jueves, 21 de junio de 2007

La auténtica torería

José y JuanA la vista de la segunda retirada de Morante tras actuar frente a seis toros en Madrid; examinada la cuidadísima y mediática reaparición del torero de las galaxias; vista la novillada de Fernando Pereira Palha celebrada recientemente en Zaragoza, viene bien recordar a mucha gente una anécdota como la que sigue, aunque esté ya muy trillada:

Siendo José Gómez "Gallito" un novillero de gran cartel, coincidió con Juan Belmonte, que empezaba, en un tentadero. "Joselito" toreó a una novilla y, cuando llegó su turno, el trianero se fue a ella.

- Por ahí no, muchacho, que te va a coger- le advirtió José

Juan no hizo caso y resultó volteado. Insistió y sufrió otro revolcón. Volvió a la cara de la vaca y, por fin, logró hacerla pasar. Cuando terminó se dirigió a "Gallito":

- Yo ya sabía que por ahí me iba a coger, pero la gracia del asunto estaba en torearla precisamente en ese terreno.


Y es que la torería no tiene nada que ver con el papel cuché, ni tampoco con instrumentar bellísimos lances a una cucaracha bobalicona y medio tullida. Consiste en utilizar con valor, conocimiento y, si es posible, arte, los muy contrastados recursos que ofrece la tauromaquia para resolver las dificultades que presenta la lidia de una fiera, cuya obligación no es colaborar con el torero sino todo lo contrario. Ahí radica la única verdad de la Fiesta, porque de ahí nace la emoción. Otra cosa podrá ser plásticamente muy bella, constituirá un espectáculo apto para espíritus sensibles, ignorantes y políticamente correctos, mas tendrá un mérito muy inferior.

Habrá quien me tachará de salvaje, pero me da igual. El hecho de que para salvar el negocio taurino haya que cargarse los fundamentos de la tauromaquia, básicamente devaluando al toro y cantando las supuestas excelencias de quienes no son capaces de lidiarlo en su integridad, es algo que me subleva y que no admito. Como aficionado prefiero que desaparezca.

5 comentarios:

Tony dijo...

Bastonito, solo decirte: ¡Bien coño bien, mecaguen la puñeta bien. Haber si se van enterando de lo que "es bueno para la fiesta".

manon dijo...

Pues tienes, como casi siempre, mucha razón. Lo malo es que de todos los que tienen infuencia directa en este negocio (digo, en la fiesta) no creo que haya más de un 1% que esté de acuerdo contigo. Eso nos lleva a considerar histórica y enorme la actuación de Morante en Madrid y ha hacer de la reaparición de José Tomás lo más importante del año taurino, allá mandangas lo que suceda en el ruedo. Si encima se adereza con unas pocas orejas para él y otras más para sus invitados, mejor que mejor.

Cárdeno dijo...

Antes que su desaparición, prefiero que haya en las Ferias importantes un 50% de Toros íntegros y el resto de “lo” demás.
Ya me gustaría que fuese el 100%, pero…, somos cuatro y el de la guitarra, y el “negocio” tiene que continuar.
Ojala los carteles fueran “compensados” pero no lo son y poquito a poquito tenemos que luchar para que así lo sean, con los medios a nuestra disposición.
Es posible que me echen de Madrid, de Barcelona ya me echaron hace tiempo,... pero de los Toros, no.

Salud y suerte.

Cárdeno.

dealvaro dijo...

La chapita lo dice bien clarito. Si no hay toro delante, todo lo que se haga no tiene ni la más minima importancia.

El que quiera plasticidad y arrebato que vaya al ballet o a un espectáculo de Joaquín Cortés.

David dijo...

Desde un punto de vista de aficionado, no creo que nadie cuestione la integridad del toro. Deberia ser así en todos los sentidos. Pero desde hace ya tiempo la corrida de toros, se encaminó a una corrida torerista, en la que gusta mas un baile que una lucha de poder a poder.