martes, 1 de agosto de 2006

Fomento de la afición

A los políticos, a los empresarios taurinos y a sus corifeos se les llena la boca con eso del fomento de la afición, una expresión que salida de su garganta o pluma suena a demagogia barata. Nos la hemos encontrado por última vez en el nuevo pliego de condiciones para la cesión de la explotación de la plaza de toros de Las Ventas, publicado en el BOCAM del pasado sábado, y en la políticamente correcta nota de prensa que el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid ha distribuido, siendo casi literalmente copiada por los medios de comunicación de la Red sin citar la fuente. Para eso que pongan un enlace.

Digo yo, y creo que digo bien, que los abonos para jóvenes, por sí solos, no son suficientes. Nadie, ni aunque sea joven (que no es sinónimo de tonto), acude una y otra vez a un espectáculo plúmbeo por muy barato que resulte. Por eso, para fomentar la afición a la Fiesta hay que programar carteles combinando toros y toreros de una forma que resulte interesante para el público, ofreciéndose garantías de que el espectáculo no va a ser un tostón como viene ocurriendo en casi todos los festejos.

Hace falta un espectáculo íntegro y emocionante, pues eso es lo que lleva al público a una plaza como la de Madrid fuera de feria. Si los políticos quieren fomentar la afición a la Fiesta, que obliguen en los pliegos a que los carteles fuera de los abonos cautivos de San Isidro y Otoño sean realmente atractivos. Y, por supuesto, que se publiciten correcta y ampliamente, pues no vale que nos enteremos sólo unos cuantos aficionados y las agencias de viaje que llevan japoneses a la plaza.

Parece mentira y no debería ser de recibo ni para el Centro de Asuntos Taurinos ni para los empresarios, que con los aproximadamente seis millones de habitantes que tiene la Comunidad de Madrid, sin contar a los turistas y a los aficionados que se desplazan desde otras comunidades autónomas, no se sea capaz de llenar fuera de feria la plaza de Las Ventas, que no llega a las veinticuatro mil localidades de asiento. Es una vergüenza.

2 comentarios:

ventero666 dijo...

El mayor fomento de la afición que se puede hacer es que salga el toro con casta y con trapio.

Fernando dijo...

A mi me parece que el abono para jovenes es una buena medida y que la comunidad de madrid ha hecho lo que tenia que hacer.
Ya solo nos faltaba que los politicos se pusieran a hacer carteles taurinos y organizar corridas. La empresa taurina se juega los cuartos, y si no sabe hacer bien las cosas acaba perdiendo dinero.