jueves, 12 de julio de 2007

Con mucha ilusión y una mosca tras la oreja

Ir a la página de la ADAC Se agradece que Javier nos desee en su bitácora un buen viaje a todos los que nos desplazaremos este fin de semana a Céret. Muchos somos fijos; otros, como el Comando Graná, fueron por primera vez el año pasado y repiten; por fin, Begoña y Javier llevan tanto tiempo escuchándonos hablar de las cosas que pasan en esa plaza que han decidido estrenarse este año. En total me ha tocado reservar nada menos que once abonos para las amistades, además de billetes de avión, coches de alquiler y hoteles.

Sin embargo cuanta más ilusión, más miedo, sobre todo si tenemos en cuenta las vicisitudes ganaderas de un año en el que no se han podido contratar corridas de zonas afectadas por la lengua azul ni tampoco de ganaderías que careciesen de determinadas certificaciones sanitarias. De ahí la caída del cartel de los toros de Rekagorri, y la certeza de que Céret de Toros '2007 será una feria atípica, con el consiguiente mosqueo (no cabreo) generalizado (no unánime) de la afición, pues las tradicionales sorpresas ganaderas del ciclo se reducirán esta vez, si acaso, a la novillada de Zaballos.

Lo que más merecerá la pena será ver de nuevo a los amigos ceretanos, escuchar los comentarios y observar las caras de quienes van por primera vez, pues por muy malo que pueda ser el resultado artístico de los festejos, lo cual está por ver, quienes se estrenan en Céret suelen pasarse el fin de semana boquiabiertos y admirados de que aún existan plazas en el mundo en las que mandan los aficionados, el toro es lo primero, y encima son rentables y no cuentan con subvenciones públicas de ninguna clase.

A la vuelta os contaré.

1 comentario:

Cárdeno dijo...

Cuenta, cuenta....

(Envidia sana).

Salud y suerte.

Cárdeno.