jueves, 2 de octubre de 2008

¿A esto lo llaman espectáculo?

Un espectáculo entretiene, divierte y/o emociona. La novillada que abrió la Feria de Otoño '2008 fue un coñazo insufrible, un soberano aburrimiento y una tomadura de pelo. Los novillos de Carmen Segovia (más el sobrero de El Jaral de la Mira), escogidos a modo de entre lo más feble y tontorrón de la cabaña ¿brava? nacional, se comportaron como lo que eran: una asquerosidad. A los novilleros, como son personas y se merecen un respeto, les llamaré ignorantes, inútiles, palizas e insensatos. Sí, insensatos, porque hace falta tener poca sesera para venir a Madrid con ese ganado "de garantía". Los novilleros se llaman José Manuel Mas, Miguel Tendero y Javier Cortés, para que conste en acta.

La foto de Lupimon refleja lo que fue la tónica general de la tarde

Mañana, con frío, viento y los toros fraileros que se trae Perera debajo del brazo, nos tememos que la triunfal hazaña anunciada, el gesto entre los gestos, se pospondrá para el día siguiente en Zafra, donde por lo visto le esperan otros seis toreznos. Ya veremos. Mientras tanto creo que me voy a poner el vídeo de la novillada de Moreno Silva que me regaló un japonés el otro día, a ver si me sube la moral.

2 comentarios:

ventero666 dijo...

Que aburrimiento.
De los novilleros yo también diría que tienen muy poca vergüenza, lo de brindar las dos últimas borregas me pareció una burla hacia todos los que habíamos pagado por estar allí.

tajmahal dijo...

A mi me recordaba a la película "el día de la marmota".

La matanza de un inválido tras otro con la misma desgana por parte de todos los actuantes. Parecían clones (los novillos y lo novilleros)

Para más INRI, el público asistente, tomando el sol, concienciado en haber pagado religiosamente su impuesto revolucionario, sin decir ni PIO ante esa ESTAFA.