domingo, 30 de agosto de 2009

Brown

En la mañana de ayer me dediqué a hurgar en el código fuente de esta bitácora, haciendo cambios y experimentos que, dicho sea de paso, fueron poco o nada productivos. Siempre que hago ese tipo de cosas pongo el blog en modo restringido, de forma que los eventuales visitantes no encuentran páginas desordenadas, colores chillones que les hagan daño a la vista o cosas similares. El caso es que ayer, cuando acabé de trastear con el html, dejé todo como estaba pero se me olvidó quitar el modo de lectura restringida (como yo siempre estoy autorizado a ver el blog si estoy conectado a la cuenta, no me salió la pantalla que ha estado apareciendo al resto de visitantes).

El fallo ha durado menos de veinticuatro horas, no hay posts nuevos y es fin de semana, con lo que el posible perjuicio es limitadísimo o nulo. Sin embargo quiero agradecer los e-mails que he encontrado esta mañana avisándome del patinazo y, en todo caso, ofrecer mis disculpas a todos los visitantes.

1 comentario:

Xavier González Fisher dijo...

Fui uno de los "corresponsales" y la verdad es que me "entró pendiente" como díce una tía octogenaria, por creer de que en lo sucesivo no tendría manera de seguir participando de lo que aquí se pronuncia, así que me congratulo de que todo haya sido un "error dedológico" y nada más.

Un abrazo desde Aguascalientes, México.