domingo, 25 de junio de 2006

Recortadores ayer en Las Ventas

Pincha en la foto para verla más grande
No estuvo mal el festejo de recortes que se celebró ayer en Las Ventas, pero:
  • La hora era nefasta y ello, unido a la subida de precios, se notó en la poca afluencia de público. En estas fechas caniculares lo ideal para este tipo de festejos es celebrarlos en la noche del viernes o el sábado con unos precios razonables, para que pueda ir toda la familia.
  • Hubo demasiados concursantes. Cinco recortadores por toro son muchos, sobre todo si los morlacos salen reservones.
  • Las Ventas es la primera plaza del mundo y hay que presentar mejor el ganado. Algunos de los tulios eran auténticas sardinas y, lo que es peor, sospechosos de haber sido vilmente mutiladas sus defensas.
  • Hubo gente con bombos, tambores y hasta megáfonos que en ocasiones hicieron insoportable el festejo. Una cosa es ir a animar a los del pueblo de uno, y otra reventar el festejo. Como la organización no arregle este tipo de cosas, la gente dejará de ir.
  • Los que retransmiten el festejo por megafonía podrían abstenerse de dar opiniones personales de lo que acontece y limitarse a decir quién entra al toro en cada momento y lo que ha hecho.
  • El torilero vestido de luces no pega ni con loctite en un festejo de recortadores.
  • A ver si la organización compra de una vez una mesa con ruedas o similar para la entrega de trofeos, porque lo que hacen actualmente, con las borriquetas y el tablón, queda demasiado cutre. También es cutre, además de hortera, el diseño de los trofeos. ¿No pueden encargar algo original? Los que dan parece que los compran en un chino.
  • Por fin, hubo cierto tufillo mafioso en el espectáculo, que ha perdido gran parte de la frescura que tenía en sus primeras ediciones.

No hay comentarios: