lunes, 16 de marzo de 2009

Vuelta a empezar

El auténtico. El de siempre. El que descubrió esta plaza cuando aún era novillero. El del toreo puro. El profundo. El del valor consciente. El del sentido común. No el kamikace que nos han vendido ahora. No el torero-bomba. No hace falta jugar a la ruleta rusa delante de un toro para ser tan admirado por propios y extraños. José Tomás regresó a sus verdaderos orígenes. Los que le hicieron subir al Olimpo del toreo.

¿De verdad habrá vuelto a sus orígenes? Muchos -que no somos más que otros, pero tampoco menos- se lo agradeceríamos.

No hay comentarios: