jueves, 28 de mayo de 2009

Israel Lancho, herido muy grave en Las Ventas por un toro de Palha

Joâo Folque de Mendoça, propietario de la ganadería de Palha, envió ayer un corridón de toros a Madrid. Se trataba de seis animales muy bien presentados, encastados, de juego variado y con el poder suficiente como para aguantar en pie toda la lidia, algo que pueden decir muy pocas ganaderías de las escogidas para esta feria por los toreros mejor colocados del escalafón, con la inestimable ayuda del tándem Choperita/Florito y el consentimiento de la Comunidad de Madrid. El caso es que el señor Folque, que como persona y como empresario taurino no es santo de mi devoción, como ganadero va subiendo puntos en mi estima, y en el fondo eso es lo que importa.

La corrida, en general, tuvo alegría en los primeros tercios y nobleza en el último, debiendo aclararse el hecho de que que no hay que confundir nobleza con bobaliconería. Los palhas eran nobles si se les hacían bien las cosas, pero no permitían el más mínimo desliz a los de luces. Y de aquí precisamente partió el hecho de que nadie se aburriese en el festejo pese a la poco hábil actuación de los matadores, que se empeñaron en ahogar las embestidas de los seis toros.

El espeluznante percance que sufrió Israel Lancho al entrar a matar al sexto empañó una tarde que finalizó con el mayoral saliendo al ruedo a saludar a la afición que se lo reclamó agradecida. Sobre lo que hicieron los matadores -o, mejor, de lo que no hicieron- más vale no extenderse.

El doctor García Padrós, bastante más lacónico que su padre en la redacción de los partes médicos, indica que Israel Lancho padece una "Herida por asta de toro con orificio de entrada en hemitórax izquierdo con una trayectoria ascendente de 20 centímetros penetrante en cavidad torácica y orificio de salida en el 5º espacio intercostal. Neumotórax y HemotóraxPronóstico muy grave. Intervenido bajo anestesia general y trasladado a la Clínica Virgen del Mar."


La fotografía del mayoral saludando es de Juan Pelegrín y está publicada en www.las-ventas.com

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Debería ser obligatorio que todos los que torean, por ejemplo, mas de 20 corridas, mataran al menos 5 de las llamadas duras (Palha, Victorino, Adolfo, Cuadri, Prieto de la Cal...).
De esa forma veriamos lo que saben. Sería algo parecido a lo que ocurre en el fútbol. Para estar en primera hay que jugar con el Madrid, el Barcelona...
En el toreo se puede estar treinta años sin torear una sola corrida de TOROS.
Paco Abad.

bastonito dijo...

Efectivamente, Paco. Imagina que el real Madrid o el Barça eligiesen siempre el equipo con el que se enfrentan, y jugasen siempre contra formaciones de Segunda Regional. Eso es lo que hacen las rutilantes figuras del firmamento taurómaco, que escogen ganado tontorrón y moribundo, y además a compañeros de cartel que no molesten. Esa es, sin duda, una de las causas de que este espectáculo esté en franca decadencia: la falta de competitividad de los actuantes, en especial de las figuras.

tajmahal dijo...

Emoción en estado puro.

Lo tengo clarísimo: Cuando hay TORO, lo demás es secundario. Yo solo quiero TOROS, TOROS y TOROS. El resto me importa un bledo (relativamente hablando, claro, al menos debería haber buenos picadores para que esto sea mas emocionante).

Con TOROS así asistiría todos los días a la Plaza con una ilusión tremenda.

¿Os fijasteis COMO APRETABA LOS RIÑONES el 5º de la tarde? Que maravilla !!!

bastonito dijo...

También fue el quiento el que más me gustó de todos. Por cierto, la ovación al sexto en el arrastre me pareció de vergüenza, no porque el toro no la mereciera por su condición, sino porque en Madrid siempre fue tradicional silenciar el arrastre de los toros que hieren a algún torero, de igual forma que lo es hacer saludar desde el tercio, en su primera comparecencia tras una cornada, a los matadores que fueron heridos en este ruedo. Ambas tradiciones, como tantas otras, se están perdiendo. Una pena.