lunes, 8 de septiembre de 2008

Una novillada de las que hacen afición

Moreno Muñoz es herido de gravedad entrando a matar al tercero. Foto: Juan Pelegrín¡Quién le iba a decir a Valentín Mingo, después de escuchar tres avisos y dejarse a su primer novillo vivo, que al final del festejo le iban a seleccionar para participar en la final del trofeo "Ocho Naciones"! Un curioso trofeo éste que lleva dos años organizando chapuceramente la empresa irregularmente adjudicataria de Las Ventas, con novillos que parecen toros, y con novilleros que parecen becerristas aunque pasen de los veinticinco años.

La novillada de José Joaquín Moreno de Silva, bien presentada, salió dura, correosa, difícil y pidiendo el carné de torero a todos los actuantes, fueran jefes de cuadrilla, picadores o banderilleros. La casta verdadera es lo que tiene: exige técnica a los lidiadores, produce la emoción imprescindible para que un festejo taurino pueda considerarse espectáculo, y propicia triunfos grandes a quienes saben sortear con lucimiento los peligros de la lidia. Pues bien, aunque ninguno de los seis saltillos que saltaron al ruedo venteño fue bravo, los hubo que metieron los riñones en alguna vara, otros persiguieron en banderillas, y todos llegaron nobles al último tercio, incluso con boyantía en algunos casos. Todos murieron en el tercio o en los medios con la boca cerrada y pidiendo guerra, pese a los intentos de llevarlos a tablas por parte de las cuadrillas.

Con el material citado debían justificar sus aptitudes tres novilleros, seis picadores y nueve banderilleros; dieciocho profesionales que, con alguna excepción, naufragaron ante el torrente de casta y de poder que salió por los chiqueros. No se vio aptitud en ninguno de los actuantes, y en el caso de los de plata ni siquiera actitud. La afición se pasó el festejo gritándoles que se apartasen de los burladeros, que se pusiesen al quite y que estuviesen atentos a la lidia. Lo que estaban era hasta las trancas sin hacer nada para disimularlo.

Ahora dirán que el ganado "no sirvió" o, como decía el inefable Íñigo Crespo en Radio Nacional anoche, que tuvo "mucho peligro". El ganado de casta tiene peligro, señor Crespo, y sí sirve, señores profesionales, siempre que se dominen los rudimentos de la profesión. Los que no sirven son ustedes, unos acostumbrados a trapacear, a medio banderillear y a no picar a inofensivos animalejos bodegueros, y el otro harto de jalear a quienes los muelen a derechazos y los rematan con infames estocadas bajas.

Valentín Mingo, decíamos, se dejó a su primero vivo, pero no fue por las dificultades del animal. En contra de lo que pueda parecer leyendo las reseñas que se han publicado por ahí, el novillo fue boyante, y el novillero dio un auténtico mitin a espadas. Luego mató con relativa facilidad, aunque renqueante, al segundo de la tarde por cogida del francés Camille Juan (que hizo todo lo posible para que el novillo le echase mano) y a los tres últimos por cogida en el tercero del arrojado colombiano Moreno Muñoz (en la foto de Juan Pelegrín). Demostró vergüenza torera Mingo haciéndose cargo de prácticamente toda la novillada, pero nada más, porque está verde como el aguacate al igual que sus dos compañeros heridos.

Una novillada de las que hacen afición, y una efusiva felicitación al ganadero desde esta humilde bitácora.

Nota: Alma, en Toros y Arte, también habla de este festejo.

10 comentarios:

Valentín Azcune dijo...

Completamente de acuerdo con la crónica. El verdadero peligro para la Fiesta son los toros descastados y aborregados a los que, aun sin haber sido picados, hay tirar del rabo para que se le levanten una y otra vez, y aquellos críticos que tergiversan la realidad. Mucho mejores que la pésima "crónica" de la cadena que pagamos todos (¡decir que costó picar a un animal que recibió siete vareas impresionantes y que derribó romaneando!) fueron las de la Cadena SER y la de la COPE. Los novillos de Moreno Silva eran tan encastados que habrían puesto en apuros a casi todo el escalafón de matadores de alternativa. Baste decir que el segundo, recibiendo más de media docena de varas, casi todas con verdadera seña, y varias, traserísimas, continuó embistiendo y ni por un momento se cayó, a pesar de recibir más leña él solo que todos los toros de una dos corridas de figuras juntos. Enhorabuena al ganadero. Que siga criando animales tan encastados.

Cerra dijo...

Que vergüenza da oir las crónicas de los mal llamados profesionales de la pluma.Como se quieren cargar a la novillada y que vuelvan los chotos inválidos, lamentable el tener que comer a base de engañar y mentir en los medios.

Opsen dijo...

"Los que no sirven son ustedes".
Memorable y certera frase, Martín.
Un abrazo.

Sánchez-López dijo...

Recibí tan grata noticia en tierras murcianas. Allí estabamos varios aficionados a lo que se nos iban iluminando los ojos cada vez que llegaban noticas de Madrid. ¡Viva la casta! Mi más sincera felicitación al ganadero.

Anónimo dijo...

Grandísima novillada.No paro de darle vueltas a aquel grandioso espectaculo y tras leer crónicas distintas a lo que yo vi en la plaza, me pregunté si alguien habia visto lo mismo que yo. Veo que si. Estoy completamente de acuerdo. Esto es la fiesta. Ójala se viera esto todos los dias. Enhorabuena por la crónica y enhorabuena al ganadero. En mi opinion esta novillada se ha ganado un sitio donde muchas otras ganaderia lo tienen hechando borrego tras borrego...

bastonito dijo...

El problema es que no hace tantos años (20 o 25) las novilladas en Las Ventas eran siempre así. Lo que hoy tenemos por estupendo y excepcional antes era lo habitual, y esta novillada de Moreno Silva no hubiera pasado de normal tirando a mala porque los astados, aunque con casta y nobles, fueron en general mansos, y los novilleros no pudieron con ellos. Pero es que antes, de vez en cuando, entre todas estas novilladas salían algunas que encima eran bravas, y a veces los novilleros las mataban con arte y lucimiento, pues en general estaban mucho mejor preparados que los de ahora. Siempre lo pasábamos bien porque siempre había emoción aunque el festejo saliese malo. Ahora, ante el aburrimiento crónico que nos consume como aficionados, nos contentamos con el malo. Seguimos bajando el listón.

torosbleus dijo...

si hay toros...

ludo dijo...

se escribio aqui en francia que el ganadero se fue antes de terminar el festejo porque no hubiera querido saludar al final si lo hubieran palmeado los aficionados de madrid.o sea que lastimaba que sus toros salieron asi que lo describe.
verdad , desinformacion o es algo un poco mas complicado que como nos la cuentan en tierra gala la prensa oficial de los taurinos ?
gracias por contestar señor bastonito y enhorabuena por su blog.

ludo

ludo dijo...

señor bastonito,
consultando a CYR tengo hoy lo que queria saber a proposito de las declaraciones y actitud del ganadero de moreno silva.
pues puede borrar mis commentarios anteriores pero dicele a sus amigos y blogeros y lectores : unos en francia mienten y desinforman a alturas que no creia que se pudiera alcanzar.
por si lees el frances :

http://www.terrestaurines.com/forum/actus/edit.php

una vergüenza.

ludo

Anónimo dijo...

ese dia me invitaron a los toros y lo que vi me encanto.yo habia visto corridas de toros en los que los toros se caian una y otra vez.me ha picado el gusanillo y he seguido la feria de abril y hoy lo valoro mas.felicidades ganadero, asi se hace aficion.