lunes, 17 de septiembre de 2007

¡Albricias y zapatetas!, o los amores de Manon

El novillo 'Vencejo', de Torres GallegoPor fin vimos una novillada de verdad en Las Ventas. Se trataba de uno de esos festejos del "Ocho Naciones", anunciados en la cartelería y el billetaje como de promoción: otra falacia de la empresa, pues nunca se han considerado como de promoción los festejos en los que se anuncia a un joven que ya ha hecho seis paseíllos en la Monumental Plaza México y ha matado sesenta novilladas picadas, a otro que lleva más de setenta con los del castoreño, y a un tercero que roza la cincuentena de festejos.

Entrando al fondo del asunto el caso es que, desde el primer momento, el mexicano Octavio García El Payo puso la plaza a revientacalderas con la inestimable colaboración de unos novillos de Torres Gallego que, aun siendo de diferentes hechuras y condiciones, tuvieron como rasgos comunes la buena presentación y la casta. El Payo entró a quites siempre que tuvo oportunidad, y los ejecutó con desigual fortuna pero con una variedad muy de agradecer en estos tiempos de plúmbeo pegapasismo monocorde. Como estuvo toda la tarde en novillero valeroso, la plaza le premió con una vuelta al ruedo en el primero, una oreja del cuarto, y una ovación de despedida en el que mató por Alberto Lamelas.

Yo no sé si Manon se había enamorado del segundo novillo o de la preciosa foto que le sacó en los corrales, y que ilustra este post. En todo caso fue un amor correspondido porque Vencejo, cárdeno arromerado y botinero, hizo buenas las expectativas de su enamorado fotógrafo y resultó ser un maravilloso animal de los que no se olvidan en mucho tiempo. Su codiciosa embestida, su fiereza y su noble comportamiento cuando se le hacían bien las cosas no decayeron en toda la lidia, que por otro lado fue nefasta. Alberto Lamelas, empujado por la actuación anterior de El Payo, estuvo valiente pero no consiguió hacerse con el animal y sufrió una cornada en la boca cuando finalizaba la faena entrando a matar.

El tercero en discordia, el rondeño Salvador García, hizo con valor todo lo que sabe, que es bien poco. Intenta imitar a Enrique Ponce, pero no le salen bien ni las trampas. Debiera haber sacado más jugo a los dos nobles novillos que le tocaron en suerte.

En resumen: El Payo y la ganadería de Torres Gallego salieron reforzados de su comparecencia venteña, Alberto Lamelas no perdió cartel y de Salvador García ya no se acuerda nadie en Madrid. Así son la Fiesta y esta plaza que, pese a quien pese, sigue dando y quitando.

Entramos en el coso hablando de las oportunistas declaraciones de Sabina y Serrat (no olvidemos que de lo que se trata es de vender discos), y salimos hablando de toros como hacía mucho tiempo que no ocurría. ¡Qué placer!

Nota 1: Un buen artículo de Xavier González Fisher repasa las actuaciones de novilleros mexicanos que triunfaron en Las Ventas en los últimos 50 años.

Nota 2 (sobre "lo otro"): Ni un torero es mejor porque un cantante le dedique unas letras, ya sean sonetos o coplas de pie quebrado, ni un trovador es más grande porque un matador le brinde una faena. Obviemos la mercadotecnia, no saquemos las cosas de quicio ni seamos borregos, y juzguemos a ambos por lo que hacen, respectivamente, con el toro y con la música. Igual nos percatamos de que alguno hasta se arrastra.

7 comentarios:

manon dijo...

¿Desde cuando se dedica este blog a la prensa rosa? No está bien ir aireando por ahí los asuntos del corazón de uno.

Pero es que era tan guapo.

Juan Ayala dijo...

Sobre las declaraciones de Sabina, y dejando claro que soy sabinero y tomista - creo que de los que leen este blog, seré de los pocos -, hay más toreros aparte de Jose Tomás. Y lo de los últimos discos de Sabina, pues eso, que siendo fan desde hace muchos años no quiero hacer sangre, pero vamos....

bastonito dijo...

Yo soy sabinero de la primera época, igual que tomasista. De Sabina ya no espero nada bueno ni novedoso, pero con Tomás aún albergo ilusiones de verle ponerse frente a toros de verdad en plazas serias.

Dicen que lo de esta temporada es de entrenamiento (entrenamientos a millón y con reventa: lo nunca visto). Yo no me lo creo, pero como aficionado le daré un poco de cancha y le espero en Madrid. No sé qué me impulsa a barruntar que se anunciará en San Isidro, y que poco antes ocurrirá alguna cosa que le impedirá hacer el paseíllo...

Juan Ayala dijo...

Sería grande ver a Tomás con toros más serios y en Las Ventas; también es cierto que muchos toreros no se ponen donde se pone Tomás ni con toros serios ni con toritos, ni siquiera cuando les echan gatos..

bastonito dijo...

En el sitio de Tomás se puso anteayer ese novillero mexicano apodado El Payo, que nos dejó con la boca abierta. Se conoce que es de la escuela tomasista (algo tendrá que ver su mentor, Juan Cubero), pero sin dinero ni gloria... aún.

Anónimo dijo...

Cuando hay algo que merece la pena, siempre nos enteramos. Me gustaría vivir en Madrid solo para aburrirme en los Toros todas las semanas. ¡Que gozada!.
Fabad

ventero666 dijo...

Sí, hay lectores de este blog Sabineros.
¿José Tomás? ¿era un buen torero que se retiró en el año 2000 y posteriormente están usando su nombre para una campaña de publicidad?
Ojalá vuelva ese José Tomás sin misticismo y sin legión de aduladores que la rían sus espantadas y le aplaudan sus trapazos.
Eso es lo que hace falta a este espectáculo, toreros de verdad con TOROS de verdad no profetas, dioses , místicos, marcianos.
Hay que ser muy críticos con él y exigirle lo que ha demostrado que sabe hacer.