matadores de hoy, según fotos de Juan Pelegrín para las-ventas.comUnos héroes, decíamos, que se pusieron delante de una corrida de toros con toda la barba, la lidiaron y mataron más que dignamente, y a mi modo de ver merecieron más premio que las ovaciones tributadas por el público. ¿Qué menos que una vuelta al ruedo? ¿Por qué ya no se dan vueltas al ruedo en Madrid? ¿Tan mezquina se ha vuelto esta plaza de Las Ventas (las fotos son de su web oficial) que niega una vuelta al ruedo a unos héroes que se han jugado de verdad la vida ante el toro-toro, y regala orejitas de plastilina a quienes se pasean jacarandosos frente a borregas inválidas? Esta no es mi plaza, que me la han cambiado.

Honor y gloria a José Ignacio Ramos, Fernando Robleño, Sergio Martínez y sus cuadrillas, exceptuando como dijimos a los picadores, y haciendo una mención especial a Carlos Hombrados: ¡Toreros!

Y mañana, la de Cuadri (acabo de encontrar por casualidad una web dedicada a la ganadería), que también promete emociones fuertes. Veremos.

2 comentarios:

ventero666 dijo...

Algún palabrero-pesebrero anoche dijo que a los toreros se les noto la falta de contratos, la costumbre de ser gladiadores del toreo y el respeto al nombre de la ganadería. Que esos mansos de Atanasio los cogen Ponce y/o el Juli y les forman un lio.
Claro que tambien digeron que el Juli se mereció las dos orejas de la borrega de Ana Mª Bohorquez

javier dijo...

¿que dijo sobre lo declarado por Ignacio Huelva?