miércoles, 4 de junio de 2008

Lo que hay es mucho taurino listo, y ya está bien

Don Julio Martínez, colaborador durante años de don Juan Lamarca en el callejón venteño y sucesor suyo en el palco cuando fue cesado por faltar al respeto gravemente a los aficionados, ha heredado algunas cosas de su ex-jefe, y todas malas. Por ejemplo la actitud de chulesca y provocadora incompetencia que exhibió, aprobando primero en el reconocimiento junto a los ¿veterinarios?, y después desde el palco manteniendo en el ruedo a unos animalejos impresentables, anovillados, pequeñajos pero regordíos, de indecorosas y más que sospechosas defensas, feos y cojitrancos, no aptos para la lidia ni siquiera en una plaza de carros: carne de matadero a precio de toro para Madrid.

El primeroDicen que se desecharon diez toros de Domingo Hernández antes de dar con los tres que se lidiaron, así que me gustaría saber cómo eran los rechazados; quizá unos especímenes rarísimos, por lo diminutos y contrahechos, a tenor de lo que se aprobó. Los tres remiendos de Peñajara mejoraban bastante lo de los garcichicos y tontigrandes que abrieron el festejo, lo que no era nada difícil, pero aún así les faltaba cuajo y andaban muy justitos de fuerza. Ya se sabe lo que pasa cuando vienen las figuras.

A Julito Aparicio sólo le aplaudimos en su reaparición, tras la cornada del 23 de marzo, una docenita escasa de aficionados desde las andanadas. El resto del público no entendía qué ovacionábamos, porque desconocía que en Madrid era tradición, hasta hace bien poco, sacar a saludar a los matadores de toros o novillos que reaparecían en Las Ventas tras ser heridos en esta plaza. La Fiesta se nutre de estos detalles pero, claro, antes había muchos más aficionados que se acordaban de las cosas. Se los van cargando, y cada vez hay más publico ignorante y orejero, que es lo que quieren los taurinos profesionales con el beneplácito de los políticos.

A Julito -seguimos- le salió un primer toro impresentable, el más indecoroso de la corrida, que en el último tercio embestía al paso con una nobleza que daba asco de puro dulzona. Tan pastueño era el torezno, tan debilucho y de tan poca presencia, que los naturales que Aparicio le enjaretaba no tenían ningún eco en los tendidos; en realidad el madrileño estaba toreando de salón. Con el otro toro, el anovillado y encastadito animal de Peñajara que hizo cuarto, estuvo ciertamente aperreado, porque en una primera serie de muletazos con la derecha le dio sitio y el toro, que era noble, casi se lo come con patatas. Optó por un toreo más en corto, y ahí se acabó la faena. De la labor de Aparicio hay que destacar, sobre todo, las verónicas que dio a sus dos oponentes.

El segundoJulián López, El Juli, presunta figura del toreo cuyos veedores estarán encantados de haberse conocido y cobrarán sus correspondientes comisiones, dio un petardo de antología, y van tres este año en Madrid. Que medite y se lo haga mirar, porque con su retozón primero -que sólo quería jugar- estuvo mal, pero mucho peor fue lo del otro, cuya nobleza era casi de triunfo grande.

En cuanto a Castella, en el sexto hizo una faena aseadita que ya le hemos visto mil veces. Ya le está quedando largo el numerito seudotremendista, sobre todo cuando lo perpetra con animales de la nobleza de ese toro, que pedía a gritos toreo de verdad. Si no llega a fallar con la espada se habrían producido otra vez los indeseables efectos del síndrome del sexto toro, ya que el cada vez más ignorante público de Madrid presentaba todos los síntomas y estaba deseando regalar una orejita a alguien.

El terceroEso sí, la corrida no llegó a las dos horas, así que nadie se llegó a cortar las venas. Cualquier día alguno se quema a lo bonzo y se lanza ardiendo, en señal de protesta, desde la andanada. Ya no es que el espectáculo sea insufrible, es que nos atracan, nos atropellan y nos toman por tontos; y aunque un poco sí debemos serlo, alguien habrá con mayor responsabilidad en el desastre de ayer, ¿no?

Las fotos de los toros -primero, segundo y tercero respectivamente-, como siempre, de Lupimon

No hay comentarios: