domingo, 15 de junio de 2008

Llegó la hora y se acabó la chanza

Presencia policial en los alrededores de Las Ventas una hora antes de que se abriesen hoy las taquillasSon las siete de la tarde del quince de junio, y finaliza aquí el culebrón o, mejor dicho, el gusanito del F.I.T. y del L.O.F.I.T. que se me ocurrió iniciar hace solamente tres días para matar la espera con un poquito de humor, y que cierto personal se ha tomado tan en serio. Lo siento por ellos. Dejo programado este post para que se envíe a la blogosfera en el momento exacto, igual que hice con los anteriores porque, evidentemente, a esta hora estoy en la Monumental de Las Ventas.

A partir de ahora ya no hay pitorreo que valga. Según reza el cartel, habrá seis toros en el ruedo y tres toreros. Toros y toreros que deberían ser juzgados en virtud de las condiciones de sus respectivos oponentes, y eso es lo que hoy nos tememos que no ocurrirá. En efecto, el ambiente está enrarecido por el contínuo bombardeo de noticias, reportajes e informaciones absolutamente parciales, dirigidas por una parte a vender libros, y por otra a encumbrar a un torero que, cortando un rabo en Madrid, pasaría a ser el mandón absoluto de una Fiesta devaluada y muy poco necesitada de dictaduras que la hundan aún más.

Ciertamente voy a la plaza con la mosca detrás de la oreja, es decir, con el espíritu crítico que nunca debe abandonar a un aficionado, y menos aún si se ha formado en la Monumental venteña. Ello no quiere decir que si sale el toro íntegro de casta, poder y trapío, y José Tomás lo lidia con valor y con verdad como en sus buenos tiempos de antes de la retirada, no vaya yo a aplaudirle como antaño, incluso más que los que hoy han pagado las entradas a millón y se romperán las manos para justificar el desembolso.

Esta mañana, sobre las nueve, pasé por delante de la plaza de toros, y la fila de personas que había esperando a conseguir una entrada era larguísima. Además había media docena de coches de las policías Nacional y Local apostados frente a las taquillas (véanse la foto y el vídeo cutre que hice con el móvil), a los que había que sumar otros vehículos municipales de limpieza. No sé si habrá habido algún altercado de orden público cuando la inmensa mayoría de personas que llevaban horas haciendo cola inocentemente se hayan quedado sin billete.

video

En todo caso la suerte está echada, y en este momento tres matadores y sus cuadrillas hacen el paseíllo en la plaza de Madrid. Suerte para todos (principalmente para el público que paga, no faltaba más), y a ver si la Autoridad no vuelve a pifiarla.

No hay comentarios: