jueves, 22 de febrero de 2007

¿Opiniones personales?

Cuando una persona dirige un ministerio del Gobierno y dice cosas en una rueda de prensa convocada oficialmente, los ciudadanos hemos de entender que todas esas manifestaciones tienen también carácter oficial, pues lo contrario implicaría admitir que un cargo público puede ser utilizado por quien lo desempeña para difundir posturas personales o privadas.

Cristina Narbona Ruiz, ministra de Medio AmbienteLas reiteradas y torticeras alusiones de la ministra Narbona Ruiz a la Fiesta, apoyadas en datos inverosímiles como se han encargado ya de demostrar otras bitácoras, deben, pues, considerarse oficiales, al no haber sido desautorizadas por ningún representante del Gobierno de mayor rango. Sobre ellas me gustaría saber, como ciudadano y como contribuyente aficionado a los toros, lo que opinan los ministros del Gobierno y los consejeros de Comunidades Autónomas que mantienen competencias en materia taurina, y que son los de Cultura, Interior, Turismo y Agricultura. ¿Cómo se han digerido en esos departamentos las declaraciones de Cristina Narbona? ¿Alguien ha dicho a la hija de Francisco Narbona que limite sus manifestaciones oficiales a los asuntos de su competencia, y que deje sus muy respetables opiniones personales sobre la Fiesta para la barra del bar y las conversaciones privadas?

Probablemente no lo sabremos jamás pues, como los taurinos profesionales, los políticos -da igual su orientación- se suelen tapar los unos a los otros. Sin embargo el daño, por pequeño que pueda ser, ya está hecho y, tacita a tacita, entre los desmanes internos del espectáculo taurino y los ataques externos de quienes debieran proteger su integridad, la Fiesta está cada día más herida, quién sabe si de muerte.

No hay comentarios: