jueves, 10 de mayo de 2007

Y mañana más de lo mismo

Nada tiene importancia si no hay toroToros feos, bastorros, inválidos, descastados y atontolinados, con un presidente haciendo el Tancredo en el palco y unos matadores palizas que no se han enterado todavía de que en Madrid, con ese tipo de ganado, hay que estar breve porque de nada sirve intentarlo moler a derechazos. Aun así, como no hubo toros, no debo hablar de los toreros, ya que nada de lo que hicieron tuvo la más mínima importancia. A la máxima de Urko me remito (me temo que la voy a estar repitiendo durante toda la feria). Dios bendiga a Taurodelta, al Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid y al taurinismo profesional en general.

Y mañana el hijo, el novio y el ex-novio de la hija. Sólo faltan en el cartel los toros del papá o de la mamá, que han cambiado por una corrida de Lagunajanda, primos hermanos de las ruinas de hoy. Que vaya su señora madre a soportar semejante peñazo. Yo no vuelvo hasta el domingo, por si a alguno de los de Escolar le da por acordarse de su estirpe.

No hay comentarios: