lunes, 28 de septiembre de 2009

La de arena

Rafaelillo
(Foto: Juan Pelegrín)
Una porquería fue la de Palha de Otoño, máxime si la comparamos con la de San Isidro pasado. Corrida muy desigualmente presentada, tuvo toros anovillados y otros más cuajados, los hubo con mucho sentido y más nobles, inválidos o con cierto poder; todos mansos, con el guarismo "5" y cien kilos de diferencia entre al más grande y el más pequeño. Un saldo, vamos.

Los toreros anduvieron por allí con más voluntad que acierto, especialmente Rafaelillo, que si no se hubiera puesto en plan eléctrico y pueblerino con el noble cuarto igual habría cortado algún trofeo. Pero bueno, es lo que hay.

El sábado tenemos el mismo cartel de toros y toreros que hubo ayer en Barcelona, con la diferencia de que no está José Tomás y colocan a Castella. Lo cierto es que el francés me sobra en esta ocasión, y hubiese preferido un mano a mano entre Aparicio y Morante, quien, por cierto, se ha lesionado el dedo pulgar izquierdo y ya veremos si está para torear en una semana.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Hay novilleros y novilleros

Titular de perogrullo, que sin embargo viene a resumir lo que ayer aconteció en Las Ventas, con novillos serios y de lidia muy exigente de la ganadería de Montealto.

Javier Herrero, por ejemplo, es evidente que quiere ser torero. Intentó todo lo que sabe -que es poco aún, la verdad-, resultó gravemente herido y merece la repetición. Lo mismo ocurre con el francés antes llamado Tomasito -Thomas Jouber en el cartel-, que no resultó herido pero derrochó valor, variedad en su toreo y ganas de hacer bien las cosas. Sinceramente, me gustaría ver a estos dos mano a mano en Madrid, con una novillada igual de seria. Pablo Lechuga aburrió, y eso es lo peor que se puede decir de un novillero.

Por cierto: casi nadie lo dice, pero ayer un caballo cruzó desbocado el ruedo casi por el diámetro, y se estrelló contra las tablas junto a uno de los burladeros popularmente llamados de trincones que hay en el tendido 10, dejando un boquete considerable en la barrera. Quedó el animalito inconsciente, volviendo en sí a los pocos minutos y saliendo por su propio pie del ruedo. Tan lamentable incidente, que no debe volver a repetirse, se produjo por varias razones:
  • Si el picador, en una vergonzante dejación de funciones, no hubiese abandonado a su cabalgadura en un ejercicio de suprema falta de torería, ésta no se habría desbocado. Daba pena ver al caballo galopando y a su jinete montado a horcajadas en las tablas.
  • Si los monosabios hubiesen estado en su sitio y hecho su trabajo, habrían sujetado al caballo.
  • Si el caballo no hubiese tenido un trapo cubriéndole ambos ojos, habría percibido aquello contra lo que ciego, sordo y chutado, acabó estrellándose.
  • Si los de a pie hubiesen estado como deben, realizando la lidia adecuada, no habrían permitido ese puyazo extemporáneo en la puerta de caballos que originó todo el desaguisado.
Sin embargo el caso es taparlo todo, que no se vea nada de lo que pueda perjudicar el negocio, porque un espectáculo en el que se ven caballos ciegos y sordos estrellándose al galope contra las tablas no gusta a nadie, ¿verdad? Pues hoy, en la de Palha, volverán a salir los caballos con los dos ojos tapados, y ya veremos si alguien resulta sancionado por lo de ayer. Apuesto a que no. Lo único que me consuela es que el pobre caballo de ayer, como iría de grifa hasta las trancas, tampoco se debió dar cuenta de mucho.

martes, 22 de septiembre de 2009

Exposición

Bajo el título La Suerte o la Muerte se ha puesto en la Red una exposición de dieciocho fotografías de tema taurino y autores varios. No sé si Artamir, el creador de la exposición, es una persona o un colectivo; tampoco sé si los fotógrafos han sido requeridos para que aporten las fotografías, o estas se han cogido de aquí y de allá sin demasiado criterio. El caso es que ha quedado bien el invento, y estaría aún mejor si se repitiesen iniciativas similares.

Los textos en francés que acompañan a cada una de las obras, dicen que bastante buenos. Pincha en la imagen para ir a la exposición.


miércoles, 16 de septiembre de 2009

La charlotada de Las Vegas

Por hastío, hartos ya de repetir siempre lo mismo, no nos habíamos referido aquí antes a Don Bull (don Bull-Shit le llama un buen amigo mexicano) y a las pantomimas que pretende organizar regularmente en Las Vegas. Desde el principio se intuía que eso no podía funcionar por infinidad de razones, y visto el resultado económico del primero de los espectáculos, estupendamente relatado por R. Pérez en ABC, dudamos de que en Las Vegas vaya a instaurarse una temporada regular, al menos con este planteamiento.

Más les vale a los taurinos profesionales cuidar la Fiesta que ellos mismos se están cargando en los países en los que está profundamente arraigada. Han intentado exportarla a todos los continentes, y en todos los sitios han fracasado a fuerza de desvirtuarla. Se han picado toros desde camellos, se ha rejoneado desde motocicletas, se han cometido todo tipo de tropelías y, por supuesto, siempre se han disminuido el trapío, la edad  y la pujanza de las reses a lidiar. Dinero fácil, pues siempre hay un incauto empresario local dispuesto a embarcarse en unas aventuras que parecen sacadas del Lazarillo de Tormes. Luego, si te he visto no me acuerdo.

Después de ver como se ha desarrollado este asunto de Las Vegas, creo que a Don Bull se le puede llamar de todo menos listo, y a los taurinos profesionales se les puede llamar de todo menos tontos. Aunque más que listos yo llamaría a los taurinos listillos o espabilados, porque hay cosas con las que no conviene jugar so pena de que se vuelvan contra el verdadero negocio que les da de comer. No se puede jugar con la integridad del toro de lidia, ni con la del espectáculo; no se puede convertir la suerte de varas en un simulacro; no se debe sacrificar la tauromaquia, forjada durante siglos con la sangre y la vida de muchos, a un momento de presunta belleza plástica que, encima, no se consigue casi nunca. Las corridas de toros son algo más que un señor poniéndose bonito delante de un toro bobalicón y disminuido.

La Fiesta se acabará, sí, pero no por culpa de Don Bull, sino por la de los taurinos que pretenden, a la larga, hacer en todos los sitios lo mismo que en Las Vegas.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Interesante convocatoria

El aficionado Víctor Pérez López me entregó ayer, durante la novillada venteña, la invitación que a continuación reproduzco de la presentación del Tomo II de sus Anales de la Plaza de Toros de Madrid.

El hercúleo trabajo de Víctor Pérez reseñando todos los festejos celebrados en la plaza que existió en el lugar que hoy ocupa el Palacio de los Deportes de Madrid, y aportando las crónicas periodísticas que se publicaron sobre cada uno de ellos merece el reconocimiento de los aficionados, y aun de las instituciones madrileñas, pues nunca nadie había acometido una obra tan útil y completa para el estudioso, ni tan interesante para el curioso, en lo que se refiere a esta plaza. Los otros trabajos que existen son fragmentarios, incompletos y en ocasiones inexactos.

Dos tomos de dos volúmenes cada uno sobre la historia de la hoy llamada Plaza Vieja están ya a disposición de todos los interesados en las estanterías de las bibliotecas y en los anaqueles de las librerías especializadas.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

El difícil alumbramiento de una hermosa criatura

Ayer se distribuyó por e-mail un dossier de prensa en el que la editorial barcelonesa Edicions Bellaterra daba cuenta de la próxima aparición, en su colección Tauromaquia, de un libro de la fotógrafa francesa Joséphine Douet titulado Peajes, en la carretera con José Mari Manzanares. Se trata de una edición bilingüe (español/francés) con textos de Jacques Durand y prólogo de Agustín Díaz Llanes. Su formato es de 28 x 23 cm., tiene 176 páginas en las que se incluyen 160 fotografías, y saldrá a la venta el 5 de noviembre de 2009, al precio de 40 €, bajo el ISBN 978-84-7290-467-5. Hasta aquí la información técnica de la edición a falta de conocer el tipo de encuadernación y la clase de papel (rústica y cuché, respectivamente, supongo.)

Seguro que el libro va a gustar a dos grandes grupos de personas: los aficionados a la fotografía y los aficionados a los toros. Los primeros disfrutarán de la última obra de una contrastada profesional (http://www.josephinedouet.com) que ni mucho menos es una novata en estas lides; los segundos se informarán sobre cómo viven las cuadrillas esos tiempos entre festejo y festejo, en la carretera o en el hotel. Un mes de convivencia con una cuadrilla de toreros da para hacer muchas fotografías, así que las 160 escogidas tienen que ser necesariamente buenas o, como decimos los no entendidos, bonitas.

Que tengas mucha suerte con el libro, Josephine.

Nota: La imagen de la izquierda -foto de Joséphine Douet con su pie correspondiente- pertenece a un reportaje firmado por Juan Pelegrín que se publicó en el número 21 de la revista Taurodelta.

martes, 1 de septiembre de 2009

Volviendo de vacaciones

El amigo Mariano ha distribuido el comunicado siguiente:
Va por Ustedes, el programa taurino de Onda Cero Navarra, comienza su sexta temporada radiofónica.

Mañana [por hoy] martes 1 de septiembre a las 19:05, Javier Saralegui y Mariano Pascal volverán a hablar de toros en la radio desde la Calle Cortes de Navarra:

Onda Cero - Radio Navarra puede escucharse en los diales siguientes: Pamplona 94.2, Tudela 95.9, Estella 89.5, Alsasua, 87.8 y Elizondo 91.3.

Quienes viváis fuera de Navarra podéis seguirlo a través de http://www.ondacero.es seleccionando la opción "Comunidad Foral de Navarra" en el enlace:

http://www.ondacero.es/OndaCero/emisionEnDirecto