lunes, 16 de noviembre de 2009

Vuelven por sus fueros. Los caballos por su puerta, por favor.

El taurinismo, es decir, todos aquellos que viven de la Fiesta a costa del público que paga, se reunió el sábado pasado en Madrid con el objeto de analizar lo que ha dado de sí la temporada madrileña recientemente finalizada.

Del extracto aparecido en la página oficial de la empresa no se desprenden muchas conclusiones, ni que el rimbombantemente llamado "seminario" haya dado mucho de sí, aparte del buen rollito que se respiraba y de lo contentos que estaban todos los participantes de haberse conocido.

Solamente una cosa, por repetida, me llama la atención, y es que los dos toreros ponentes (Urdiales y Boni) coincidieron en que los caballos deben salir por la Puerta Grande en vez de por la del patio que lleva su nombre, que es por donde salieron toda la vida hasta que Vicente Zabala (padre) consiguió cambiar el asunto durante unos pocos años. El argumento a favor de tal aberración es que así se evitan tiempos muertos durante la lidia, pero hay no una, sino varias razones de peso que aconsejan que salgan desde el patio de caballos. A bote pronto se me ocurren dos muy importantes:
  1. Razones higiénico-sanitarias. Los caballos no deben deambular por los pasillos de la plaza, ni permanecer durante todo el festejo en un lugar que no está preparado para ello, causando innecesarias molestias al público. El Patio de Caballos está para algo.
  2. Acortar el tiempo que tarda el caballo en ponerse a contraquerencia supone acortar también el tiempo de protesta en el caso de toros inválidos. Si lo que quieren es un espectáculo más ameno y entretenido, sin tiempos muertos, que toreen al toro en vez de aparcarlo en el burladero del 7, que es lo que habitualmente hacen, mientras el caballo llega a su sitio.
Aunque, claro, para acortar de verdad tiempos muertos, que supriman la suerte de varas y las banderillas, y que la faena de muleta dure veinte minutos. Al toro se le puede matar por electrocución para que así no haya sangre y su muerte sea rápida. Una Fiesta muerta, sin tiempos muertos.

1 comentario:

Cárdeno dijo...

Orejas, ... muchas orejas..., aunque sean de plástico, ...por eso de no molestar al ¿toro?