jueves, 7 de junio de 2007

¡Adiós, Madrid!

La famosa exclamación de El Tato cuando le cortaron la pierna es lo único que se me ocurre como reacción a lo que hemos visto esta tarde en Las Ventas.

Señor Hernández (don Domingo), señores Juli, Castella y Talavante, señores Choperitas, señores isidros, a ver si se enteran de una vez de que

Nada tiene importancia si no hay TORO Manifiesto de los Aficionados por una Fiesta Íntegra, Auténtica y Justa

3 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Bastonito, me he puesto a ver la corrida por televisión y solo he podido aguantar hasta el tercero.
En la vida he visto tanto destoreo a unos carretones invalidos, que se los podian llevar de copas.
Esto es impresentable.
En fin un abrazo.

dealvaro dijo...

¡Qué asco y qué verguenza!

No se podría hablar de nada de lo que, hipotéticamente hubiera sucedido en el ruedo. Ayer no había toros de lidia en Las Ventas. Para colmo, se destoreó en todas las faenas.

Gran pérdida de crédito de los tres pastores de ovejas que ayer pasaron por Madrid.

manon dijo...

Julito, Castellita y Talavantito, los tres colosos que iban a dirimirse el cetro del toreo. ¡JA!

Qué forma de destrozar la ilusión de la gente. Luego dirán aquello de "no hubo suerte con el ganado", "no pudo ser, los tres lo pusimos todo". ¡Y un huevo.

Con haber repasado los resultados de la ilustre ganadería escogida en Madrid en los últimos años habría bastado para que el más tonto de los profesionales hubiera desechado la corrida si lo que se pretendía era una batalla seria y real. Ahora, si venían a otra cosa, entonces la corrida era, sin duda, la ideal.