viernes, 29 de septiembre de 2006

Los borricos de Cadalso

Cabeza de uno de los novillos lidiados en Cadalso de los VidriosLa novillada del 17 de septiembre en Cadalso de los Vidrios sigue coleando, y no porque el presidente del festejo estuviese en el palco bebiendo y con evidentes muestras de intoxicación etílica, ni porque devolviese un novillo antirreglamentariamente a los corrales, ni porque se le olvidase dar los tres avisos a un novillero y al final sonasen todos seguidos, ni porque saliesen tres animales con los pitones como brochas, ni siquiera porque saltase del palco uno de los asesores para agredir a un señor del público que increpaba a la presidencia, teniendo que interponerse un miembro de la Guardia Civil para que la cosa no fuese a mayores. Tampoco colea porque los pitones en cuestión no hayan sido enviados a analizar, ni porque las cuadrillas no estuviesen completas, ni porque se cayesen del cartel dos novilleros, ni porque el festejo durase casi cuatro horas, ni porque los de Protección Civil tuviesen que alumbrar con linternas las escaleras de los vomitorios para que el público pudiese abandonar la plaza de noche, con un novillo en el ruedo.

No. El festejo sigue coleando porque a Carlos Crespo, a quien no conozco de nada, escribió un artículo en su blog, reproducido en varios medios electrónicos, en el que, igual que nosotros, denunciaba algunas de las irregularidades cometidas.

Parece que algunas personas, concejales incluso, le han amenazado e "invitado" a no volver por el pueblo. De entrada, quien no va a volver a dejarse su dinero por allí soy yo, y pienso hacer todo lo posible para que se sepa lo burros que son algunos personajes de Cadalso de los Vidrios.

En segundo lugar quiero mostrar aquí mi más absoluta solidaridad con Carlos Crespo en este desagradable asunto, denunciado a través de este artículo:

No hay comentarios: