martes, 22 de abril de 2008

Lo que faltaba: ahora cerbatanas en los ruedos

A través de Malaka me entero de unas declaraciones de Juan José Zaldívar Ortega, veterinario y zootécnico andaluz que, en resumen, viene a sostener que a los toros que tardan en entrar a los corrales cuando son devueltos hay que dormirles con un dardo disparado con cerbatana. Las declaraciones traen causa del tiempo que tardó en salir del ruedo un miura en la pasada Feria de Abril sevillana.

Me gustaría contestar al señor Zaldívar que toda la vida, desde que se prohibió la utilización de la media luna, cuando un toro se ha negado a entrar a los corrales ha sido apuntillado desde un burladero, o muerto a estoque por el matador a quien en principio le había correspondido, o en última instancia por el director de lidia. No ha sido nunca obligatorio hacerlo, pero se hacía por profesionalidad, por vergüenza torera y por deferencia con el público, que no tiene por qué aguantar una tediosa espera.

Cuando la seguridad de los toreros prima sobre cualquier otra consideración, la Fiesta se derrumba. Esto no es cuestión de normas escritas y aquí no hay reglamentos que valgan, señor veterinario, porque a este respecto manda la tradición.

¡Vaya espectáculo lamentable ver narcotizar a un toro en el ruedo! ¿Y además de veterinario es usted aficionado, señor Zaldívar?

4 comentarios:

ventero666 dijo...

¿Y van a contratar cerbataneros profesionales o regalaran escudos con las entradas de barrera y contrabarrera?

dealvaro dijo...

Yo, para amodorrar al Miura, le hubiera puesto un pilón con varios litros de fino. Estando en Sevilla...

fernando dijo...

Me imagino al tal Zaldibar a lo Robin Hood.
Madre mia...

Anónimo dijo...

Si no me equivoco, Zaldívar es un veterinario que en cierta ocasión curó a un toro que se había fracturado una pata. Lo tuvo escayolado un tiempo y una vez curado lo toreó Paquirri y le cortó el rabo. Es un hombre que experimentó mucho con Toros. Puedo buscar mas detalles, aunque no se si vale la pena. Hace unos años estuvo dando una conferencia en Granada. Un poco iluminado...
Paco Abad.