sábado, 3 de febrero de 2007

Divide y vencerás

Cayo Julio CésarFue Cayo Julio César quien pronunció por primera vez esta famosa frase que, tomada en su sentido literal, es una verdad como un castillo de grande. Dos mil años después, se ha convertido también en el nombre de una acreditada técnica de diseño de algoritmos y de resolución de problemas, pero esa es otra historia.

En el ámbito taurino madrileño, el último ejemplo del divide et vinces latino fue la reunión que se celebró ayer entre la Plataforma de Aficionados y el Centro de Asuntos Taurinos (CAT). El encuentro estaba programado desde hace semanas, y los representantes de las cinco agrupaciones de aficionados que iban a acudir habían solicitado del CAT que les tuviese preparada una copia de la oferta ganadora del último concurso, para así poder seguir durante la temporada los incumplimientos que pudiesen producirse por parte de Taurodelta.

En el probable caso de que los señores Gómez Ballesteros y Martín Marín no accediesen a entregar la documentación -que debe ser pública por motivos evidentes de defensa de los derechos del que paga su entrada, que si desconoce la oferta ganadora no sabe lo que puede exigir-, los cinco aficionados se habían juramentado para levantarse y marcharse de la reunión.

La documentación no apareció, y sólo se levantaron de la mesa y se marcharon los representantes de dos de las agrupaciones de aficionados -Asociación El Toro de Madrid y Peña Taurina El 7-, quedándose sentaditos allí los flamantes presidentes del Club Taurino de Madrid -Sr. De la Chica-, Unión de Abonados de Madrid -Sr. Penna-, y Casa de Córdoba de Madrid -Sr. Mendiondo o como se llame-. Muchas gracias a los tres en nombre de los aficionados decentes. Estarán ustedes orgullosos de habernos dejado a todos con el culo al aire a cambio de nada. ¡Vaya tropa!

-------
NOTA: Lo dicho en este post está rectificado en este otro:

No hay comentarios: