domingo, 7 de octubre de 2007

Relatividad taurina

Betialai, una vez más, da en el clavo:

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Más razón que un santo. Extraosdinario post. Alguno ya se ha arrancado como una fiera.. y luego nos llamarán integristas a los demás. Cada cual que saque sus propias conclusiones.

dealvaro dijo...

Ante todo debe primar la libertad de expresión y opinión. Gracias a Dios estamos en el 2007. Lo que no entiendo es la indignación que ha producido tal post y, sobre todo, tales videos.

bastonito dijo...

Además se está planteando la cosa como si hubiese dos bandos irreconciliables en la blogosfera taurina (que no es lo mismo que la afición, sino una parte de ella, no lo olvidemos).

Con estas cosas uno se da cuenta de que al final el trabajo rastrero, el de los submarinos, es el que acaba dividiendo a los aficionados a base de maledicencias y calumnias. ¿Y para qué? Esto es lo peor: nada más que para alimentar el ego o los deseos de venganza psico-genito-personales de uno o dos chiflados (presuntos "enteraos") mientras el taurinismo se descojona, y los cobardes que manejan a los orates se tapan tras ellos y sus burradas.

Si los aficionados no podemos tener diferencias de criterio y discutir de toros con vehemencia sin que nos falten al respeto, apaga y vámonos.

Anónimo dijo...

Lo que esta en los videos esta en los videos, osea ocurrio y son bastante amplios para pensar que si pasaron otras cosas fueron dentro del contexto que muestran los videos y no estos los que estan fuera de contexto.

Ademas los toros fueron los mismos durante toda la faena, lo que eran es incuestionable, todo lo demas que se diga es hacer volar palomas.

El que suelta las palomas sabra porque lo hace, pero no vale la pena calentarse por ello siempre los ha habido y los habra.

dealvaro dijo...

Me entristece bastante ver tal enfrentamiento entre aficionados tan legitimados como Tony, Chapu y Pablo...la verdad, no lo entiendo.

Coño, discutamos en buena lid y con argumentos.

bastonito dijo...

Exacto. Los tres son magníficos aficionados, y los tres son imprescindibles. Otros podremos ser superfluos, torpes y hasta pesados, pero ellos no.