martes, 28 de julio de 2009

Orthez, año cero

Anteayer se reunió en Orthez lo más granado de la afición francesa con el objeto de apoyar el nuevo rumbo que ha tomado la Comisión Taurina del municipio, presidida por Xavier Klein. El caso es que, para inaugurar la gestión directa de los festejos que se celebran en las Arènes du Pesqué, la Comisión organizó dos festejos basados en la sangre santacolomeña: el domingo por la mañana se lidiarían utreros de Ángel Nieves, y por la tarde toros de Adolfo Rodríguez.

La verdad es que da gusto ver toros al norte de los Pirineos. Uno se sorprende allí casi siempre por la ilusión que ponen los aficionados-organizadores en que todo funcione y en cuidar hasta el más mínimo detalle. Luego el festejo saldrá como quiera, bueno o malo, pero eso es otra historia.

Así, la novillada matinal fue infumable desde el punto de vista ganadero -Ángel Nieves envió unos novillos bien presentados, pero carentes por completo de casta-, en la que además los toreros, Juan Carlos Rey y José María Arenas, estuvieron francamente mal. A estas horas dudo que alguien se acuerde de ellos en esas tierras bearnesas.

Por la tarde se presentaban en Francia los toros de Adolfo Rodríguez Montesinos. Por lo visto la corrida había sido remendada porque tres de los toros reseñados se habían matado en el campo, peleándose con sus hermanos. De ahí que la presentación fuese una escalera, y que en realidad hubiese dos festejos en uno, pues los tres primeros no tenían nada que ver con los tres últimos.

El primero de la tarde fue un cinqueño diminuto e inválido al que, según cuentan, quitaron de las vacas para poder completar la corrida. Durante los dos primeros tercios anduvo apretando hacia los adentros, con castita pero también con mansedumbre, y en el último resultó ser de una nobleza infinita rayando en la bobaliconería. El segundo y el tercero fueron parecidos, pero no tan inválidos. El cuarto resultó ser un señor toro por presentación y por juego: bravo en varas, noble y encastado en todos los terrenos, codicioso a veces, al que Iván Vicente no quiso ni ver. El quinto quedó inédito tras recibir una lidia nefasta de Fernando Cruz y sus secuaces, y el sexto fue pastueño aunque sin chispa. En general a la corrida le faltó poder, notándose mucha diferencia a este respecto entre los toros reseñados y los remiendos. El único de los matadores que puso verdadero interés fue Raúl Velasco, que estuvo a punto de salir en hombros -cortó una oreja del tercero y dio la vuelta al ruedo tras la muerte del sexto- y merece ser repetido el año próximo. El presidente, François Capdeville, fue fuertemente protestado por escamotear una tercera vara del cuarto toro, ordenando tocar intempestivamente a banderillas.

Lo pasamos bien en Orthez este fin de semana. Muchas gracias a todos aquellos que lo hicieron posible, y mucha suerte a la Comisión Taurina en los años venideros. Visto su trabajo, se la merecen.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro que al menos se haya visto alguna cosa buena en la ganadería de Montesinos, su desmedida afición por el toro y el encaste santacoloma lo merece. Lo de la bobaliconería que comentas lo comprendo perfectamente puesto que Adolfo ha manifestado que a él le gusta el toro que colabora con el torero en la muleta, puede que de ahí se comprenda que salgan con esas características. No obstante hay que tener en cuenta que es un ganadero que lidia poco, y la plaza es la medida más exacta de la cuál partir para obtener mejores resultados en la selección.
Gracias por la información, poco se había escrito sobre los montesinos.

Xavier KLEIN dijo...

Merci à toi Bastonito.
Mauvaise journée et déception, surtout pour nos amis ganaderos qui misaient beaucoup sur cette journée.
Ce qui nous a le plus déçu à la commission, ce fût l'absence de ce que nous attendions: la mobilité, le piquant, la chispa comme vous dites.
Un pas positif quand même vers la réalisation d'un tercio de piques plus "décent".
Tous nos regrets pour le premier toro: nous n'avons pas voulu sortir le sobrero (et seul toro restant dans la ganaderia) car il portait la guarismo 6 (1 an et 20 jours) ce qui ne nous paraissait pas convenable. Ce fût une erreur dont il faut nous excuser auprès de l'aficion.
Nous nous gérons maintenant en direct, sans professionnel, il nous faut adopter un comportement plus professionnel.
Rome ne s'est pas faite en un jour!
Désolé de l'emploi du français...
Amitiés.

Anónimo dijo...

Adolfo lidio una sardina indecorosa y hubo cutro toros pesimos, decir la verdad coño...

bastonito dijo...

Anónimo personaje, muchas gracias por ese rosario de fundamentaciones perfectamente explicadas de las que se deduce su docta conclusión.

pedrito dijo...

Anonimo, si es esta tu aficion verdadera, queda a casa !
La corrida no cierto tuvo el suceso eperado, pero los intentos de los Ortezanos merecen màs respecto

Anónimo dijo...

Fue un fracaso de Adolfo...menudas sardinas lidio...que se tape, coño

bastonito dijo...

El mismo anónimo, con las mismas expresiones y los mismos razonamientos. Rodríguez Montesinos envió a Orthez tres y tres, en cuanto a presencia, tal y como explico en el post. Lo demás es mentir e intentar hacer daño a una organización que intenta dar un giro de 180 grados con respecto a lo que se venía haciendo en esa plaza. Ya sé que Orthez no es Ceret ni Vic-Fezensac, pero como bien dice Pedrito en un comentario anterior se merecen un respeto.