sábado, 19 de mayo de 2007

Sobre el festejo de ayer y la Puerta de Madrid

Como cientos de personas, me largué de la plaza acalorado y hastiado tras la muerte del cuarto. Luego, por lo visto, a Castella le regalaron dos orejas, así que me ahorré la paliza de Abellán en el quinto y el cabreo del sexto.

Impresiones de dos aficionados sobre el festejo:

No hay comentarios: