viernes, 2 de junio de 2006

Porca miseria

"Sinvergüenza", "histrión", "patán", "astracán", "guarrampluzo", "cochinón", "ñáñaro", "miquimous", "histérico", "chulomierda", "robaperas", "zarrapastroso", "hortera", "macarra", "bufón", "saltimbanqui", "tuercebotas", "provocador" y cientos de calificativos más, todos incompatibles con la torería, se escucharon ayer en la plaza de Las Ventas en respuesta a los gestos de cariño, besos y abrazos que Juan José Padilla, el Ciclón de Jerez, dedicó al público de sol, especialmente al del tendido 6, con el que desde esta modesta bitácora nos solidarizamos. Esperamos que la Autoridad haya propuesto para una sanción ejemplar a Juan José Padilla, el Ciclón de Jerez, y que ésta no se quede en agua de borrajas. Asimismo confiamos en que la Comunidad de Madrid, en uso legítimo de sus atribuciones, vete cualquier cartel de la plaza de Las Ventas en el que sea incluido ese individuo.

López Chaves con el pavoroso sexto de la tardeLo verdaderamente importante de este festejo fue el descomunal patinazo de la ganadería de Adolfo Martín, quien presentó una corrida irreprochable de trapío pero prácticamente vacía de contenido, mansota en general, rayando con el descastamiento, parada y demasiado justita de fuerzas. Hay que fastidiarse, qué ingrato es este mundo. Hace justo un mes, el 2 de mayo, Adolfo tocaba la gloria después de que Mulillero, hermano de los de ayer, escribiera con su magnífico juego una de las páginas más brillantes de la historia de Las Ventas. Hoy, sin embargo, estará sumido en la pena y en la frustración. Venga, a no desanimarse y a seguir trabajando, que en esa casa hay afición y se necesitan ganaderías de este tipo.

Ferrera, animoso y bullidor, se justificó e hizo todo lo que pudo para que la tarde no acabase de hundirse. López Chaves anduvo por allí, lo que no es poco.

Hoy tenemos los toros de Victorino Martín para Luis Francisco Esplá, Luis Miguel Encabo y El Cid. Un cartelazo. Victorino y Victorino habrán pasado una de las mejores noches de su vida, descargados de presión y durmiendo a pierna suelta. Que les aproveche, pues en un año, por lo menos, no les bajarán los precios de la mercancía, a no ser que den un petardo como el de ayer, lo cual es bastante improbable pero en absoluto imposible.

3 comentarios:

ventero666 dijo...

Esperemos que la autoridad tome las medidas oportunas después de lo de ayer. ¡AH NO! Si la autoridad fué una de las culpables por permitir que se simulara la suerte de varas.
Entonces esperemos que la empresa no vuelva a contratar a ... ¡AH NO! que a la empresa le da igual sus clientes mientras que sigan pagando.
A ver si por lo menos la cominidad no permite nunca más un cartel en el que esté anunciado... ¡AH NO! si la comunidad nunca se opone a ningún cartel por lamentable que sea mientras sigan teniendo su pase de callejón.
Creo que solo nos queda que Padilla, uno de los personajes más perjudiciales para este espectaculo, tenga un poco de vergüenza y no vuelva a Madrid ¡AH NO! Si vergüenza no ha tenido jamás.

AntonioJose dijo...

Lo de Padilla fue incomprensible, además de presentarse disfrazado del ratón mickey faltó completamente al respeto al público.
Y también propongo que a los energumenos que arrojen almohadillas al ruedo no se les dejase volver a entrar a una plaza de toros, es de animales.

pgmacias dijo...

No comparto el calificativo de "petardo" a los "adolfos". Sí decepción en parte por lo sucedido el día 2 de mayo. Del innombrable nada más que decir, como Javier de "toro,torero y afición" pues que no se le de ese protagonismo, aunque sea del malo...no comparto actitudes como las de tirar almohadillas pero a los "animales" como alguien denomina a quienes las arrojaron, no está mal porque no debemos olvidar nuestro origen biológico, no se les debe provocar pues pueden sacar esa animalidad, la irracional, que es de todo punto reprochable ya que no se debe caer en provocaciones...la provocación del innombrable debió ser la de la emoción que se debe intentar... toreando.