domingo, 4 de octubre de 2009

Madrid, en caída libre

Los animalejos de Núñez del Cuvillo que saltaron ayer al ruedo de Las Ventas no hubieran pasado, hace bien poquito tiempo, el reconocimiento de los mismos veterinarios que ayer los aprobaron; las dos orejas que ayer regaló el señor Muñoz Infante a Castella podrían, no hace mucho, haber provocado un serio altercado de orden público; la petición popular de vuelta al ruedo para el tercer toro era inimaginable hace pocos años; y, por fin, en otros tiempos no lejanos los matadores de ayer hubieran salido a almohadillazo limpio de la plaza.

Nada de lo anterior ocurrió. Antes bien, se lidiaron bovinos de aspecto anovillado y fuerzas casi siempre inexistentes, dóciles como perrillos falderos, que por lo visto no fueron del agrado de Julio Aparicio ni del de Morante de la Puebla. Ambos habían comenzado su actuación de forma prometedora, pero no tardaron mucho en venirse abajo.

Al tercero de la tarde, un torezno impresentable de hechuras y más inocente que una novicia ursulina, no lo picaron y por eso correteaba alegre, sin duda con ganas de jugar, mientras Castella le hacía la faena estándar. Sí, esa de los pases cambiados por detrás al inicio -valen también estatuarios-, a los que se añaden infinitos derechazos y naturales citando fuera de cacho y metiendo pico a base de bien. Remató con una estocada rinconera y aquello fue el delirio. El presidente concedió dos orejas que fueron protestadas por unos pocos, y el común de los espectadores pidió la vuelta al ruedo para los despojos de aquel proyecto de toro de lidia. Pero ni Castella había pegado un solo pase como mandan los cánones -ni uno, oiga, se lo juro-, ni el toro había hecho otra cosa que corretear mirando a chiqueros y tomando la muleta con nobleza.

Del cuarto al sexto más de lo mismo, pero sin orejas. Un asco de festejo. Los taurinos intentaron fastidiarme el día otra vez pero no lo consiguieron porque Bego me había invitado antes a un espectacular cocido montañés, y después de los toros estuvimos disfrutando en el Patas del espectáculo de Juan Ramírez. Eso sí que es arte.

Nota: La fotografía es de Lupimon

5 comentarios:

fabad dijo...

¡Que alivio!. Yo, tan torerista, pensaba que se me ha perdido el gusto por el toreo. Dos orejas en Madrid, condicionan. La vi por la tele y reconociendo el valor, no vi ni um capotazo ganando terreno ni un muletazo citando con pureza ni cargando la suerte...
Veo que tu tampoco lo vistes.
Me tranquilizo.
Paco Abad.

Xavier González Fisher dijo...

No hay mal que por bien no venga Maestro. Al menos "el sacrificio" tuvo su recompensa, en tu caso...

Supongo por lo leído, que las cosas son como las cuentas, porque las versiones que se han hecho públicas son solamente en dos sentidos, en éste, el aquí publicado -por ende, digno de crédito- y en el absolutamente contrario, ditirámbico, que nos presenta al franchute como el salvador de este asunto.

A ver si luego me cuentas de que se trata ese cocido...

tajmahal dijo...

En fín, lo de siempre: El mundo al revés.

La situación es graciosa: la gente de mi alrededor se puso en éxtasis, pidiendo las orejas y, nada mas y nada menos que !la vuelta al ruedo al novillo!. Joer, que son gente que lleva abonada mas de 20 años!. Se dice pronto, mas de 20 años de incultura taurina a sus espaldas, mas de 20 años de ignorancia supina, mas de 20 años de confundir la velocidad con el tocino, mas de 20 años de yo que se qué...
¿sabrán ellos lo que es la EMOCIÓN? .. Yo creo que la fingían como si tratase de un orgasmo indeseado... Es imposible que se hayan emocionado con esa birria de choto, con esa vulgaridad de toreo... y, encima, con una estocada baja!... en fín, que no lo entiendo, la gente no puede ser tan inculta ¿en que país vivimos?. Incluso, los mas allegados, que parecen gente de bién, me preguntaban ¿por que chiflas al toro? ¿por qué no aplaudes? ¿por qué no te gusta? ¿por qué estás pensativo? ¿como no te pones de pié? ¿que te pasa? ... lo que hay que aguantar ¿no?

Bueno, dejo de escribir, que me desespero.

Saludos a los pocos AFICIONADOS que quedamos

milinko dijo...

Las ventas va hacia abajo , cuesta abajo y sin freno....Me vienen a la memmoria las orejitas a emilio de justo, capeíta, las dos puertas de Castella etc...Pero analicemos algo...El siete ha perdido el norte. No se abroncó la borregada de victorino como debiera, y no me sirve que nos ha hecho pasar grandes momentos, pues lleva unos añitos, y sobre todo esta temporada, que da asquito ir a ver sus toros. Cada vez más parecido a Adolfo...El siete sigue mimando a los suyos , y tampoco le ha dado al Cid como debiera, pues no recuerdo una temporada tan mala de un torero, que por supuesto que sabe, pero este año ha sido patético...y se sigue sin medir a todos por el mismo rasero... Y con el Cid me direis como con victorino, que ha toreado muy bien en su momento..Pir supuesto, que ha sido un torero que nos ha hecho levantarnnos de los tendidos, pero vivamos el presente, y que el 7 deje atrás prejuicios y forofismos para ver las cosas como son..Siempre he dicho que es necesario un 7 en todas las plazas de España, pero no por ese camino...Salud amigos, y un abrazo bastonito

Anónimo dijo...

Señor Bastonito:
Enhorabuena por su denunciacion de la "caida libre" de la aficion madrilena.
Me he permitido traducir su "papel" para invitar mis amigos aficionados franceses a leerle.
¡Un gran saludo a todos los aficionados que luchan para que vive la fiesta integra verdadera!
Pedrito
htt://puraficionado.blogspot.com.
NADA NO TIENE IMPORTANCIA SI NO HAY TORO: NO AL FRAUDE !