domingo, 12 de agosto de 2007

¿Cuántas veces?

Siempre me lo he preguntado: ¿cuántas veces entran los toros en los cajones de curas a lo largo de su vida? ¿Qué trauma supone para ellos ser inmovilizados en un cajón mientras les hacen todo tipo de cosas?

Los de las fotos que nos enseña Agustín Hervás en su bitácora han entrado al cajón, al menos, dos veces más que los demás: una para que les pongan las fundas en los cuernos, y otra para que se las quiten.

No hay comentarios: