viernes, 27 de julio de 2007

Contestando a Marcelo

El último de los excelentes artículos que ha publicado Marcelo Fortín en El Chofre finaliza con la manifestación de "la curiosidad morbosa de calcular cuánto tiempo nos queda"

Quizá pueda ayudarte, querido amigo, con la extrapolación hacia adelante de los resultados de la serie de encuestas que Gallup (hoy Investiga), viene realizando desde 1971 sobre el interés de los españoles por las corridas de toros. Estos resultados, difundidos hasta la saciedad por el activismo antitaurino, han sido ninguneados por los taurinos profesionales en una suerte de táctica del avestruz muy propia de ellos.

Extrapolación a 30 años de la serie de resultados de las encuestas de Gallup sobre el interés de los españoles por las corridas de toros

En el gráfico no he hecho otra cosa que dibujar una línea de tendencia a 30 años sobre los puntos que reflejan los resultados obtenidos por Gallup/Investiga en sus encuestas. En color fucsia figura el porcentaje de personas a quienes las corridas de toros no interesan lo más mínimo; en color azul está el de aquellos que manifestaron estar algo interesados o muy interesados por ellas.

Como verás, en los 35 años que van desde 1971 hasta 2006 los interesados por las corridas de toros han pasado del 55% al 28%, mientras que los que pasan de ellas han subido del 43% al 72%. Es importante destacar, por un lado, que entre los primeros sólo hay un 7% que se define como "muy interesado", es decir, como aficionado, y por otra parte que no es lo mismo pasar que estar en contra. Sin embargo está claro que quien pasa no compra una entrada de toros, y que quien está solamente "algo interesado" probablemente la comprará nada más que en las fiestas de su pueblo.

La pregunta del millón es: ¿cuál es el procentaje de "muy interesados" o "algo interesados" necesario para que sea rentable organizar corridas de toros? No lo sé, pero estoy seguro de que el 10% que marca la línea de tendencia en 2028 es insuficiente. Me temo que, si las cosas siguen así, en España no nos quedan mucho más allá de veinte años con corridas de toros. Otra cosa son los festejos taurinos populares, en los que la gente se implica mucho más y hay una afición creciente producida por esa emoción que dimana del riesgo.

Por supuesto que las tendencias pueden romperse, pero para ello se necesitan unas medidas que los taurinos profesionales y los políticos se niegan a promover. Los primeros, por falta de imaginación, y los segundos porque no están interesados en meterse en jardines taurinos que pueden restarles muchos votos.

¿Podemos cambiar la tendencia entre todos? Con espectáculos como el de Ávila, desde luego que no, ni con mamoneos, ni con medias tintas. Señores taurinos profesionales: el futuro de la Fiesta no está en esos chavales que están matriculándose llenos de ilusión en las escuelas taurinas sin saber (¡pobrecitos!) que, si todo sigue igual, aprenderán un oficio por el que serán tildados de asesinos poco antes de irse al paro; está en la honradez, en la verdad y en la emoción del toro íntegro.

Y lo peor de todo es que los muy golfos lo saben, pero su posición es la de que el que venga detrás, que arree.

5 comentarios:

Opsen dijo...

Gracias, querido Bastonito. Espero que no nos tilden de agoreros o derrotistas, porque ya sabes que los espectadores de toros tienen la tendencia a matar al mensajero, como cuando nos dicen que venimos a la plaza dispuestos a no encontrar nada bueno. En fin, ojalá que la historia nos desmienta y surja algo que cambie la tendencia a la baja, pero lo veo chungo.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Muy bueno y oportuno bastonito y por desgracia no es más que pura REALIDAD.
Un abrazo
Pgmacias

Juan Ayala dijo...

Lamentablemente, esta tendencia no creo que remonte; la única esperanza que tengo es que llegue un momento que se estabilice. El toro tiene mala prensa, captar aficionados que no lo sean por tradición familiar será cada vez más difícil

Solysombra dijo...

Existe una encuesta parecida con el futball por ejemplo ?

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices.
Es una pena que la actitud del "profesionalismo" taurino sea la de un ciego que no quiere ver la realidad a la que apuntan las sucesivas encuestas de Gallup, siempre acaban diciendo "todavía somos cerca de 12 millones", en lugar de preocuparse de porque está descendiendo el interés por la Fiesta.