sábado, 24 de marzo de 2007

Hoka Hey!

Indio norteamericanoLa expresión que titula este post, usada por varias tribus indígenas de Norteamérica como saludo y como grito de guerra, significa literalmente "hoy es un buen día para morir." Si buscamos Hoka Hey en Google obtenemos un resultado de aproximadamente 45.000 entradas, la mayoría de ellas correspondientes a grupos de música alternativa, sitios místicos, ecologistas, históricos y antisistema.

Geográficamente más cerca de nosotros, el 22 de junio de 1866 se sublevaron, alzando en armas a la tropa, los sargentos de los tres regimientos de artillería que había en el madrileño Cuartel de San Gil, leales al general Prim, que se encontraba huido en Francia. Se adelantaron así los suboficiales a otro levantamiento de la guarnición de Madrid, previsto por el mismo general para el siguiente día 26.

El General Leopoldo O'DonnellTras los primeros combates callejeros -cito a Matilde Latorre en el número 8 (marzo-abril de 2007) de Madrid Histórico-, se presentaron ante el general O'Donnell, entonces presidente del Gobierno, "numerosos jefes y oficiales, entre ellos el general Serrano, que fue recibido por O'Donnell con la siguiente frase: - Hoy es un buen día para morir por la reina -, respondida con la más acertada: - No. El de triunfar por la Patria. "

Ignoro si O'Donnell era aficionado, como Alejandro Talavante, a las historias de samurais pero, dada su condición de militar decimonónico y de ilustrado, supongo que sabría algo más sobre aquellos señores japoneses y sobre los guerreros nativos norteamericanos que el torero. Sin embargo, no hay que olvidar que los militares se parecen a los toreros en que a ambos el valor se les supone y que, en mayor o menor grado, la grandilocuencia y la fanfarronería suelen -a veces incluso deben- ser inherentes al ejercicio de las dos profesiones.

Alejandro Talavante (Foto: Juan Pelegrín)Talavante, en la entrevista publicada en ABC, hablaba como O'Donnell en el ejemplo anterior, y a mí me gustaría que actuase el Domingo de Resurrección en Las Ventas de acuerdo con lo que contestó el general Serrano, es decir, dispuesto a triunfar a cualquier precio para mayor gloria de la Fiesta y de sí mismo.

Estoy seguro de que el Hoka Hey! de Alejandro Talavante ha vendido muchas entradas. La frase es tan facilona y efectista como un par de banderillas al violín, pero también estoy convencido de que el torero se cree a pies juntillas lo que ha dicho, es decir, que no fanfarronea, porque Antonio Corbacho es único para mentalizar a sus pupilos en determinados valores de la tauromaquia clásica hoy casi olvidados, como la vergüenza torera.

No te dejes matar, Alejandro, pero que parezca que estás dispuesto a ello toreando como mandan los cánones a un toro de verdad. Y nosotros que lo veamos.

No hay comentarios: