sábado, 7 de junio de 2008

Perera resucita en Madrid con un faenón

Bernardina de PereraCuando casi nadie daba ya un duro por Miguel Ángel Perera en esta plaza, el extremeño se sacó de la manga la que probablemente haya sido la mejor faena de muleta de esta temporada en Madrid, y me importa un bledo lo que digan todos los istas y anti-istas, que estos días andan hipersensibles, faltones y especialmente revolucionados, cuando no desquiciados del todo.

Haciendo un ejercicio comparativo y crítico de las faenas de muleta a cada uno de sus respectivos segundos oponentes, que es lo que le pide el cuerpo al aficionado que intenta ser imparcial, creo que la de Perera es superior a la de José Tomás por lo maciza, por lo coherente y por su sujeción a los cánones de la tauromaquia clásica. Además la estocada del extremeño fue mejor Pidiendo un rabo para José Tomásque la del de Galapagar, y si comparamos los adornos y los alardes de toreo accesorio ambas faenas quedan parejas: escalofriantes estatuarios de José Tomás frente a unas no menos impactantes bernardinas de Perera. Los toros eran de similar bobalicona condición, y hay una cosa en la que sí diferían ambas actuaciones: mientras el galáctico José Tomás nadaba a favor de una histriónica corriente que no se ha calmado aún (hoy en El Mundo Rubén Amón dice sin disimulo que hay que conceder a José Tomás un rabo en Madrid), Miguel Ángel Perera partía de cero, lo que da al extremeño un plus de mérito.

Otro extremeño, ese proyecto de clon de José Tomás llamado Alejandro Talavante, cortó una oreja ciertamente benévola a su primero y se cerró solito la puerta grande al no terminar de acoplarse con la sositonta babosa que salió en sexto lugar y que se lo puso a modo. En cuanto a El Cid esta vez no mató bien pero sí con relativa brevedad, signo inequívoco de que el resto de su actuación no fue demasiado afortunada.

La foto de la bernardina de Perera es de Lupimon

2 comentarios:

Cerra dijo...

Buenas tardes Bastonito,estoy de acuerdo con tu cronica pero solo un breve apunte, esa faena estuvo hecha a un toro sin trapio alguno para la plaza de Madrid, y un simulacro de varas como en casi toda la feria, y eso es lo triste de verdad para reflexionar.

Un saludo, y enhorabuena por tu Taurofilia.
Te invito a visitar mi Blog que hoy inaguro.
http://andanadadel7.blogspot.com

bastonito dijo...

Tienes toda la razón en que la suerte de varas fue un simulacro y en que el toro no tenía trapío suficiente. Sobre la primera cuestión, sinceramente, uno se harta de decir siempre lo mismo, y por lo general doy por sentado que no hubo suerte de varas, porque cuando la hay lo digo. En cuanto al trapío ahí está la foto, que no ofrece dudas. Enhorabuena por tu bitácora, y que dure.