martes, 27 de junio de 2006

Los animales no fallecen

En el María Moliner, ese Diccionario de Uso del Español que debiera estar y ser consultado en las redacciones de todos los medios de comunicación de habla hispana, lo dice muy claro:

Fallecer: Morir una persona.

Por su parte, el Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia Española, que tiene carácter normativo, dice lo siguiente:

fallecer. 'Morir'. Verbo irregular: se conjuga como agradecer. Solo es normal utilizarlo con sujeto de persona.

Últimamente he visto varios ejemplos según los cuales algunos cursilones, afectados y pretendidamente políticamente correctos redactores (y redactoras) taurinos (y taurinas) elevan a la categoría de personas a caballos (y yeguas) de rejoneo, e incluso a toros indultados. El último ejemplo es este engendro de noticia, en el que sólo falta un sentido pésame del burro (o burra) que la ha redactado a los familiares de la yegua muerta:

Los animales mueren, no fallecenNi los caballos, ni los gusanos, ni las cucarachas, ni siquiera los atunes fallecéis. Eso está reservado para las personas, ¡so mostrencos!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando se quiere a un animal no importa si esta bien dicho o no el verbo fallecer. Hay animales que se les quiere más que a las personas, ya que éstos nunca te traicionan.

Anónimo dijo...

Jajajajaa. Entonces, si dices que un gusano "ha fallecido" en vez de que "ha muerto" ¿es porque lo quieres mas? jajajajaja