viernes, 6 de junio de 2008

Reencuentros en la Tercera Fase

El ambiente que ayer se respiraba en Las Ventas antes de la corrida era bastante espesito, y se desbordó durante los toros de José Tomás. Daba igual lo que hiciera, si el toro era un perrillo o no, si los engaños salían enganchados o si toreaba fuera de cacho y metiendo el pico. Lo mismo daba si salía trompicado de la suerte o si la espada caía un poco baja, y hubiera sido lo mismo si José Tomás hubiese dado el salto de la rana: había que sacar a José Tomás en hombros, y si era cortando un rabo mejor. Hasta en el programa oficial, que ya es el colmo, se hacía una subliminal invitación a que el público pidiese el rabo.

Desde los tiempos del nefasto Benítez no se veía un ambiente así en Las Ventas, con la diferencia de que a éste le van a dar un rabo cualquier día y El Cordobés no consiguió cortarlo. Ni siquiera en 1991, el año de las cuatro puertas grandes consecutivas del gran César Rincón, la gente estaba tan histérica.

Esto de las cuatro orejas en Madrid va a traer graves consecuencias para mucha gente. Así, a bote pronto, se me ocurren algunas cosas:
  1. Los empresarios, rendidos a los pies de José Tomás, van a tener que pagarle a partir de ahora lo que pida, y eso rebajará los honorarios de los demás compañeros.
  2. Los toreros, en fila india detrás de José Tomás, se pelearán por ser sus teloneros para poder repartirse las migajas del pastel.
  3. Los ganaderos bajarán aún más, si cabe, el trapío y la casta de los toros para que se los mate el galáctico.
  4. Los públicos, abducidos e ignorantes como el de ayer, pagarán lo que sea con tal de ver a José Tomás.
Y todo ello, como en los tiempos de Benítez.

Se me aducirá que José Tomás no es Benítez, que el madrileño torea mejor que el cordobés, pero eso, además de discutible (como casi todo), sería hablar de toros. Algo que ayer, en Madrid, nos interesaba a una docena escasa de personas, y que hoy aún no puedo hacer en la blogosfera, tal es el estado de excitación tomasista que se percibe incluso en bitácoras de personas que no estuvieron en Las Ventas.

Dejemos que todo se relaje, que las aguas vuelvan a su cauce, y podremos hablar de verdad de lo que pasó ayer, sin histerismos y sin cursilería, que hay que ver cómo se están poniendo algunos últimamente.

José Tomás da la vuelta al ruedo tras cortar dos orejas en MadridFoto: Lupimon

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Jo, Martín, que llevo desde anoche esperando tu reflexión sobre "lo acontecido". Por lo que dices me parece que no es tanto.
Un abrazo.
Paco Abad

bastonito dijo...

Desde luego no fue para cuatro orejas, Paco. No había visto nunca a la gente tan histérica en una plaza, de verdad. Eran turbas que daban miedo, y eso antes de que José Tomás se abriese de capa.

Anónimo dijo...

tienes razon,ademas en la segunda tanda del primer toro,el torero miro de reojo al callejon,ademas cuando fue a matar al quinto toro,el torero tosio.
esto es insoportable,no se puede ser figura del toreo haciendo tales cosas,se me olvidaba,el primer toro de JT,parecia afeitado y el segundo de JT,tenia el rabo muy corto.
vamos a dejarlo,para que hablar,
si ya no quedan aficionados

cortinar

bastonito dijo...

Aún no hemos empezado a hablar de lo que hizo JT. Nos hemos limitado a hablar del ambiente, y el comentario anterior de Cortinar es un ejemplo evidente de cómo está el patio.

Rober dijo...

Martín, la faena al segundo son dos orejas, aún a pesar de la espada, que cayó desprendida.
Olvidandonos de los despojos, hubo tandas con la izquierda muy de verdad, ligando y de mano baja.

Un abrazo.

bastonito dijo...

Yo diría que una en su primero por imperativo legal, y las dos del otro. Lo mismo que nos ha comentado esta mañana el propio presidente de ayer, Sr. Muñoz Infante. Lo que pasa es que -y esto es de mi cosecha- en el primero se acojonó. Porque si la faena del primero era de dos orejas, ¿la del otro era de dos y rabo? ¿Quizá de pata? Me ratifico en que lo de ayer fue una locura colectiva.

Anónimo dijo...

¡señores,hay que disfrutar de los acontecimientos¡

cortinar

bastonito dijo...

Sí, Cortinar, pero se puede disfrutar sin sacar las cosas de quicio.

Anónimo dijo...

Ayer la afición y el palco de Las Ventas establecieron un listón para otorgar las dos orejas. A partir de ahora, cuando un torero lancee con limpieza a un toro de lidia, cuando cite de largo con la muleta, dando el medio pecho al toro, cruzándose y vaciando la embestida detrás de la cadera, cuando en los naturales agarre el estaquillador por el centro, cuando lleve a cabo una faena bien estructurada, cuando gane la pelea a un toro que no sea boyante y mate en los medios, ejecutando correctamente la suerte, hundiendo el acero en el hoyo de las agujas, ¿qué le vamos a dar? porque el rabo va a ser poco ante tanta diferencia con lo que vimos ayer. Si queremos ser justos con ese torero, habremos de darle las patas del toro y Las Ventas quedará a la altura de una plaza de pueblo, que es adonde ha ido a parar arrastrada por la misma histeria que en otro tiempo elevó a mitos del toreo a El Cordobés y a Ojeda.
Jlacuña

varetazo dijo...

Mireusté, si tiene la suficiente edad, memoria, o una buena biblioteca de toros se habrá sonrojado con el criterio con el que se han concedido los rabos en Madrid desde los de Belmonte con sus beceritos desmochados pasando por Marcial, Curro Caro, Garza, Corrochano..., hasta, ejem, sí, ése, Palomo Linares. Lo de Tomás comparado con todo eso es
sublime.

bastonito dijo...

Diga usted que sí, Varetazo, que aquí lo importante es que a JT le den un rabo como sea.

kaparra dijo...

Bastonito,siempre quedaran las gayumbadas de Dolores Aguirre,los que se enfrentan a ellas y los que disfrutan viendolas.

Anónimo dijo...

Hola Martín, igual el día 15 lo consiguen, porque como dice Beti la casquería de Mary Puri está nuevamente abierta y viene con OFERTÓN...triste que se esté a este nivel de histeria colectiva que impide como bien dices HABLAR DE TOROS.
Un abrazo
Pgmacias

Callao dijo...

A la distancia suena muy exagerado un triunfo así, sin embargo como que ya se esperaba... ya lo decía Navalón:“... este torero es un pecado de idolatría de unos espectadores que van a la plaza convencidos que están viendo el súmmum del arte de torear”.

Y parece increíble que le celebren tanto si por ejemplo Antoñete que se retiró en 1975, regresá cinco o seis años después y a la cuarta corrida fue a Madrid o Antonio Ordóñez se retiró en 1962, regresa dos años después y su tercera corrida ya estaba en Madrid. ¿No es para que, por el contrario, la plaza le "reclamara" comparecer casi un año después de su regreso?

En México era de dar tristeza como hasta en el único diario que hace crítica, se rendía ciego a JT...hasta que la afición de Guadalajara no le toleró la becerrada que esocgió, y hasta emtonces empezaron empezaron a escucharse voces con sentido crítico y no meramente fiestero.

laopcionb dijo...

Sobre lo del rabo, Martín, hoy sábado hay en El Mundo un artículo de Rubén Amón que va esa línea de empezar a reclamarlo.

bastonito dijo...

Sí, ya lo he visto. He escaneado el titular de la pieza de Rubén Amón para ilustrar el post de hoy. Muchas gracias, maestro.