jueves, 31 de agosto de 2006

Tiempos modernos

Nos cuenta en su blog el amigo Pablo García-Mancha que Juan José Padilla, amante últimamente de esos detalles añejos consistentes en combinar monteras antiguas con bodis y esquijamas de luces, cedió ayer, en Calahorra, la muerte de un pavoroso morlaco de Dolores Aguirre al banderillero José Soto, que había practicado una lidia apoteósica mientras el jefe de filas se inhibía. El jerezano que se parece a Fermín Bohórquez ha querido volver a tener un detalle de torería antigua que la gente no ha sabido apreciar, pues parece que le tiraban y llamaban de todo. Gracias, Pablo, que estas cosas si no te las leemos a ti no se las leemos a nadie. Lean, lean, porque la noticia (en dos posts) no tiene desperdicio:

No hay comentarios: