miércoles, 27 de septiembre de 2006

Un libro taurino gratis

La tertulia o el pro y el contra de las fiestas de torosHe encontrado en la utilidad de búsqueda de libros de Google la obra cuya portada ilustra este post. Se trata de "La tertulia, ó El pro y el contra de las fiestas de toros", de un autor anónimo. Se puede descargar un facsímil gratuito en PDF del libro completo, que a primera vista parece bastante interesante.

La obra está dedicada "al Señor Pedro Romero, natural de Ronda, principal torero y matador de España, y primera espada de la plaza de Madrid", por lo cual colijo que la balanza de la polémica anunciada en el título caerá al final del lado de la Tauromaquia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no soy taurino. Nunca he asistido a una plaza de toros, pero cuando lo dan por TV los veo. Nadie tiene la obligación de que le gusten los toros o cualquier otra cosa, pero me ponen enfermo los inquisidores que en mi tierra, Barcelona, se oponen a que otros vayan, a que a otros sí les guste. La cuestión es muy simple: libertad. Quien no quiera ir no será arrastrado a la plaza, quien no quiera verlo por TV que use el mando a distancia y cambie de cabnal, pero dejen en paz a los que sí consideran los toros parte de sus vida. Los toros, de alguna manera están presentes en nuestra cultura occidental, desde Creata, Grecia, por lo menos. Ya digo, no soy aficionado, pero no me siento incómodo cuando los dan por TV, los veo y paso un buen rato, aunque no entiendo. ¿Pero el arte hay que entenderlo? No sé interpretar una sinfonía, pero sé si me gusta; no sé de pintura, pero me extasio ante un cuadro de Goya o Velázquez. ¿Hace falta más? Dejen en paz y libertad a los que piensan diferente.

Anónimo dijo...

Coincido con la opinión anterior. Cada quien tiene derecho a elegir sus aficiones y presenciarlas. lo mas terrible es critica algo sin conocimiento de causa. A mi en particular me gustan las corridas de toros. Yo las considero un arte en toda la extensión de la palabra. Yo pienso que si se debe entender el toreo para apreciarlo, pero tambien hay que sentirlo. Bien por las personas que se dan la oportunidad de presencias las corridas sin prejuicios. Respeto a los aficionados que asisten y respetan aunque no sepan mucho de toros. poco a poco se va aprendiendo. Arriba la Fiesta Brava.

Emilio Roldán Hernández dijo...

Muchas gracias por colgar el libro. Voy a echarle un ojo. Un saludo.