martes, 24 de julio de 2007

Sobre ciertos comentarios

De la movida madrileña de los 80 ("¡al loro y a colocarse!", decía el viejo profesor Tierno) emergieron genialidades que hoy día siguen dando bastante guerra en el campo de la música, la literatura, el cine o las artes plásticas. Por el lado más indeseable, la movida dejó también algunos damnificados, ora muertos por la sobredosis o las enfermedades de transmisión sexual, ora vivos pero con las conexiones neuronales en rompan filas. Mi respeto y considerado recuerdo para todos ellos, algunos de los cuales pululan en los ambientes del taurineo.

Todo esto viene a cuento porque uno puede ser comprensivo y paciente, pero no imbécil. Una cosa es el respeto, y otra muy distinta tener que aguantar ciertas paranoias e intentos de provocación de caducos personajes que siguen estancados en los 80. Últimamente se están recibiendo comentarios en esta bitácora que no se publican por varias razones que, concurriendo juntas o por separado, pueden resumirse en que son insultantes para mí o para mis amistades, me buscan las vueltas desde el punto de vista personal, provienen de gente anónima y/o expresan ideas antitaurinas.

Puestos a utilizar su propio cinismo, les diría que para intentar aliviar en la medida de lo posible a los paranoicos están sus familias y amistades, las instituciones sanitarias públicas, las ONG's y las medidas cautelares que dictan los jueces. Para todo ello un servidor paga sus impuestos y marca la casilla de asignación de cantidades a organizaciones de interés social.

Ya tengo bastante con mis problemas, así que continuaré con la política de moderación de comentarios en esta bitácora consistente en aceptar casi todos y rechazar los que me dé la gana, sin más explicaciones. Curiosamente los calumniadores suelen llamar censores a quienes no les permiten explayarse a gusto, pero en la blogosfera lo tienen muy fácil: monten su propia bitácora y no utilicen las de los demás para sus batallas personales.

Vale tíos/as, ya os he hecho caso un rato, no molestéis más porque no os publicaré ni un solo comentario, ni volveré a hablar de vosotros/as.

5 comentarios:

batialai dijo...

Mi total solidaridad, yo también he tenido que padecer a esa clase de gentuza, mi completo apoyo y la certeza de que estás haciendo lo correcto.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Siento que esos impresentables te hagan tomar esa medida pero no hay más remedio ante tanto cabroncete "anónimo". Mi solidaridad y un abrazo
Pgmacias

Pablo G. Mancha dijo...

Como siempre, cuentas con mi solidaridad y mi admiración

Rober dijo...

A mí, además de insultarme y demás lindezas, me amenazaron con "denunciarme" ante blogger para incluirme entre las páginas con contenidos de dudosa reputación.

Me descojono.

lupimon dijo...

Mira Bastonito, el refranero popular es muy sabio. Mi comentario le hago con unos refranes:

Rebuznos de asno, no llegan al cielo.
A palabras necias, oídos sordos.
Habló el buey y … ¡dijo muuu …!.
No ofende quien quiere, sino quien puede.
Hablar con boca prestada, sabe bien y no cuesta nada.

Pero si siguen insistiendo, me permito aconsejarte que les contestes con estas perlas:

Insistir al que es porfiado, es llover sobre mojado.
Calma piojo, que el peine llega.