jueves, 8 de mayo de 2008

Un atropello indignante

Seis muchachos se tiraron al ruedo de Las Ventas el pasado domingo, con dos cojones, para pedir la abolición de un espectáculo que consideran bárbaro y cruel. Y como la policía tardó demasiado tiempo en desalojar a la multitud invasora, el delegado de la autoridad ha sido cesado fulminantemente de su cargo. Eso de exigir responsabilidades a quienes desempeñan defectuosamente las obligaciones de su cargo está muy bien.

Uno de la Martelilla pleno de pujanzaHoy los veterinarios y el presidente señor Gómez han aprobado en el reconocimiento a seis toreznos impresentables de Martelilla, y luego han mantenido a cinco en el ruedo pese a sus evidentes claudicaciones y a las contínuas protestas del público. Sin embargo no los van a cesar, aunque con esos bichos asquerosos, febles animalejos exentos de trapío derrumbándose por el albero venteño, el espectáculo es una salvajada y los antitaurinos se cargan de razón. Si los toros no tienen presencia, ni fuerza, ni casta, y un funcionario los mantiene en el ruedo, debe ser cesado de inmediato por hacer el juego, aunque sea inconscientemente, a los antitaurinos, lo mismo que el delegado del domingo anterior.

La corrida de hoy, por tanto, una mierda. Cuando salen malas y se han puesto todos los medios para que el espectáculo sea digno no hay nada que decir, pero en ésta es evidente que hubo negligencias, cuando no dolo. La culpa fue del ganadero por criar esa especie de ladillas con cuernos (algunos sospechosamente romos, encima), del empresario por comprar semejante género, y de los veterinarios y el presidente por aprobarlo y por mantenerlo en el ruedo. Pero ya verás como aparece algún gilipollas y/o trincón echando la culpa al público que protestaba por el atropello.

Nota: Edito el post para ilustrarlo con una imagen tomada por Lupimon de la "lidia" del primero. No nos imaginábamos que eso era nada más que una muestra del desastre.

5 comentarios:

dealvaro dijo...

Vaya colección de raspas descastadas nos hemos tenido que tragar.

¿Cuánto habrá costado este cartel?

Indignante.

Sánchez-López dijo...

No tiene ni vergüenza ni amor propio. Dan asco.

Anónimo dijo...

¿que quieres decir decir con incoscientemente?.

cortinar

bastonito dijo...

Con "inconscientemente" quiero decir eso mismo. Porque si las tropelías se hubiesen cometido a conciencia sería muy grave y, aunque no soy jurista, supongo que entrarían de lleno en el ámbito del Código Penal.

Anónimo dijo...

Esto está hecho con "alevosía y premeditación"...como se puede aprobar esto, dejarlo que se "mantenga" en el ruedo aunque sea por los suelos y seguir formando parte de los equipos presidenciales...es una pasada total.
Pgmacias