sábado, 4 de julio de 2009

Contrarreforma

Salvador Giménez en Córdoba Taurina:
Ustedes piden una reforma, pero aquí lo que hace falta es una contrarreforma. Es el espectador el que tiene que tirar de la manta y desenmascarar a todos los chuflas que desde dentro se están cargando, o se han cargado ya, la fiesta. Empezando por que vuelva a saltar al ruedo el TORO. El toro, con mayúsculas, es el único que puede poner orden. El toro de hoy, al que hay que cuidar para que no se caiga o se pare, no sirve. Ese es un animal bobo, tonto y diseñado más que por ganaderos, lo está por Walt Disney, de ahí que los de fuera le tengan tanto cariño y amor. Los seres humanos siempre nos ponemos al lado del más débil. La imagen de un animal derrotado, por los suelos, mutilado y ensangrentado es la viva estampa de la debilidad, por eso da tanta lastima y tiene hoy por hoy tantos defensores. Hace falta un animal pujante, agresivo, encastado, fiero, integro y bravo.
Enlace al post completo

1 comentario:

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo. Mientras no salga el TORO-TORO que ponga a cada uno en su sitio -el que de verdad valga para TORERO, saldrá adelante y el que no, ¡puerta!- esto no cambiará.
Lupimon